DOMINGO XXXIII (C)

“Ocúpate, no te preocupes”. Lc 21,5-19

En el evangelio de hoy Jesús nos habla del fin del mundo. tanto la fe como la ciencia coinciden en afirmar que el mundo tendrá fin, pero la realidad es que el fin del mundo para cada uno de nosotros es el día en que muramos.

 Las piedras materiales no valen nada. El verdadero Templo se edifica con las piedras espirituales, con personas que adoran a Dios en espíritu y en verdad.

El Fin del Mundo puede ser cualquier día.

El Fin del Mundo se nos echa encima cuando muere un esposo, cuando me despiden del trabajo, cuando fracasa un matrimonio, cuando me diagnostican una enfermedad sin remedio, cuando…


Jesús, fuiste tajante y claro al afirmar:
«Esto que contempláis, llegará un día …..».
Tu mensaje es un aviso importante:
no pongáis el corazón en las cosas, porque todo pasa…
no busquéis sólo lo presente, porque también el futuro cuenta…
no os dejéis deslumbrar por las ideologías,
porque sólo el Evangelio es vida y verdad…

Por eso nos recuerdas lo difícil que resulta
actuar en coherencia para seguirte,
pero así «tenemos ocasión de dar testimonio»:
un testimonio que supone:
utilizar las cosas como medios y no como fines;
comprometerse aquí y ahora,
pero abiertos a la vida eterna;
proclamar la Buena Nueva
con obras y palabras…

Ayúdanos, Señor Jesús, a hacerlo así,
para perseverar en tu camino:

relativizando todo lo material,
esperanzados en tu salvación,
comunicando «tu nombre» a los hombres.


PARA LA celebración de la EUCARISTÍA

SALUDO

Buenos días a todos y bienvenidos a celebrar la eucaristía.

Estamos llegando al final del año litúrgico, del año de la Iglesia. Dentro de muy poco empezará el tiempo de Adviento, el tiempo de preparación a la Navidad.

En este domingo, celebramos la tercera Jornada Mundial de los Pobres, con el lema “La esperanza de los pobres nunca se Frustrará”
En la eucaristía que celebramos encontraremos en Jesucristo el modelo de amor y entrega, y la fuerza para vivir en la caridad cristiana con los pobres y necesitados.

Jesús, hoy, nos dice que lo nuestro es trabajar día a día y no esperar que el aprobado, o la paz, o la justicia… nos vengan llovidos del cielo. Le pedimos la fuerza para vivir en la caridad cristiana con los pobres y necesitados.


PERDÓN

Porque a veces nos creemos los mejores, sin preocuparnos de los demás, SEÑOR, TEN PIEDAD.

• Porque hacemos muchas cosas que no nos dejan ser buenos,
CRISTO, TEN PIEDAD.

• Porque nos cuesta perdonar al que nos ha hecho mal, SEÑOR, TEN PIEDAD.


PETICIONES
1. Por la Iglesia, para que presente ante el mundo el testimonio auténtico del amor y del cuidado por los pobres. Roguemos al Señor.

2. Por los que dirigen las naciones y por los que tienen responsabilidades en el campo económico y social, para que pongan sus esfuerzos en la promoción de los más desfavorecidos. Roguemos al Señor.

3. Por los que están en desempleo, los enfermos, los que carecen de cultura y formación, los que viven solos, los que no tienen alimentos o agua potable, los que no tienen un hogar digno, los que han tenido que migrar, para que encuentren en nosotros comprensión, consuelo y ayuda. ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por todos los que formamos la Iglesia diocesana de Zaragoza para que nos sintamos como una auténtica gran familia. ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Pedimos, por último, por todos los que nos reunimos los domingos para celebrar la Eucaristía, para que nos ayudemos unos a otros en la vida de cada día. ROGUEMOS AL SEÑOR.


1. Con este OVILLO DE LANA queremos representar, Señor, la vida que no se acaba. Es difícil encontrar los dos extremos del hilo. Pero sabemos, Señor, que con un poco de paciencia y de cuidado, es posible dar con ellos. Que no olvidemos de buscar la otra orilla en la que, Tú Señor, nos esperas.

2. El pan y el vino, Señor, simbolizan perfectamente el manjar del cielo. Tu Cuerpo y tu Sangre derramada por la salvación de todos los hombres. Que nunca nos falten como fuerza en nuestro caminar.


