DÍA DE LOS REYES (EPIFANÍA)

Hay que viajar y preguntar el camino como los Magos y no descansar hasta encontrar al rey.
Hay que viajar, sin regresar a los Herodes que quieren matar el amor que llevamos todos dentro.

Hay que viajar, ahora que es Navidad, ahora que hay una oferta, ahora que vemos la estrella.

Hay que viajar sin maletas, sin regalos, con el corazón abierto para adorar a Dios.

«Hemos visto su estrella y venimos a adorarlo».


PARA LA CELEBRACIÓN  DE LA EUCARISTÍA


Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (60,1-6):
¡LEVÁNTATE y resplandece, Jerusalén, porque llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti!
Las tinieblas cubren la tierra, la oscuridad los pueblos, pero sobre ti amanecerá el Señor, y su gloria se verá sobre ti.
Caminarán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora.
Levanta la vista en torno, mira: todos ésos se han reunido, vienen hacia ti; llegan tus hijos desde lejos, a tus hijas las traen en brazos.
Entonces lo verás, y estarás radiante; tu corazón se asombrará, se ensanchará, porque la opulencia del mar se vuelca sobre ti, y a ti llegan las riquezas de los pueblos.
Te cubrirá una multitud de camellos, dromedarios de Madián y de Efá.
Todos los de Saba llegan trayendo oro e incienso, y proclaman las alabanzas del Señor.
    Palabra de Dios


Salmo 71


Segunda lectura
Carta del apóstol san Pablo a los Efesios (3,2-3a.5-6):
Hermanos:
Habéis oído hablar de la distribución de la gracia de Dios que se me ha dado en favor de vosotros, los gentiles.
Ya que se me dio a conocer por revelación el misterio, que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, como ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: que también los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo, y partícipes de la misma promesa en Jesucristo, por el Evangelio.
      Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (2,1-12):
Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo».
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenia que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
“Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel”».
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
«ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo».
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con Maria, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.
Palabra del Señor

LETRA DE LA CANCIÓN

Para su padre un puesto de trabajo, para que no llore por las noches.
para mi abuela, una peineta para que se sienta más guapa todavía.
Para mi abuelo, un bastón como el de los marqueses, para su cojera.
Para su madre, una casa bonita, unos tacones y un vestido de lunares
Para su hermana pequeña, un biberón y una cunita.
Para ella no pide nada, porque sólo quiere ver a su gente riendo.


Si Dios está en la historia, si Dios es luminoso, si está en la vida, ¿por qué no lo encontramos?
No lo encontramos porque muchas veces buscamos un Dios que no existe:
el que resuelva nuestros problemas,
el que se someta a nuestros caprichos: un Dios del que podamos disponer a nuestro antojo.
Para encontrar a Dios hay que aprender y recorrer antes el camino de Belén.
Este es el reto:
encontrar y anunciar a un Dios en debilidad, en pobreza, desnudo en la sencillez de un niño acostado en un pesebre.
Que traiga:
MÁS LUZ A NUESTRAS VIDAS
MÁS ALEGRÍA A NUESTRAS RELACIONES
MÁS GENEROSIDAD EN EL CORAZÓN.

Grandes Curiosidades Sobre Los Reyes Magos

1. Los Nombres de los reyes…

La primera vez que se escribe el nombre de Melchor, Gaspar y Baltasar es en un mosaico de mediados del siglo VI, en la basílica de San Apollinare Nuovo ,en Ravena, Italia.

2. Los Reyes Llegaron…

Los “Reyes” que llegaron a darle la bienvenida a Jesús, el Salvador, eran posiblemente sacerdotes persas de los más sabios.
Cada uno de los reyes representaban las tres razas básicas que se conocían en aquellas tierras: uno era rubio, el otro moreno semita y el tercero era negro.

3. Se Desconoce…

De hecho en los evangelios no se dice cuantos “sabios” fueron a adorar a Jesús, hasta que en el siglo V el Papa León definió que eran tres.

4. Los Restos de Los Reyes Magos

Los restos de los reyes magos se guardaron durante años en Constantinopla, luego fueron trasladados a Milán y a Colonia, Alemania, donde fueron depositados en cofres de oro y plata de unos 350 kilos cada uno.

5. Carta en los Zapatos…

La tradición de dejar los zapatos para que los reyes pongan regalos y caramelos viene de Holanda, donde los niños lo hace para recibir a su San Nicolás(no confundir con Papa Noel)

6. Los Animales de los reyes…

Los reyes magos vienen en camellos debido a que deben atravesar desiertos donde escasea el agua. En esas tierras se emplea estos animales precisamente por los largos periodos de tiempo que pueden resistir sin beber.

7. El Nombre De La fiesta…

La fiesta de los reyes magos se llama Epifanía, y se celebra el 6 de Enero y significa la presentación de Jesús ante la comunidad cristiana.

8. Hace 2000 años…

Hace dos mil años se conocía como reyes magos a los expertos de astrología, astronomía, así como a consejeros reales y grandes filósofos.

9. En la Biblia…

En la Biblia, ya se decía , en el Salmo 72 del Antiguo Testamento, que unos reyes que venían de las tierras de Tharsis y de Saba (Lo que viene a ser Arabia Saudita) serían los primeros en adorar al enviado del señor

10. En el siglo V
A pesar que los reyes magos son venerados desde el siglo V, no es hasta mitad del siglo XIX cuando empiezan a traer regalos a todos los niños

11. Mmmmm…. Delicioso.
Hay un dulce llamado roscón de reyes que se consume el día de la epifanía: en muchas zonas existe la tradición de poner dentro dos piezas, una figurita de reyes y otra una haba seca, que te salga la figura es señal de buena suerte para el año que acaba de empezar e incluso a veces se le hace un regalito, sin embargo al que le toca la haba…¡Le toca pagar el roscón entero!

12. Después de los Evangelios…
Después de los evangelios, la primera referencia escrita de los reyes magos se remonta a un escrito de un monje llamado San Beda, dando la primera descripción conocido de ellos. Entre los años 672 y 735.



«El ángel que habla a los PASTORES recibe la visita de sus ángeles compañeros y comienzan a cantar. La suya es la melodía mas sencilla, el estribillo sin  pliegues. Pronuncian once palabras y en siete de ellas cabe el universo: Son la siguientes: GLORIA, DIOS, ALTO, TIERRA, PAZ, HOMBRES Y AMOR. Son las palabras esenciales , las que, combinándose pueden decirlo todo.»

