FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

En medio de este tiempo entrañable de Navidad, celebramos el día de la Sagrada Familia. ¡Dios quiso escoger, una de ellas, para nacer y estar en medio de nosotros!

La familia de Nazaret, nos sirve de marco de referencia para nuestras familias, el modelo para dibujar y llevar adelante en ellas su amor, su entrega, perdón, paciencia, generosidad, alegría, fe, esperanza, etc.,

 



El Papa Juan Pablo II en su carta a las familias nos dice que es necesario que los esposos orienten, desde el principio, su corazón y sus pensamientos hacia Dios, para que su paternidad y maternidad, encuentre en Él la fuerza para renovarse continuamente en el amor.

 

 

Así como Jesús creció en sabiduría y gracia ante Dios y los hombres, en nuestras familias debe suceder lo mismo. Esto significa que los niños deben aprender a ser amables y respetuosos con todos, ser estudiosos obedecer a sus padres, confiar en ellos, ayudarlos y quererlos, orar por ellos, y todo esto en familia.

Recordemos que “la salvación del mundo vino a través del corazón de la Sagrada Familia”.
La salvación del mundo, el porvenir de la humanidad de los pueblos y sociedades pasa siempre por el corazón de toda familia. Es la célula de la sociedad.


PARA LA MISA CON LAS FAMILIAS


SALUDO:

Dentro de estas fiestas navideñas marcadas por su tono familiar, celebramos la fiesta de la Sagrada Familia instituida por el Papa León XIII en 1893. Dentro del tiempo de la Navidad es una manifestación de la presencia del Niño Dios en medio de la humanidad.

En cada Belén lo contemplamos acompañado de María y José. Hoy lo vemos crecer a su lado, aprendiendo el camino de la vida.

Vamos a tener hoy muy presentes, no sólo a nuestras familias, sino a todas las familias y en especial a las que pasan por momentos difíciles. Pidámosle a Dios que, por intercesión de la Sagrada Familia, les proteja y les haga crecer en amor, en paciencia y en fe.

Y que esta Eucaristía sea hoy una manifestación familiar de nuestra fe.


PERDÓN:

1. Amor es GENEROSIDAD. Un gesto sencillo, una mirada de complicidad, un detalle pequeño hecho con mimo. A veces no es así. SEÑOR, TEN PIEDAD.

2. Amor es PACIENCIA sin límites. Pero a veces hay debilidad, equivocación, cansancio, olvido. Hay rarezas, manías, caprichos, tonterías. Uno se cansa de todos los días los mismo. SEÑOR, TEN PIEDAD.

3. Amor es RESPETO. No puede ser adsorbente. La otra persona no es una cosa, sino un misterio. Sus valores, su verdad son importantes. Los problemas son relativos. SEÑOR, TEN PIEDAD.


REFLEXIONES


•MUNDO:

Actualmente hay millones de familias sufriendo la crisis, la guerra, la pobreza, la soledad,…la ruptura. M adres y padres en paro, jóvenes emigrando o volviendo a sus hogares. Abuelos compartiendo sus pensiones, dependientes sin recursos… pero donde no llegan las instituciones llega la familia.

•NOSOTROS…. NUESTRA FAMILIA…

Cómo va…? Bien o te cuento?

• Dice Bertol Brecht:

“Hay quienes viven fieles a su amor un año y son buenos. Hay quienes luchan por ser fieles 5, 6, 15 años y son mejores. Y los hay que se dedican en cuerpo y alma a construir la felicidad del otro durante toda la vida. Estos son los imprescindibles.


PALABRAS DE SAN PABLO

COL. 3,12-21

COMO ELEGIDOS DE DIOS, SANTOS Y AMADOS,

revestíos de:
-compasión entrañable,
-bondad,
-humildad,
-mansedumbre,
-Paciencia.
-Sobrellevaos
-perdonaos

Y por encima de todo, el AMOR,

vínculo de la unidad perfecta.

-La PAZ de Cristo reine en vuestro corazón:
-La PALABRA de Cristo habite entre vosotros

-Sed agradecidos.
-enseñaos
-exhortaos mutuamente.
-Cantad a Dios,
-Dadle gracias de corazón,

Todo lo que realicéis,

sea todo en nombre de Jesús,

dando gracias a Dios Padre por medio de él.


PALABRAS DEL PAPA

“PERMISO”, “GRACIAS”, “PERDÓN”.

Y ahora los invito a repetir todos juntos estas tres palabras: “permiso, gracias, perdón”… ¡todos juntos! “permiso, gracias, perdón”. Son tres palabras para entrar realmente en el amor de la familia, para que la familia quede bien.