ACCIÓN DE GRACIAS

Tú, Padre, eres el mayor regalo que tenemos.

Tú proteges y cuidas a nuestras familias
Especialmente a nuestros hijos
porque nos quieres con todo tu corazón de Padre.
Gracias padre, Dios

Haznos personas alegres
Ayúdanos a vivir llenos de paz y de confianza.
Y que la luz que pones en nosotros
nunca se apague.

Hoy te damos las gracias y te pedimos
que nos enseñes el verdadero camino de la vida,
lleves la alegría y la paz a nuestros hogares,
y podamos ser felices porque estás con nosotros.
Gracias, Padre Dios.


.

EL CARRO HUNDIDO EN EL BARRO

Salió Jesús de paseo con sus discípulos a recorrer los campos de Dios para ver cómo les iban las cosas a los hombres y las mujeres del mundo.

De pronto se encontraron con un carro hundido en el barro. Las ruedas se habían hundido en el fango y los bueyes no tenían fuerzas ni lugar firme donde apoyar las patas para salir de él. El dueño del carro gritaba a los bueyes, maldecía al barro y se acordaba de todos los santos del cielo. Era mejor no escucharle. Tanto que los apóstoles se molestaron mucho y propusieron a Jesús que lo castigara por atrevido y mal hablado.
Pero el Señor Jesús les dijo que no. Que aquel hombre merecía que le echaran una mano y lo ayudaran a salir del barro con carro y todo. A disgusto fueron y, entre todos, no fue difícil hacer andar a los bueyes y salir de aquella situación.

Una vez fuera del charco, el hombre les agradeció su ayuda y siguió su camino.

Más adelante volvieron a encontrarse con otro carro empantanado.

El hombre que lo conducía era muy piadoso y, en lugar de bajarse del carro y esforzarse maldiciendo todo, se había quedado en su asiento, y allí arrodillado, pedía humildemente al cielo la ayuda de todos los santos para que vinieran a sacarlo de aquella situación angustiosa.

Los apóstoles se levantaron enseguida para ayudarle, pero Jesús se lo impidió diciendo: “¡dejadle!, no le ayudéis, que no se lo merece”.

La decisión les pareció injusta y comenzaron a criticar entre ellos en voz baja. Hasta se atrevieron a decir a Jesús que no les parecía justa su actuación: habían ayudado al hombre que les había insultado y habían dejado en la estacada al que rezaba con plena confianza poniéndolo todo en manos en manos de Dios.

Jesús contestó: Es cierto que el hombre aquel era muy maleducado, pero ponía de su parte todo lo que podía para remediar su problema. Por eso le ayudamos. Pero este hombre es un comodón, que pretende que nosotros le arreglemos sus problemas sin poner él nada de su parte.

Que haga primero él todo lo que pueda, y entonces sí lo ayudaremos”.


13 de noviembre de 2016


El Reloj del Apocalipsis, reloj del fin del mundo , existe desde 1947, cuando en la Universidad de Chicago decidieron crear un reloj que simbolizara cómo de cerca estamos de la destrucción de la humanidad, de forma simbólica o literal.

Por simbólica me refiero a una catástrofe de dimensiones impresionantes que no hiciera desaparecer a la humanidad por completo pero que la mermara de forma considerable.

¿Cómo funciona Reloj del Apocalipsis?

Es un reloj simbólico, no marca el tiempo sino el riesgo que tiene la humanidad de destruirse. El riesgo máximo viene simbolizado por las 12 horas… el 00:00.

Cuanto más se acerque el minutero a las 12, más riesgo corre la humanidad de provocar su destrucción y por el contrario, cuanto más se aleje de las 12 menos riesgo corremos.

El número en el que se sitúa el minutero se modifica periódicamente según las amenazas que haya en el momento.


DOMINGO XXXII (C)

«Porque para Él todos están vivos» Lc 20,38.

Muchas son las personas heridas y tocadas en este tiempo de crisis.

Pero también son muchos los grupos y personas que intentan transformar su indignación en acción esperanzadora.

Ha terminado la subida. Diez capítulos del evangelio. Estamos ya en Jerusalén. Sigue la polémica con los dirigentes. Los saduceos entran en escena.

Era más un partido político que religioso. Preferían estar a bien con la Roma ocupante y no poner en peligro sus intereses. No creían en la resurrección.