«Los MAGOS, al entrar….y ver al niño en tierra, se echan al suelo……. Todo el que ama experimenta que el amor nos comba, que nada sabe de amor quien no acaba cuerpo a tierra. Es el amor herido que atiende a su madre enferma, que sostiene la cabeza del marido mientras vomita en el baño, el amor de cuidados intensivos, el que saca del mar el cadáver del inmigrantge, el amor más alto: el que ama cuando repta» (Pliego Revista Vida Nueva, Nº 3.205)


DOMINGO II DESPUÉS DE NAVIDAD

Este domingo, un tanto atípico, no contiene ninguna fiesta especial.

Hemos celebrado ya la Sagrada Familia, Santa María, Madre de Dios, y a la vuelta de la esquina la Epifanía o los Reyes Magos.

La liturgia retorna una y otra vez al portal de Belén, escuchamos de nuevo textos que ya leímos la víspera, la noche y el día de Navidad, descubriéndonos nuevos aspectos.


En este segundo domingo de Navidad pidamos al Niño Dios:
-que seamos presencia de Dios para los demás,
-que seamos gracia y verdad de Dios,
-que seamos vida y luz para los demás,
-que nuestras obras sean buenas y brillen para gloria de Dios.
Que vivamos como hijos de Dios, y así, hacer presente en nuestro mundo la presencia y la figura de Dios.
Una presencia y una figura de Dios que sea capaz de curar tantas dolencias como padecemos.

EL VINO DESDE EL CIELO
A ENCONTRARSE CON LA HUMANIDAD
EN LAS ENTRAÑAS DE LA TIERRA
PARA INUNDARNOS CON SU LUZ
Y ELEVARNOS A LA CATEGORIA DE HIJOS.

 

Para la celebración de la Eucaristía…

SALUDO:

En este domingo segundo de Navidad no celebramos ninguna fiesta particular, nos sitúa a las puertas de la Fiesta de los Reyes e intenta ayudarnos a volver de nuevo al Portal y contemplar el gran misterio de la Navidad. Él es la Palabra de Dios, la Luz que, en medio de las tinieblas, viene al mundo.

La Navidad es Dios que nos ama tanto.

Hoy, sin María y los pastores sin ángeles se nos habla de la Navidad.

Invitados a escuchar la Palabra y compartir el Pan de la Eucaristía.


PETICIONES:

1. Por la Iglesia para que viva siempre desde la Palabra de Dios y sea un recinto abierto donde todos encuentren fuerza para vivir esperanzados. Roguemos al Señor.

2. Por los que tienen cargos públicos que se unan para lograr un mundo de justicia e igualdad. Roguemos al Señor.

3. Por los que trabajan por la paz y en defensa de los más débiles. Roguemos al Señor.

4. Por todos los que hacen presente a Dios en su vida con gestos de ternura, de acogida, de silencio, de perdón, de solidaridad. Roguemos al Señor.

5. Por todos los que estos días vivís lejos de vuestros seres queridos. Roguemos al Señor.


Las conquistas de Alejandro Magno, a finales del siglo IV a.C., supusieron una gran difusión de la cultura griega. En Judea, como en todas partes, los griegos ejercían un influjo enorme: cada vez se hablaba más su lengua, se imitaban sus costumbres, se construían edificios siguiendo su estilo, se abrían gimnasios, se enseñaba la doctrina de sus filósofos. Los judíos, al menos la clase alta, estaban encandilados con la sabiduría de Grecia.

Sin embargo, algunos autores no compartían ese entusiasmo. Para ellos, la sabiduría griega era un producto reciente, obra del ingenio humano, y tenía su templo en un lugar pagano, Atenas. La verdadera sabiduría es eterna, procede de Dios, y reside en Jerusalén:

Libro del Eclesiástico,

Lectura del libro del Eclesiástico (24,1-2.8-12):

LA sabiduría hace su propia alabanza, encuentra su honor en Dios y se gloría en medio de su pueblo. Desde el principio, antes de los siglos, me creó, y nunca más dejaré de existir.

En la ciudad amada encontré descanso, y en Jerusalén reside mi poder. Arraigué en un pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su heredad».


San Juan (1,1-18):

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio junto a Dios.
Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.


Hay que tener confianza en la vida   
a pesar de lo mal que dicen que está todo.

Hay que tener esperanza en las personas, ¡en todas!
Sólo en algunas hasta los fariseos y necios la tienen…
Hay que confiar más en Dios
y echarnos en sus brazos y descansar en su regazo.

Hay que esperar en Dios.
Mejor: hay que esperar a Dios.
Y si todo esto ya lo hacemos,
una cosa nos falta todavía:
Hay que esperar con Dios
a que su Palabra se haga buena nueva
en nuestras entrañas,
en su casa, que es nuestra casa.

                                                                                                                          Ulibarri


“Gandhi señala los tres espacios vitales del cosmos, cada uno de ellos con su propio modo de ser. En el mar viven los peces y callan; los animales de la tierra gritan, pero las aves, cuyo espacio vital es el cielo, cantan.

Lo propio del mar es el silencio; lo propio de la tierra el grito; lo propio del cielo el canto. Pero el hombre participa de las tres cosas: lleva en sí la profundidad del mar, la carga de la tierra y la altura del cielo, y por eso le pertenecen las tres propiedades: el callar, el gritar y el cantar”.

La reflexión de Gandhi es muy sugerente y da pie a formular algunas reglas para vivir con provecho ese “regalo” y “tarea” a la vez, que se nos da y que efusivamente saludamos al estrenar, cada año, la primera página del calendario

La primera es:

 “Habita el océano profundo de ti mismo”. Llega hasta tu raíz cultivando el silencio, el reposo, la distancia del ruido y de la superficialidad. Aprende a estar en ti sin desparramarte entre las cosas. Bebe el agua refrescante de tu pozo y riega con ella las semillas que siembres en los surcos de la vida.

La segunda puede formularse así:

 “Mira hacia arriba”, al espacio sutil que las aves habitan y alegran con sus cantos. El cielo azul inundado de claridad también es tu casa. Para entrar en ella debes impulsarte, debes aprender a cantar y a vivir en la alegría. Debes dejar que Dios, que “está en ti” y también “más allá de ti”, te inunde con su luz y te eleve con su fuerza.

La tercera:

 “Sal al encuentro de la tierra”. Después de aprender el silencio y el canto, es decir, la profundidad del encuentro contigo mismo y la alegría del beso de Dios, entonces puedes salir al encuentro de la tierra. La tierra es como un grito oscuro y desgarrado; es como aullido de chacal, cuando es sólo tierra; cuando se la desposee del cielo y del mar, cuando pierde la alegría del cielo y el silencio del océano, la tierra se vuelve grito desgarrado de lucha, dolor, amargura y muerte.