La primera palabra es “¿permiso?” Cuando nos preocupamos por pedir gentilmente también aquello que quizás pensamos que podemos pretender, nosotros ponemos un verdadero presidio para el espíritu de la convivencia matrimonial y familiar. Entrar en la vida del otro, incluso cuando es parte de nuestra vida, necesita la delicadeza de una actitud no invasiva, que renueva la confianza y el respeto.

La segunda palabra es “gracias”. Ciertas veces pensamos que estamos transformándonos en una civilización de los malos modales y de las malas palabras, como si fueran un signo de emancipación.
Un cristiano que no sabe agradecer es uno que ha olvidado la lengua de Dios.

La tercera palabra es “perdón”. Palabra difícil, cierto, sin embargo tan necesaria. Cuando falta, pequeñas grietas se ensanchan – también sin quererlo – hasta transformarse en fosos profundos.

Jesús nos enseña que la obra maestra de la sociedad es la familia

Tú mamá, papá, enseña a los niños a rezar, a hacer la señal de la cruz. Es una hermosa tarea.

Aprendamos a decir juntos alguna oración con los hijos.

Hacer presente en el mundo la bondad de Dios.


ORACIÓN DE LOS FIELES ?

1. Oremos hoy por todas las familias del mundo para que logren responder a su vocación tal y como respondió la Sagrada Familia de Nazaret. Oremos.

2. Ayuda especialmente, Dios nuestro, a aquellas familias que se encuentran divididas por el egoísmo de sus miembros, las que están separadas porque emigraron o son refugiados, las que soportan el sufrimiento de la enfermedad en su seno, y las que sufren carencias económicas o graves dificultades.

3. “Jesús, acoge con bondad a nuestras familias, protégelas, guárdalas e infunde en ellas tu paz. Oremos.

4. “María, Madre amorosa de Jesús y Madre nuestra, te pedimos que intercedas por nuestra familia parroquial, para que nunca falte el amor, la comprensión y el perdón entre nosotros y obtengamos su gracia y bendiciones.” Oremos.

5. “San José, ayúdanos en todas nuestras necesidades espirituales y temporales y dadnos coraje para vivir nuestras vidas codo a codo con Jesús. Oremos.


BENDICIÓN DE LOS ESPOSOS (Adaptación)

Oh Dios, que en el Principio hiciste de tierra al hombre
-Y le diste la ayuda inseparable de la mujer,
-Para que fuesen la alegría uno de otro;

Mira con bondad a estos hijos tuyos,
-que unidos en matrimonio piden ser fortalecidos con tu bendición

Concede a … y … el don del amor,
-de la fidelidad y de la paz.
-Que se confíen mutuamente, se respeten y se amen.

Haz de su hogar un Punto de Encuentro,
-un Santuario abierto,
-un sitio de tu amor;
-donde haya amaneceres
-con mucha luz y lluvia en los cristales.
-Donde la paz se cuele con el sol de la tarde
-y vele el sueño de sus noches.

Que no les falte una silla para el diálogo,
-Una mesa para los amigos
-Y una plegaria para Ti.
-Que Tu presencia recorra a todas horas los rincones de la casa,
-para que huela a pan y cariño,
-a transparencia y ternura, a cercanía y abrazos.

Que su amor no se instale en la mediocridad
-y que se llene más y más de amigos, de esperanza y de vida.

Hazles sentir tu presencia en su intimidad:
-despierta cada mañana su mutua entrega
-y que la noche les sorprenda más enamorados.

Que, en el silencio del alba, en el rescoldo de cada atardecer
-y en el temblor de la noche,
-Tú estés en el murmullo de sus plegarias.

Ayúdales a hacer fructificar el tesoro de su amor.
-Edúcales en la gratuidad.
-Y que su amor madure al hilo del tiempo bajo el sol de tu amor.

Bendice, Señor, el amor de …. y …..



ORACIÓN Y BENDICIÓN FINAL DE LAS FAMILIAS.

Oración por la Familia
que hizo el Papa en el Santuario de nuestra Señor Aparecida:

“Quédate con nosotros, Señor Jesús.
-Quédate en nuestras familias,
-ilumínalas en sus dudas, sostenlas en sus dificultades,
-consuélalas en sus sufrimientos y en la fatiga de cada día.

-Tú que eres la Vida, quédate en nuestros hogares,
-para que sigan siendo nidos donde nazca la vida humana
-abundante y generosamente,
-donde se acoja, se ame, y se respete la vida
-desde su concepción hasta su término natural.

-Quédate, Señor, con nuestros niños y con nuestros jóvenes,
-que son la esperanza y la riqueza de nuestro Continente,
-protégelos de tantas insidias que atentan contra su inocencia
-y contra sus legítimas esperanzas.