No creo que sea coherente el postular para el más allá un cielo maravilloso mientras seguimos haciendo de la tierra un infierno.

Lo que Jesús predicó fue que la plenitud humana está precisamente en la entrega total.

La eternidad no es una suma de tiempo hacia delante, sino un instante que abarca todo el tiempo posible y la ausencia de todo tiempo.

En nuestro lenguaje religioso podemos decir que para Dios eres exactamente igual en este instante que millones de años antes de nacer o millones de años después de morir. ( Fray Marcos)


LA `PARÁBOLA DE LOS GEMELOS

Dos gemelos, mientras crecían en el seno de la madre, conversaban entre si : “Oye, ¿no es increíble la experiencia de la vida? ¿No es lindo estar juntos aquí?”. Un día se dieron cuenta del cordón umbilical que los unía a su mama y exclamaron sorprendidos: “¡mira cuanto nos quiere mama! ¡Comparte su vida con nosotros!”.

Pasó el tiempo se dieron cuenta de cuánto habían crecido. “¿Qué significa todo esto?”, pregunto el primero.

“quiere decir que dentro de poco ya no estaremos aquí dentro”, respondió el otro. “no podemos quedarnos aquí para siempre, tendremos que nacer”. “¡de ninguna manera quiero salir de aquí!”, dijo el primero, “quiero permanecer para siempre aquí!”.

El hermano respondió: “piensa, no tenemos otras opciones y, además, hay otra vida una vez que salgamos de aquí”. “no es posible”, dijo el primero, ¡sin el cordón umbilical no se puede vivir! Además, otros antes que nosotros han dejado el seno materno, pero ninguno ha regresado para decirnos que hay en la otra vida después de nacer.

Escúchame: una vez salidos de aquí todo termina”.

Así pasaron sus últimos días en el vientre, hasta que llego el momento del nacimiento.

Al nacer abrieron sus ojos y dieron un fuerte grito. Lo que vieron superaba ampliamente todas sus expectativas. Extraído del libro “los grupos de mutua ayuda en el duelo”, Arnaldo Pangrazzi.


PARA LA CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

SALUDO

Hace pocos días celebramos la Conmemoración de los fieles difuntos:

Para algunos la vida acaba en el cementerio. Una lápida de mármol, un nombre y unas fechas eran el testimonio de una vida que se había acabado.

También celebramos la fiesta de Todos los Santos: Hombres y mujeres, amigos y amigas de Jesús, que viven felices para siempre.

En el evangelio de este domingo, Jesús nos dice: «Vuestro Dios no es un Dios de muertos sino de vivos: porque para Él todos estáis vivos».

Hoy vamos a celebrar, especialmente, que Dios es Padre de todos y nos llama a vivir en plenitud en la tierra y después en el cielo.

Acogemos a Jesús en esta Eucaristía. Le pediremos que esté siempre con nosotros y nos ayude a seguirlo.

Buenos días a todos y bienvenidos a esta celebración.


PERDÓN

• 1. Pedimos perdón por todas las veces que hemos desobedecido a nuestros padres esta semana, que nos alejan de Jesús, SEÑOR, TEN PIEDAD.

• 2. Pedimos perdón por todas las ocasiones que hemos perdido para hacer el bien, que nos alejan de Jesús, CRISTO, TEN PIEDAD.

• 3. Pedimos perdón por los malos ejemplos que hemos dado a los demás, que nos alejan de Jesús, SEÑOR, TEN PIEDAD.


PETICIONES

• 1-. Hoy pedimos por toda la Iglesia y por todos los cristianos, para que seamos buenos templos donde Jesús viva a gusto, ROGUEMOS AL SEÑOR.

• 2- Pedimos por todas las personas que lo pasan mal, que no están a gusto en su vida, que no se sienten queridas. ROGUEMOS AL SEÑOR.

• 3-. Seguimos pidiendo por la paz, por el fin de las guerras y el terrorismo, para que los seres humanos seamos capaces de arreglar los problemas con diálogo y comprensión, ROGUEMOS AL SEÑOR

• 4-Y pedimos por todos nosotros, por nuestros padres, por nuestros amigos y por todos los que nos reunimos aquí cada semana. Para que tengamos un lugar especial en nuestro corazón y recibamos cada eucaristía con gusto a Jesús,
ROGUEMOS AL SEÑOR.