Pero si la tierra es abrazada por el cielo y por el mar, entonces el grito se torna “canción, encuentro, amor y fraternidad”. Y entonces recobran su belleza y su sentido las cosas como “hogar” del hombre, y los demás hombres, como “hermanos”.

Si aprendes a vivir en armonía con tu ser, con Dios y con el mundo, tu vida será nueva y feliz, y además, una suerte para todos. El Ángel de la Navidad nos ha anunciado la llegada del SALVADOR. Él abraza cielo y tierra y ofrece a todo hombre la posibilidad de llegar a ser “hijo de Dios”. Abre tu corazón a Cristo para que Él sea tu camino, tu verdad y tu vida y experimentarás la SALVACIÓN.

Pedro Pérez. Parroquia Czón de María (Zaragoza)


MARÍA, MADRE DE DIOS (AÑO NUEVO)

Celebramos varias realidades: el AÑO NUEVO que llega cargado de buenos deseos, la festividad de Santa María MADRE DE DIOS, y la Jornada de Oración Mundial por la PAZ.

Recuerda que nuestro camino cristiano es un andar constante y, aunque avanzar supone un esfuerzo, hay que seguir dejando huellas. Cada día es una nueva oportunidad para el amor, para la sonrisa, para la esperanza.

Evangelio

Seguir los pasos de los pastores hasta encontrarnos con Dios.

-FUERON CORRIENDO…..
-ENCONTRARON EL MISTERIO…
-CONTARON LO QUE LES HABÍAN DICHO..
-TODOS SE ADMIRABAN DE LO QUE DECÍAN…
-SE VOLVIERON DANDO GLORIA A DIOS
PORQUE ERA VERDAD LO QUE LES HABÍAN DICHO… (VISTO Y OÍDO)
-MARÍA CONSERVABA TODO EN EL CORAZÓN…
-LE PUSIERON DE NOMBRE, JESÚS=LIBERTADOR.


San Pablo

Por Él somos «hijos del Amo»
Nadie puede hacerse amo nuestro ni siquiera con el pretexto de protegernos.
Jesús nos salva y nos hace hermanos, hijos de DIOS. Nos hace entrar a formar parte de la familia.
De fondo se oyen las palabras: Padre….. Hijo…..


Libro de los Números:

Estrenar el Año Nuevo deseando la bendición de Dios.

Jesucristo es la Bendición de Dios dada por Dios a la humanidad.
«En Él serán benditas todas las naciones»

» El Señor os bendiga y os proteja
ilumine su rostro sobre vosotros
y os conceda su favor.

El Señor se fije en vosotros
y os conceda la paz.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Por medio de María, Reina de la Paz, pedimos la bendición de Dios.
EN MARÍA, TU MADRE, BENDÍCENOS, SEÑOR.

1. Que la Iglesia, al venerar hoy a María como Madre de Dios, recuerde su deuda con la promoción y dignificación de la mujer. Oremos

2. Que así como María supo escuchar y guardar en su corazón el mensaje de los pastores, sepamos también nosotros escuchar con respeto y valorar los mensajes que nos vienen de los pobres de la tierra. Oremos.

3. Por todos los que sufren la falta de paz, para que Dios mueva el corazón de los que tienen poder para decidir la paz. Oremos.

4. Pidamos al Señor que en el nuevo año nos siga bendiciendo y protegiendo, se fije en nosotros y nos conceda la paz. Oremos


GESTO DE LA PAZ:

Dos de la comunidad, suben al altar y en forma de brindis, toman el pan y el vino, mientras un tercero dice:

-Por un año de paz y bendición como Dios quiere.

-Por Jesús, el gran regalo con que Dios Padre nos bendice.

-Por el amor compartido y repartido, la mejor medicina para los problemas que nos esperan.

-Por todos nosotros, para que a lo largo de este año mantengamos la mirada limpia, el corazón cálido y la moral alta.

Sacerdote: Démonos fraternalmente la paz.


Danos tu paz, Señor

Que los hombres entiendan el canto de la paz.
Que no se haga de piedra el corazón.
Que el diálogo sea nuestra gran arma de guerra.
Que cada persona descubra su camino de paz.
Que no se nos olviden las palabras de perdón.
Que sepamos olvidar y reconstruir el futuro mejor.
Que sepamos respirar aire de concordia.
Que en la tierra trabajemos todos por la paz.

Danos tu paz, Señor.               


        ORACIÓN


La Paz se hace presente

en cada momento del día,
en el pan en la mesa,
en la dignidad del trabajador que gana su sustento honradamente,
en el trato cordial de un empleado público,
en los jóvenes que se preparan para ser personas de bien,
en el vuelo migratorio de las aves,
en un niño que aprende a cuidar un árbol,
en un abuelo que sonríe,
en la primera siesta de un bebé,
en la evolución del ser humano hacia su destino superior,
en el progreso de la ciencia aplicada a la sanación,
en el respeto por la Madre Tierra,
por lo sagrado,
por el río,
por nuestros hermanos animales,
por los primeros habitantes de estas tierras,
por nosotros mismos…

Todo eso es La Paz…
Y tantas cosas más que podemos descubrir a cada instante… si tenemos la suerte de poder vivir en Paz.


EL ÁNGEL DE LOS NIÑOS

Cuenta una antigua leyenda que un niño, que estaba a punto de nacer, le dijo a Dios: Me dicen que me vas a enviar mañana a la tierra, pero ¿Cómo viviré tan pequeño e indefenso como soy?.

Entre muchos ángeles escogí uno para ti. El te está esperando y te cuidará.
Pero dime: aquí en el cielo soy feliz, no hago más que cantar y sonreír.
Tu ángel te cantará y sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.
¿Y cómo entenderé lo que la gente me hable, si no conozco el idioma de los hombres?
Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?
Tu ángel te juntará las manitas y te enseñará a orar.

He oído que en la tierra hay hombres malos ¿Quién me defenderá?
Tu ángel te defenderá aún a costa de su propia vida.
Pero estaré siempre triste porque no te veré más, Señor.
Tu ángel te hablará de mí y te enseñará el camino para que regreses a mí, aunque yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo, pero ya se oían voces terrestres, el niño presuroso repetía suavemente:
¡Dios mío, si ya me voy, dime su nombre! ¿Cómo se llama mi ángel?