-¡Oh buen Pastor, quédate con nuestros ancianos y con nuestros enfermos.
-¡Fortalece a todos en su fe para que sean tus discípulos y misioneros! Amén”.

 

PARA ENTREGAR A LOS PADRES

Los niños aprenden lo que viven.

-Si los niños viven con crítica, aprenden a condenar.
-Si los niños viven con hostilidad, aprenden a pelear.
-Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.

-Si los niños viven con lástima, aprenden a sentir pena por ellos mismos.
-Si los niños viven con ridículo, aprenden a sentir timidez.
-Si los niños viven con celos, aprenden a sentir envidia.
-Si los niños viven avergonzados, aprenden a sentir culpa.
-Si los niños viven con estímulo, aprenden a tener confianza.
-Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.
-Si los niños viven con elogios, aprenden a valorar las cosas.
-Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar.
-Si los niños viven con aprobación, aprenden a quererse.
-Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta.

-Si los niños viven compartiendo, aprenden a ser generosos.
-Si los niños viven con honestidad, aprenden la sinceridad.
-Si los niños viven con imparcialidad, aprenden la justicia.
-Si los niños viven con amabilidad y consideración, aprenden el respeto.
-Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener confianza en sí mismos y en los de su alrededor.

-Si los niños viven con amistad, aprenden que el mundo es un lugar agradable donde vivir.


LA OTRA NAVIDAD

Los cristianos perseguidos

Un niño iraquí cristiano, desplazado de su hogar por la violencia en Mosul, posa para un retrato con un gorro de Papá Noel en la iglesia católica Mar Elia Chaldean (en la región kurda de Arbil), alrededor de la cual han acampado los cristianos refugiados. Para muchos, las fiestas serán tristes tras las crecientes matanzas de cristianos en la zona.


MES MISIONERO ESPECIAL

Inauguración del MES MISIONERO ESPECIAL en la parroquia Corazón de María. Zaragoza

Eucaristía concelebrada, a las 20.00 hh. (Se suspenden otras actividades)


PRECES

-Te pedimos por el Papa y la Iglesia universal,
para que manifiesten con su misión el
valor de la vida de Cristo, entregada “por
todos”, y fomenten la misión ad gentes.
Roguemos al Señor.

-Te pedimos por los obispos, sacerdotes y
todos los agentes de pastoral, para que cuiden
de la fe del pueblo de Dios y siembren
en él la preocupación por la evangelización.
Roguemos al Señor.

-Te pedimos por la Asamblea del Sínodo
de los Obispos sobre “Amazonía”, para
que dé frutos de renovación eclesial y aumente
el impulso misionero.
Roguemos al Señor.

-Te pedimos por los misioneros y misioneras
en todo el mundo, que con su vida
y palabra manifiestan la caridad de Cristo
por todos los hombres y pueblos, para
que se mantengan firmes en la fe.
Roguemos al Señor.

-Te pedimos para que el Señor siga bendiciendo
a su Iglesia y a nuestra Congragación
con nuevas vocaciones llamadas a la acción
misionera y de anuncio del evangelio”.
Roguemos al Señor.

-Te pedimos por los que sufren en su
cuerpo o en su espíritu, para que la fe en
Cristo les lleve a ofrecer sus sufrimientos
por la salvación del mundo.
Roguemos al Señor.

-Te pedimos por todos nosotros, para que
la escucha de la palabra de Dios y la celebración
de la eucaristía nos hagan verdaderos
“misioneros de la fe”.
Roguemos al Señor.

(Del tríptico VOCACIÓN-MISIÓN/ CMF-Santiago)

DOMINGO XXV (C)

El amor al dinero y a las riquezas en general, del tipo que sean, nos llevan a la corrupción.
Al final salen malparados los de siempre, sus preferidos.



El amor al dinero y a las riquezas en general, del tipo que sean, nos llevan a la corrupción. Ese tipo de tentación viene de lejos , de siempre.
La denuncia de estas situaciones también. Y la humanidad sigue sin cambiar, yo sigo sin enterarme. Dios no tolera que en todas estas situaciones salgan malparados los de siempre, sus preferidos.

Si no tenemos «dinero» traduzcamos la palabra por «cualidades» bienes que Dios nos ha dado y confiado para que los administremos en beneficio de los demás.