Soy una chica joven, universitaria, rebelde, algo contestataria, y pienso que hay mucho que cambiar de este mundo en el cual vivimos: entiendo y creo en un ecologismo racional y aspiro a ver un crecimiento de la dignidad de la mujer.

He conseguido emanciparme de mis padres y les doy gracias por los esfuerzos que han hecho para educarme.

Hablando de mis padres, recuerdo en especial que mi padre me contó un viaje que hizo a Roma. Me explicó su asombro ante la grandeza de la ciudad, y la impresionante visita al Coliseo, cómo le emocionó pensar que allí muchos cristianos habían muerto defendiendo su fe. También me hizo algún comentario sobre las catacumbas.

Me ha venido a la mente pensar en aquella época romana, llena de esplendor y opulencia (ahora lo llamaríamos Estado de bienestar), en la que la fe estaba perseguida y despreciada. La verdad, no puedo dejar de ver ciertos paralelismos en ambas sociedades. Desde mi juventud quiero gritar, quiero rebelarme.

Hoy que está de moda salir, quiero salir yo también de las catacumbas de este siglo, y decir a la sociedad: «Pues sí, yo voy a Misa, ¿y qué?

Pues sí, quiero tener un comportamiento cristiano, no quiero renunciar a mi fe». Tengo esperanza de que este mundo aceptará mi salida, y que la sociedad saldrá de esta romanización salvaje que un día llegará a su fin, porque carece de los sólidos fundamentos de la verdad.

Tengo la gran suerte de poder decir que cada día es mi día del orgullo, del orgullo cristiano.

Mireia (Gerona)


ORACIÓN 1.

Padre, Dios:
Antes de despedirnos queremos pedirte luz y fuerza
para ir dando día a día sentido pleno a nuestra vida.

Queremos potenciar todo lo bueno que hay en nosotros,
todas nuestras cualidades, todo lo que nos invita a ser mejores.

Gracias, Padre, Dios porque no nos sentimos solos,
porque contamos con tu ayuda.
¡Qué maravilloso es sentir que uno vive !
Padre, Dios, no permitas que nuestra vida pase sin ser vivida, monótona, sin sentido.

Y aprovechando que Tú eres un Dios de vivos,
Gracias, Señor, por la vida, la de nuestros hijos
La de nuestras familias. Gracias, Señor


ORACIÓN 2

Padre, Dios:
Venimos a pedirte luz y fuerza
para ir dando
día a día sentido pleno a nuestra vida.

Queremos hacer desaparecer de nosotros
todo lo que nos frena,
todo lo que no nos deja libres,
todo lo que nos ciega.

Queremos potenciar
todo lo bueno que hay en nosotros,
todas nuestras cualidades,
todo lo que nos invita a ser mejores.

Gracias, Padre, Dios
porque no nos sentimos solos,
porque contamos con tu ayuda.

Sin ti
nuestra vida estará falta de garra,
de fuerza,
de alegría,
de decisión…
para afrontar la dura tarea diaria
de ser mejores.

¡ Qué maravilloso es sentir que uno vive !

Padre, Dios,
no permitas que nuestra vida pase
sin ser vivida,
monótona, sin sentido.

Y aprovechando que Tú eres un Dios de vivos,
Gracias, Señor, por la vida.


ORACIÓN 3

Sí, yo nunca creeré en:
el Dios que ame el dolor.
el Dios que ponga luz roja a las alegrías humanas,
el Dios que se hace temer…,
porque Tú eres un Dios de vida y no de muerte.

Sí, yo nunca creeré en:
el Dios árbitro que juzga con el reglamento en la mano,
el Dios que manda al infierno…,
porque Tú eres un Dios de vida y no de muerte.

Sí, yo nunca creeré en:
el Dios que adoran los que son capaces de condenar a un ser humano
el Dios que condena la sexualidad,
el Dios que cree discípulos desertores de las tareas del mundo…,
porque Tú eres un Dios de vida y no de muerte.

Sí, yo nunca creeré en:
el Dios que ponga la ley por encima de la conciencia,
el Dios que no saliera al encuentro de quien le ha abandonado,
el Dios incapaz de hacer nuevas todas las cosas…
porque Tú eres un Dios de vida y no de muerte.

Arias, J.