Su nombre no importa… Tú le dirás MAMÁ…


Al año nuevo le pido lo posible y lo imposible, por si es un año sensible y cumple cada pedido. Para las cabezas pies, y para los pies más tino para sortear las piedras que encuentres en el camino.

Que la avaricia rompa el saco, que la modestia engrandezca y humildad para aceptar sólo aquello que merezcas.

Al año nuevo le pido que repare los detalles, que nos pille confesados, que la verdad no se calle; que triunfen los principios, que no maten los finales, que disfrutes del camino, que nos veamos en los bares.

Que haya un sueño cada noche y un motivo cada día, que se deje de recortes y sea bisiesto en alegrías, que las promesas se cumplan y que las medias verdades suenen tan disparatadas que no haya quien se las trague. Que a nadie le falta nada, que a nadie le sobre nadie.

“Salud, dinero y amor” como en aquella copla antigua; gente que venga de frente, que no sea oscura ni ambigua. Pastillas contra la apatía, la pereza y la indolencia; un puñado de consejos, cuarto y mitad de decencia.

Al año nuevo le pido menos odio, más cariño, y que al mirarte al espejo siempre sigas viendo un niño. Pido tiempo compartido, aguja e hilo para el roto; que se cumplan tus deseos, que no nos vendan más motos.

Bemoles para el cobarde, para el inseguro arrojo, perdón al arrepentido, afecto a prueba de sonrojos, delicadeza al fornido, al debilucho entereza, al imprudente cabeza, buen humor al amargado y al que dejaron de lado más coraje y fortaleza. Que donde otros ven obstáculos tú veas posibilidades, hay 365 nuevas oportunidades.

Al año nuevo le pido tener cerca a quienes quiero, que las cosas importantes no se compren con dinero, que enmudezcan los reproches, que las dudas se disipen, que las críticas, rumores y bulos no nos salpiquen. Para los sueños más alas, para las alas más cielos, para esos cielos más vuelos, vuelos a prueba de balas. Buenas al que anda de malas, pistas al que se ha perdido, para el desamor olvido, rebeldía al rock and roll y un amanecer radiante a quien ande anochecido.

Al año nuevo le pido lo que pido al periodista, al empresario, al artista, al político elegido, más alma, menos vestido, más arte, menos rumor, menos labia y más sudor, más fogata y menos humo, menos cáscara y más zumo…


¡Feliz Año Nuevo! Señor, señora:

Si tiene usted más barriga, pero más corazón.
Si tiene usted más arrugas, pero más amor.
Si tiene usted más años, pero menos egoísmo.
¡Feliz Año Nuevo! Señor, señora:
-Si ensayó mil y mil veces ser bueno/a y portarse bien
aunque en este momento compruebe que es una calamidad.
-Si sabe andar con capacidad de sorpresa,
-Si comprende, de verdad, que el corazón no envejece si nosotros no lo encasillamos.
-Si comprende que cada segundo de Alguien que está más allá del tiempo
aunque lo tenemos cerca, en el corazón.
¡Feliz Año Nuevo! Señor, señora:
-Si siente que el amor y la alegría todavía están vivos en algún rincón de su conciencia.
-Si le gusta caminar siempre por la vida haciendo felices a los demás.
¡Feliz Año Nuevo! Señor, señora:
-Si cree que Dios es bueno y nos ama.
Que María, Señora de la Paz, nos traiga hasta nuestro hogar la paz del Año Nuevo.


FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

En medio de este tiempo entrañable de Navidad, celebramos el día de la Sagrada Familia. ¡Dios quiso escoger, una de ellas, para nacer y estar en medio de nosotros!

La familia de Nazaret, nos sirve de marco de referencia para nuestras familias, el modelo para dibujar y llevar adelante en ellas su amor, su entrega, perdón, paciencia, generosidad, alegría, fe, esperanza, etc.,

 



El Papa Juan Pablo II en su carta a las familias nos dice que es necesario que los esposos orienten, desde el principio, su corazón y sus pensamientos hacia Dios, para que su paternidad y maternidad, encuentre en Él la fuerza para renovarse continuamente en el amor.

 

Así como Jesús creció en sabiduría y gracia ante Dios y los hombres, en nuestras familias debe suceder lo mismo. Esto significa que los niños deben aprender a ser amables y respetuosos con todos, ser estudiosos obedecer a sus padres, confiar en ellos, ayudarlos y quererlos, orar por ellos, y todo esto en familia.

Recordemos que “la salvación del mundo vino a través del corazón de la Sagrada Familia”.
La salvación del mundo, el porvenir de la humanidad de los pueblos y sociedades pasa siempre por el corazón de toda familia. Es la célula de la sociedad.


PARA LA CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA


SALUDO:

Dentro de estas fiestas navideñas marcadas por su tono familiar, celebramos la fiesta de la Sagrada Familia instituida por el Papa León XIII en 1893. Dentro del tiempo de la Navidad es una manifestación de la presencia del Niño Dios en medio de la humanidad.
En cada Belén lo contemplamos acompañado de María y José. Hoy lo vemos crecer a su lado, aprendiendo el camino de la vida.
Vamos a tener hoy muy presentes, no sólo a nuestras familias, sino a todas las familias y en especial a las que pasan por momentos difíciles. Pidámosle a Dios que, por intercesión de la Sagrada Familia, les proteja y les haga crecer en amor, en paciencia y en fe.
Y que esta Eucaristía sea hoy una manifestación familiar de nuestra fe.

PERDÓN:

1. Amor es GENEROSIDAD. Un gesto sencillo, una mirada de complicidad, un detalle pequeño hecho con mimo. A veces no es así. SEÑOR, TEN PIEDAD.
2. Amor es PACIENCIA sin límites. Pero a veces hay debilidad, equivocación, cansancio, olvido. Hay rarezas, manías, caprichos, tonterías. Uno se cansa de todos los días los mismo. SEÑOR, TEN PIEDAD.
3. Amor es RESPETO. No puede ser adsorbente. La otra persona no es una cosa, sino un misterio. Sus valores, su verdad son importantes. Los problemas son relativos. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Primera lectura

Lectura del libro del Eclesiástico (3,2-6.12-14):

Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole. El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor lo escucha. Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados.
Palabra de Dios

Salmo

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,12-21):

Como pueblo elegido de Dios, pueblo sacro y amado, sea vuestro uniforme la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo. Y celebrad la Acción de Gracias: la palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.
Palabra de Dios

Evangelio del domingo

 

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (2,22-40):

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor»), y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones». Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.
Palabra del Señor


REFLEXIONES


•MUNDO:

Actualmente hay millones de familias sufriendo la crisis, la guerra, la pobreza, la soledad,…la ruptura. M adres y padres en paro, jóvenes emigrando o volviendo a sus hogares. Abuelos compartiendo sus pensiones, dependientes sin recursos… pero donde no llegan las instituciones llega la familia.