Dios nos pide que estos bienes, unos y otros, los administremos creando fraternidad y ayudando a los más débiles a que tengan una vida digna. Muchos quieren y necesitan pan pero casi todos necesitamos unos de otros cariño, acogida, comprensión, escucha. «No tengo oro ni plata, pero con la fuerza de Jesús quisiera ayudarte a ponerte en pie»

El mundo va bien cuando la bolsa sube, nos dicen. La mejora del mundo no se mide porque vaya mejor la bolsa de la economía… sino porque haya menos pobres y más corazón.

«El Dinero, convertido en ídolo absoluto, es el gran enemigo para construir ese mundo más justo y fraterno, querido por Dios.

Desgraciadamente, la Riqueza se ha convertido en nuestro mundo globalizado en un ídolo de inmenso poder que, para subsistir, exige cada vez más víctimas y deshumaniza y empobrece cada vez más la historia humana.
En estos momentos nos encontramos atrapados por una crisis generada en gran parte por el ansia de acumular» (J.A. Pagola)


De las palabras dirigidas a fariseos y escribas (las tres parábolas de la misericordia), pasamos a palabras dirigidas a los discípulos

Llegamos a una sección en la que Lucas agrupa tres parábolas, las dos primeras seguidas de unos dichos, cuyo hilo conductor es la actitud de servicio gratuito en la comunidad.

A la de hoy, seguirán progresivamente la del pobre Lázaro y sus correspondientes dichos (16,19-17,6) y la del servicio humilde (17,7-10). Con ellas llegamos a la tercera y última etapa del camino a Jerusalén, que comienza en 17,11.

BIENES- DIOS- ADMINISTRAR

 Los bienes materiales siempre rondan la injusticia. Un camino equivocado es la acumulación: “el objetivo de la vida no es acumular bienes”; y un camino acertado es la solidaridad: “si hay, hay para dar”.


SALUDO

Un domingo más en medio de nuestras preocupaciones, de nuestros temores, de los agobios de fin de verano de los nervios de comienzo de curso, nos hemos reunido respondiendo a la llamada del Señor, para celebrar la Eucaristía.

Hacemos silencio, sobre todo en nuestro interior, acogemos su cercanía en paz, y recibir así su fuerza y su luz para recorrer el camino de la vida, siendo fieles en las cosas pequeñas de cada día.

PERDÓN

A veces nos peleamos por pequeñas cosas. Señor, ten piedad

Ayudo al que me lo pide pero me duele que no hagan lo mismo conmigo. Cristo, ten piedad.

Estoy preocupado porque mis vecinos están sin trabajo pero sus hijos son más felices que los míos. Señor, ten piedad.

PETICIONES

1. Por la Iglesia, para que sea siempre testimonio de acogida y servicio a todos, especialmente a los más débiles. ROGUEMOS AL SEÑOR

2. Por nuestra Diócesis de Zaragoza y todos los que la formamos, para que en este año pastoral que comenzamos sepamos dar una respuesta positiva a los que buscan a Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por los gobernantes de pueblos y naciones, para que promuevan políticas que favorezcan la justicia y la igualdad que nos lleven a la paz verdadera. ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por los países que viven sometidos a la pobreza y al hambre, para que su dolor conmueva los corazones de los países mejor situados. ROGUEMOS AL SEÑOR

5. Por los padres de familia, por los educadores, por los catequistas y todos aquellos de los que depende la educación de los niños y los jóvenes, para que sean fieles al mensaje de Jesús. Tengamos un recuerdo especial por los niños y jóvenes de la parroquia que están comenzando el año escolar y la catequesis para que el Señor camine con ellos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6. Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a vivir con un corazón desprendido y sensible ante las necesidades de los otros. ROGUEMOS AL SEÑOR.


En alta mar un barco se había averiado y se estaba hundiendo.

Tiraron al mar mesas, sillas, todo tipo de maderas y se les dijo a la gente que salten al agua y se agarren de uno de estos objetos flotantes y naden así hacia la playa.

Se salvaron todos, también los que no sabían nadar. Pero una persona no se salvó: una señora muy rica. Días más tarde el mar varó su cadáver a la playa.

                                                                                   Tenía amarrada a su cuello una bolsa pesada llena con monedas de oro.


ORACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Dios y Padre nuestro,
mucha gente sufre
por la mala administración de las riquezas
que son de todos
y especialmente son un regalo de tu amor.

Infunde coraje a las personas de buena voluntad,
para que con imaginación y entusiasmo
nos dispongamos a colaborar contigo
para construir un mundo donde todos
puedan sentirse y vivir como hijos tuyos.

No permitas que caigamos en el pesimismo
ni en el «no hay nada que hacer».

Que el evangelio de Jesús nos despierte,
que los profetas de ayer y de hoy
nos hagan sentir hambre y sed de fraternidad
y nos ayuden a abrir nuevos caminos
para vivir como hijos de la luz.