•NOSOTROS…. NUESTRA FAMILIA…

Cómo va…? Bien o te cuento?

• Dice Bertol Brecht:

“Hay quienes viven fieles a su amor un año y son buenos. Hay quienes luchan por ser fieles 5, 6, 15 años y son mejores. Y los hay que se dedican en cuerpo y alma a construir la felicidad del otro durante toda la vida. Estos son los imprescindibles.



PALABRAS DEL PAPA

“PERMISO”, “GRACIAS”, “PERDÓN”.

Y ahora los invito a repetir todos juntos estas tres palabras: “permiso, gracias, perdón”… ¡todos juntos! “permiso, gracias, perdón”. Son tres palabras para entrar realmente en el amor de la familia, para que la familia quede bien.

La primera palabra es “¿permiso?” Cuando nos preocupamos por pedir gentilmente también aquello que quizás pensamos que podemos pretender, nosotros ponemos un verdadero presidio para el espíritu de la convivencia matrimonial y familiar. Entrar en la vida del otro, incluso cuando es parte de nuestra vida, necesita la delicadeza de una actitud no invasiva, que renueva la confianza y el respeto.

La segunda palabra es “gracias”. Ciertas veces pensamos que estamos transformándonos en una civilización de los malos modales y de las malas palabras, como si fueran un signo de emancipación.
Un cristiano que no sabe agradecer es uno que ha olvidado la lengua de Dios.

La tercera palabra es “perdón”. Palabra difícil, cierto, sin embargo tan necesaria. Cuando falta, pequeñas grietas se ensanchan – también sin quererlo – hasta transformarse en fosos profundos.

Jesús nos enseña que la obra maestra de la sociedad es la familia
Tú mamá, papá, enseña a los niños a rezar, a hacer la señal de la cruz. Es una hermosa tarea.

Aprendamos a decir juntos alguna oración con los hijos.
Hacer presente en el mundo la bondad de Dios.


ORACIÓN DE LOS FIELES ?

1. Oremos hoy por todas las familias del mundo para que logren responder a su vocación tal y como respondió la Sagrada Familia de Nazaret. Oremos.

2. Ayuda especialmente, Dios nuestro, a aquellas familias que se encuentran divididas por el egoísmo de sus miembros, las que están separadas porque emigraron o son refugiados, las que soportan el sufrimiento de la enfermedad en su seno, y las que sufren carencias económicas o graves dificultades.

3. “Jesús, acoge con bondad a nuestras familias, protégelas, guárdalas e infunde en ellas tu paz. Oremos.

4. “María, Madre amorosa de Jesús y Madre nuestra, te pedimos que intercedas por nuestra familia parroquial, para que nunca falte el amor, la comprensión y el perdón entre nosotros y obtengamos su gracia y bendiciones.” Oremos.

5. “San José, ayúdanos en todas nuestras necesidades espirituales y temporales y dadnos coraje para vivir nuestras vidas codo a codo con Jesús. Oremos.


BENDICIÓN DE LOS ESPOSOS (Adaptación)

Oh Dios, que en el Principio hiciste de tierra al hombre
-Y le diste la ayuda inseparable de la mujer,
-Para que fuesen la alegría uno de otro;

Mira con bondad a estos hijos tuyos,
-que unidos en matrimonio piden ser fortalecidos con tu bendición

Concede a … y … el don del amor,
-de la fidelidad y de la paz.
-Que se confíen mutuamente, se respeten y se amen.

Haz de su hogar un Punto de Encuentro,
-un Santuario abierto,
-un sitio de tu amor;
-donde haya amaneceres
-con mucha luz y lluvia en los cristales.
-Donde la paz se cuele con el sol de la tarde
-y vele el sueño de sus noches.

Que no les falte una silla para el diálogo,
-Una mesa para los amigos
-Y una plegaria para Ti.
-Que Tu presencia recorra a todas horas los rincones de la casa,
-para que huela a pan y cariño,
-a transparencia y ternura, a cercanía y abrazos.

Que su amor no se instale en la mediocridad
-y que se llene más y más de amigos, de esperanza y de vida.

Hazles sentir tu presencia en su intimidad:
-despierta cada mañana su mutua entrega
-y que la noche les sorprenda más enamorados.

Que, en el silencio del alba, en el rescoldo de cada atardecer
-y en el temblor de la noche,
-Tú estés en el murmullo de sus plegarias.

Ayúdales a hacer fructificar el tesoro de su amor.
-Edúcales en la gratuidad.
-Y que su amor madure al hilo del tiempo bajo el sol de tu amor.

Bendice, Señor, el amor de …. y …..


ORACIÓN Y BENDICIÓN FINAL DE LAS FAMILIAS.

Oración por la Familia
que hizo el Papa en el Santuario de nuestra Señor Aparecida:
“Quédate con nosotros, Señor Jesús.
-Quédate en nuestras familias,
-ilumínalas en sus dudas, sostenlas en sus dificultades,
-consuélalas en sus sufrimientos y en la fatiga de cada día.
-Tú que eres la Vida, quédate en nuestros hogares,
-para que sigan siendo nidos donde nazca la vida humana
-abundante y generosamente,
-donde se acoja, se ame, y se respete la vida
-desde su concepción hasta su término natural.
-Quédate, Señor, con nuestros niños y con nuestros jóvenes,
-que son la esperanza y la riqueza de nuestro Continente,
-protégelos de tantas insidias que atentan contra su inocencia
-y contra sus legítimas esperanzas.
-¡Oh buen Pastor, quédate con nuestros ancianos y con nuestros enfermos.
-¡Fortalece a todos en su fe para que sean tus discípulos y misioneros! Amén”.

 

PARA ENTREGAR A LOS PADRES

Los niños aprenden lo que viven.

-Si los niños viven con crítica, aprenden a condenar.
-Si los niños viven con hostilidad, aprenden a pelear.
-Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.

-Si los niños viven con lástima, aprenden a sentir pena por ellos mismos.
-Si los niños viven con ridículo, aprenden a sentir timidez.
-Si los niños viven con celos, aprenden a sentir envidia.
-Si los niños viven avergonzados, aprenden a sentir culpa.
-Si los niños viven con estímulo, aprenden a tener confianza.
-Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.
-Si los niños viven con elogios, aprenden a valorar las cosas.
-Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar.
-Si los niños viven con aprobación, aprenden a quererse.
-Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta.

-Si los niños viven compartiendo, aprenden a ser generosos.
-Si los niños viven con honestidad, aprenden la sinceridad.
-Si los niños viven con imparcialidad, aprenden la justicia.
-Si los niños viven con amabilidad y consideración, aprenden el respeto.
-Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener confianza en sí mismos y en los de su alrededor.

-Si los niños viven con amistad, aprenden que el mundo es un lugar agradable donde vivir.


LA OTRA NAVIDAD :Los cristianos perseguidos

Un niño iraquí cristiano, desplazado de su hogar por la violencia en Mosul, posa para un retrato con un gorro de Papá Noel en la iglesia católica Mar Elia Chaldean (en la región kurda de Arbil), alrededor de la cual han acampado los cristianos refugiados. Para muchos, las fiestas serán tristes tras las crecientes matanzas de cristianos en la zona.

NAVIDAD FELIZ 20-21


LA COMUNIDAD PARROQUIAL DESEA A TODOS   

¡FELIZ NAVIDAD! 



Solemnidad de la Natividad del Señor


Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (52,7-10):

¡QUÉ hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la buena noticia, que pregona la justicia
que dice a Sión: «¡Tu Dios reina!». Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión.
Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén, porque el Señor ha consolado a su pueblo, ha rescatado a Jerusalén.
Ha descubierto el Señor su santo brazo a los ojos de todas las naciones, y verán los confines de la tierra la salvación de nuestro Dios.
                                                                                    Palabra de Dios

Segunda lectura

Lectura de la carta a los Hebreos (1,1-6):
EN muchas ocasiones y de muchas maneras habló Dios antiguamente a los padres por los profetas.
En esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo, al que ha nombrado heredero de todo, y por medio del cual ha realizado los siglos.
Él es reflejo de su gloria, impronta de su ser. Él sostiene el universo con su palabra poderosa. Y, habiendo realizado la purificación de los pecados, está sentado a la derecha de la Majestad en las alturas; tanto más encumbrado sobre los ángeles, cuanto más sublime es el nombre que ha heredado.
Pues, ¿a qué ángel dijo jamás: «Hijo mío eres tú, yo te he engendrado hoy»; y en otro lugar: «Yo seré para él un padre, y el será para mi un hijo»?
Asimismo, cuando introduce en el mundo al primogénito, dice: «Adórenlo todos los ángeles de Dios».
                                                                                   Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,1-18):

EN el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio junto a Dios.
Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio d él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz.
El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo. En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció.
Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre.
Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: el que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos ha llegado por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
                                                                                                                                  Palabra del Señor


FELICITACIÓN DE UNA NIÑA PARA LA NAVIDAD



OTRAS PÁGINAS QUE PUEDES CONSULTAR

1. ¡FELIZ NAVIDAD! – (cormariazaragoza.es)
2. !!FELIZ NAVIDAD¡¡ – (cormariazaragoza.es)
3. NAVIDAD, NAVIDAD… – (cormariazaragoza.es)

ADVIENTO: ENFERMOS CALLE A CALLE


 
Adviento recorriendo las calles de nuestro barrio, orando cada día por los que en ellas habitan, especialmente por los enfermos, y que se adentre hasta el corazón de cada casa y familia.
1. Publicar el cuadro ampliado en las carteleras de la Iglesia. Colocar algunas copias más pequeñas en los anaqueles de la Iglesia. 
2. En la Eucaristía de cada día se pedirá por las calles correspondientes y por los posibles enfermos que haya en ellas.
3. Con el croquis en la mano intentar localizar en un mapa las calles, intentar recorrer algunas que no conozco y saludar a la gente que vive en ellas… necesidades, enfermos.. problemática. 
4. También los Domingos, sobre todo con los niños, se recordará los días que han pasado y coloreado. Se orará por los que habitan esas calles.

SUGERENCIAS PARA EL ADVIENTO

En este tiempo de Adviento,
permítanme presentarles algunas sugerencias.
Acaben con una riña

Hagan la paz.
Busquen a un amigo olvidado.
Despejen la sospecha y sustitúyanla por la confianza.
Escriban una carta de amor.
Compartan un tesoro.

Respondan con dulzura, aunque les gustara una respuesta brutal.
Alienten a un joven a tener confianza en él mismo.
Mantengan una promesa.
Encuentren tiempo, tómense tiempo.
No guarden rencor. Perdonen al enemigo.
Celebren el sacramento de la reconciliación.
Pidan perdón si se han equivocado y si no, gentiles
Escuchen más a los otros
Traten de comprender.
No sean envidiosos.
Piensen antes en el otro.
Rían un poco. Ríanse un poco más.
Gánense la confianza.
Opónganse a la maldad.
Sean agradecidos.
Vayan a la iglesia.
Quédense en la iglesia más de tiempo.
Alegren el corazón de un niño.
Contemplen las maravillas de la tierra.
Expresen su amor.
Vuélvanlo a expresar.

Exprésenlo más fuerte.
Exprésenlo serenamente,
¡Alégrense porque el Señor está cerca!

(Traducción del original inglés realizada por Jesús Colina ).

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA RECONCILIACIÓN

Qué tengo que hacer para sentirme perdonado? Le preguntó el visitante, buscador de Dios.

Es sencillo le contesta el monje, basta comenzar a recitar durante una semana tres mil veces al día:

“Señor, Jesús, ten misericordia de mí”.

Después de una semana vuelve a buscar al monje y le pregunta qué más tiene que hacer.

Tienes que decir durante una semana la misma oración seis mil veces al día.
¿Y luego puedo continuar como me parezca? Volvió a preguntar el visitante.

No, contestó el monje. Durante una semana limítate a Cristo solo nueve mil veces al día.

Después de veintiún días de invocaciones, el buscador de Dios se sintió perdonado y rezaba:

.

“SEÑOR, JESÚS, TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS”

 


¡FELIZ NAVIDAD!

DESEAMOS A TODOS LOS PARROQUIANOS
Y A LOS QUE VISITEN NUESTRA PÁGINA WEB ¡FELIZ NAVIDAD!

Querido Jesús:

****Gracias por venir.
Hace ya muchos días que estoy soñando con el momento de poder acercarme a tu cuna para darte un beso y contarte mis pequeños problemas y pedirte ayuda.

Pero estoy pensando que hay gente con problemas mucho más grandes que los míos y quiero hablarte de ellos:

.**** Todos los días veo en la ciudad gente pidiendo a la puerta de las Iglesias, por las calles y plazas . ¿ Por qué piden?. ¿Es que no tienen casa ni familia o alguien que los quiera? ¿ No hay sitios donde los puedan ayudar? Porque lo que sacan para qué les sirve? ¿Para comer un día?. Y mañana ¿qué? Jesús, me gustaría hacer algo.


 

****.Uno de mi cole me dijo que su mamá llora a escondidas porque han venido de lejos y su padre hace mucho que no trabaja y no sé qué líos tiene. Jesús tú puedes hacer algo para que haya trabajo para todos? Dicen que así se evitarían muchos problemas de los que hay y seríamos más felices.
El otro día nos dijo la señorita que gastamos mucho dinero y no llega para todos, y que algunos no tienen para comer, ni tienen para comprar jarabe si tienen anginas, ni para pagar al médico si se ponen malos. Que somos muy egoístas y eso no es bueno. ¿Por qué somos egoístas, Jesús?. ¡Yo no quiero ser egoísta!
**** Cuando estamos comiendo los sábados veo en la tele personas sangrando y llorando. Dice papá que es una guerra injusta, que todas las guerras son injustas y que no se hace nada para pararlas. Yo no entiendo nada y me pongo muy triste, y pienso que es una vergüenza para los seres humanos matarse unos a otros. Tráenos la paz Jesús.
 
**** Mi amigo me ha dicho que su papá se enfada mucho con su hermano mayor porque llega tarde a casa los sábados por la noche. A mí me parece que los jóvenes están un poco desorientados y que hacen lo que hacen los demás, sin pensar.
**** A veces me dan pena los abuelitos porque parece que casi nadie les tiene en cuenta. ¿Es que ya no les quieren..? Yo sí les quiero mucho. Y tú también. ¿ A que sí, Jesús?.
****Tenía muchas ganas de que nacieras este año……!
Te prometo que voy a ser bueno con todos, gracias por venir, Jesús.
Un beso.

1.  http://www.cormariazaragoza.es/feliz-navidad/

2. http://www.cormariazaragoza.es/feliz-navidad-2/


 

!!FELIZ NAVIDAD¡¡

La Navidad es el encuentro de Dios con su pueblo.

Y también es una consolación, un misterio de consolación. Papa Francisco

Navidad…es el encuentro con Jesús.

Dios siempre ha buscado a su pueblo, lo ha guiado, lo ha custodiado, ha prometido que le estará siempre cerca. En el Libro del Deuteronomio leemos que Dios camina con nosotros, nos guía de la mano como un papá con su hijo.

Esto es hermoso. La Navidad es el encuentro de Dios con su pueblo. Y también es una consolación, un misterio de consolación y paz. Para mí la Navidad siempre ha sido esto: contemplar la visita de Dios a su pueblo.

Nos habla de la ternura y de la esperanza. Dios, al encontrarse con nosotros, nos dice dos cosas.

La primera: tengan esperanza. Dios siempre abre las puertas, no las cierra nunca. Es el papá que nos abre las puertas.

Segunda: no tengan miedo de la ternura. Cuando los cristianos se olvidan de la esperanza y de la ternura se vuelven una Iglesia fría, que no sabe dónde ir y se enreda en las ideologías, en las actitudes mundanas. Mientras la sencillez de Dios te dice: sigue adelante, yo soy un Padre que te acaricia.

Tengo miedo cuando los cristianos pierden la esperanza y la capacidad de abrazar y acariciar.


UN CUENTO DE NIÑOS

Dos hermanos de 8 y 10 años eran el terror del barrio. En todas las travesuras que en él sucedían, allí estaban los dos. Sus padres, agotada la paciencia, no sabían qué hacer con ellos.

Habiendo oído hablar de un cura que trabajaba con muchachos delincuentes, la madre le pidió que hablara con sus hijos. El cura accedió pero le dijo que quería hablar primero con el más pequeño. Y la madre se lo llevó.

El cura le mandó sentarse y quiso hacerle caer en la cuenta de que Dios está EN TODAS PARTES y lo ve todo.

Con el dedo apuntó al niño y le preguntó: ¿Dónde está Dios?

El niño no dijo nada.
De nuevo, el cura apuntó su dedo hacia él y le preguntó: ¿Dónde está Dios?

El niño no dijo nada.

Por tercera vez, con voz fuerte y firme, con el dedo tocando casi su nariz le preguntó: ¿Dónde está Dios?

El muchacho se asustó tanto que salió corriendo hacia su casa.

Al llegar a casa se encontró con su hermano y subieron a la habitación donde planeaban todas sus maldades. Y le dijo: «Ahora sí que estamos metidos en un GRAN lío». Su hermano le preguntó qué quería decir con eso de un GRAN lío. Y éste le contestó: «No encuentran a Dios y piensan que nosotros lo hemos escondido».

¿Dónde está Dios?

La Navidad nos responde a esta vieja pregunta.
Dios no quiere quedarse en su pesebre. Dios quiere nacer en el pesebre de cada corazón.


CUANDO VENGA MI HIJO

Por: José Luis Martín Descalzo

«Cuando venga mi Hijo,
me callaré.
Si él es la Palabra
yo ¿qué?…

Belén está ya cerca,
_casi se ve.
Se acaba la tarea
que comencé.

Porque cuando en mis brazos
nacido esté,
el «hágase» que dije
repetiré.

Y ya no diré nada.
Ya ¿para qué?
Si él es la Palabra
me callaré».



Cuando venga, ay, yo no sé
con qué le envolveré yo,
con qué.

Ay, dímelo tú, la luna,
cuando en tus brazos de hechizo
tomas al roble macizo
y le acunas en tu cuna.
Dímelo, que no lo sé,
con qué le tocaré yo,
con qué.

Ay, dímelo tú, la brisa,
que con tus besos más leves
la hoja más alta remueves,
peinas la pluma más lisa.
Dímelo y no lo diré
con qué le besaré yo,
con qué.

Pues dímelo tú, arroyuelo,
tú que con labios de plata
le cantas una sonata
de azul música de cielo.
Cuéntame, susúrrame
con qué le cantaré yo,
con qué.

Y ahora que me acordaba,
Ángel del Señor, de ti,
dímelo, pues recibí
tu mensaje: «he aquí la esclava».
Sí, dímelo por tu fe,
con qué le abrazaré yo,
con qué.

O dímelo tú, si no,
si es que lo sabes, José,

y yo te obedeceré
que soy una niña yo,
con qué manos le tendré
que no se me rompa, no,
con qué.

GERARDO DIEGO. «El cerezo y la palmera» 1952-62


1.  http://www.cormariazaragoza.es/feliz-navidad/

2. http://www.cormariazaragoza.es/feliz-navidad-2/

NAVIDAD, NAVIDAD…

Meterse en el ambiente festivo de la Navidad no parece difícil. Celebrar la Navidad ya no es tan fácil. Y el tema se complica cuando hablamos de celebrar y vivir la Navidad Cristiana..

La MISA DEL GALLO, sigue siendo en muchos lugares la celebración culminante. También en nuestra parroquia queremos celebrarla con toda solemnidad.

Te esperamos: DÍA 24. A LAS 19.00 DE LA NOCHE. 

-La Misa del Gallo tiene sus orígenes en los inicios de la comunidad católica en la que las lecturas y el evangelio se centran en la narración de dicho alumbramiento.

-El nombre de esta misa, según cuentan la leyendas, se debe a que fue un gallo el primero en presenciar y avisar del nacimiento, aunque expertos religiosos se decantan por otra opción: Se debe a que el Papa dirigía la celebración en la Basílica de Sant Petrum in gallocantum (San Pedro del canto del Gallo).

-Al finalizar, se entonaban villancicos para festejar la llegada del Señor que, hoy en día se hacen extensibles a toda la fiesta navideña.



Qué me dices de esta frase:

«No celebramos que Jesús nació en Navidad, sino que en Navidad celebramos que Jesús nació»


ALGUNAS SUGERENCIAS PARA ESTOS DÍAS

¿Has puesto el Belén en tu casa?

BENDICIÓN DE LA CENA DE NOCHEBUENA

En el centro de la mesa se colocará una vela apagada. Toda la familia, de pie, se reúne alrededor de la mesa. Santiguándose dicen:
En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo, Amén
La madre de familia dice:
Hoy nos encontramos reunidos celebrando el nacimiento del Señor Jesús de la Virgen María. Él nos reúne esta noche unidos a la familia de Nazaret.
Uno de los hijos lee:

«Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo y Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace».» (Lc. 2, 8-14)

El padre de familia dice:
Bendice, Señor, estos alimentos. Bendice a quien los ha preparado, da pan a los que no lo tienen, y bendice nuestra familia.

Y todos responden:
Gloria a Ti, Señor Jesús, que hoy has nacido de la Virgen María.

Mientras uno enciende el cirio colocado en medio de la mesa, todos cantan un villancico.


CUENTO ANTES DE LA CENA DE NAVIDAD.

Transcribo el cuento escrito por una abuela para su nieta de Primera Comunión. La niña se lo leerá a toda la familia al comienzo de la cena de Navidad.


AYER TUVE UN SUEÑO  «UN ÁNGEL»

Ayer tuve un sueño, ¿Os lo digo?
Se me apareció un Ángel y me contó una historia: «Un día me acerqué a Dios para decirle que quería bajar a la tierra y Dios me dijo: ¡Hala pues, baja!

Bajé a Zaragoza y comencé a gritar: ¡Un niño va a nacer!.
Vi una casa donde había niños y mayores, entré. Estaba preparada y adornada para celebrar la navidad; pequeños y grandes, muy contentos, cantando villancicos.

Una niña, Lucía, que había hecho la Primera Comunión, se dio cuenta que miraba a todos con cariño. Se sentó a mi lado y me dijo: ¿Nos cuentas la historia de la Navidad?.
Empecé a contarla rato y rato, me la sabía muy bien; todos, con la boca abierta, me escuchaban, y terminé diciendo que María y José llegaron a Belén, que nadie les daba casa….. pero un buen hombre les dejó la cuadra donde tenía a los animales.

José buscó paja limpia y allí hizo una cunita donde nació, muy calentito Jesús.
Este niño es un gran regalo para todos vosotros, grandes y pequeños; es un gran amigo, os quiere mucho, os ayuda a ser muy buenos, os enseña a compartir…..

Y ya me desperté de mi sueño….


“LOS REGALOS DE JESÚS”

Jesús nos dice:

Te regalo mi alegría para que tengas una fuente inagotable de paz.
Te regalo mis fuerzas para que te sostengas
en tu cansancio cuando sirvas a los demás.
Te regalo mi amor para que lleno tu corazón de él,
puedas prodigarte a los demás.
Te regalo las caricias de mis manos
para que te consuelen y alienten.
Me quedo contigo.

Te regalo la luz de mí mirada para que guíe tus pasos.
Te regalo, mi alegría para que con ella contagies al mundo.
Te regalo mis manos para que con ellas construyas mi Reino.
Te regalo mi ternura para que con ella sirvas
a los pequeños y a los necesitados.
Te regalo mi amistad para que en ella te apoyes.
Te regalo mi paz para que la contagies
a todos los que encuentres en tu camino.
Te regalo mi amor para que sea la prenda de tu felicidad.
Te regalo mis pies para que te guíen por el camino de la verdad.

Gracias Jesús:
porque eres el gran regalo para la humanidad.
Porque al llegar a este mundo
nos encargas que seamos tu presencia,
que entreguemos la vida a los hermanos,
que llenemos el mundo con detalles,
que llenemos la vida de tu fiesta y de tu amor,
que generemos felicidad y paz.

Cuenta con nosotros, Señor.


Señor Jesús:

Hoy el evangelio se hace poesía.
Es una “creación”, un poema
en torno a la palabra.

La palabra es una realidad inagotable.
Nos acompaña desde que nacemos:
apenas salimos del útero, llora,
se hace sorpresa y aspaviento
ante la luz cegadora
sonrisa ante el amor
desbordante de los padres,
queja ante el dolor o el hambre.
Articulada y libre,
nos desnuda por dentro.

Nuestros proyectos,
nuestros deseos más íntimos,
nuestros sentimientos,
nuestras fuerzas más creativas…
Todo se hace palabra, dicho, voz,
expresión, verbo.

Tu pueblo, Jesús nuestro, vivía de una palabra misteriosa.
Tus primeros seguidores vieron en ti esa Palabra plena,
una palabra hecha carne, hecha hombre mortal.

Proclaman sin miedo y con riesgo de sus vidas
que en ti; Cristo nuestro, Dios se ha expresado,
que tú has sido la explicación de Dios, su retrato,
que tú eres el proyecto de Dios,
que en ti está lo más íntimo de Dios,
que en ti está la vida que siempre estuvo en Dios.

Rufo González