ADVIENTO 4ºC

PDF PARA LA EUCARISTIA
<doc4490|left>

1. MONICIÓN DE ENTRADA
4º domingo de adviento, la Iglesia nos propone como ejemplo y modelo a la Virgen María que se marcha para ayudar a su prima Santa Isabel.

Ella, nos invita a salir al encuentro de las personas que en estos días más pueden necesitar una sonrisa, ayuda, estímulo, fe, esperanza o alegría.

Que también nosotros, a punto de comenzar la Navidad, nos pongamos en camino como María para ayudar a los otros y seamos portadores de vida, de ilusión, de fraternidad y de alegría.


ESCENIFICACIÓN

1ª escena: LA ANUNCIACIÓN. Escenificada por los niños
2ª. escena: LA VISITACION. Leer el evangelio del día.

Narrador: Por aquellos días María se puso en camino y fue a toda prisa a la sierra, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
María: La paz sea contigo, Isabel.
Narrador: Al oír Isabel el saludo de María, la criatura dio un salto en su vientre e Isabel se llenó de Espíritu Santo. Y dijo a voz en grito:
Isabel: -¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!
Y ¿quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?
Mira, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.
¡Y dichosa tú por haber creído que llegará a cumplirse lo que te han dicho por parte del Señor!

Narrador: Entonces dijo María:


ORACIÓN DE LOS FIELES
Oremos juntos al señor Jesús para que venga a nuestro mundo, que tanto lo necesita.
1.– Pidamos al Señor que venga a su Iglesia: que la renueve para que sea sencilla, pobre, solidaria. Roguemos al Señor…
2.– Pidamos al Señor que venga al mundo: para que Él, que es la paz, reine en los corazones de los hombres. Roguemos al Señor…
3.– Pidamos al Señor que venga al lado de los más pobres: para que Él, pobre entre los pobres, sea su consuelo. Roguemos al Señor…
4.– Pidamos al Señor que venga a cada uno de nosotros, a nuestras familias y a nuestra comunidad parroquial: para que nos anime y nos ayude a vivir el Evangelio. Roguemos al Señor…


SÍMBOLOS: Cuna vacía, banderines, vela pintada, cumpleaños… niñas con nombre…


ORACIÓN PARA BENDICIÓN DEL NIÑO JESÚS
(antes los niños/as han depositado su niño Jesús, delante del altar, en una mesa).

Dios, Padre nuestro,
tú amas tanto a la humanidad
que nos has mandado a tu Hijo único Jesús,
nacido de la Virgen María,
para salvarnos y guiarnos de nuevo a ti.

Te pedimos que, con tu bendición,
estas imágenes de Jesús, niño,
sean en nuestros hogares
signo de tu presencia y de tu amor.

Padre bueno,
bendícenos también a nosotros,
a nuestros padres,
a nuestras familias y a nuestros amigos.

Abre nuestro corazón,
para que recibamos a Jesús con alegría,
para que hagamos siempre lo que él nos pide
y lo veamos en todos
los que necesitan nuestro amor.

Te lo pedimos en nombre de Jesús,
que viene para dar al mundo la paz.
Él vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.


Francisco

“Esto es hermoso. La Navidad es el encuentro de Dios con su pueblo. Y también es una consolación, un misterio de consolación y paz. Para mí la Navidad siempre ha sido esto: contemplar la visita de Dios a su pueblo.
¿Cuál es el mensaje de la Navidad para las personas de hoy?
Nos habla de la ternura y de la esperanza. Dios, al encontrarse con nosotros, nos dice dos cosas.
La primera: tengan esperanza. Dios siempre abre las puertas, no las cierra nunca. Es el papá que nos abre las puertas.
Segunda: no tengan miedo de la ternura. Cuando los cristianos se olvidan de la esperanza y de la ternura se vuelven una Iglesia fría, que no sabe dónde ir y se enreda en las ideologías, en las actitudes mundanas.
Mientras, la sencillez de Dios te dice: sigue adelante, yo soy un Padre que te acaricia.
Tengo miedo cuando los cristianos pierden la esperanza y la capacidad de abrazar y acariciar.


ORACIONES


Como María, ayúdanos a salir de nosotros mismos
A trabajar por los demás, sin esperar nada a cambio
A alegrarnos con el que está alegre
A vivir con el que nos necesita

Como, María, haznos valientes y decididos
Que no miremos lo que hemos dejado atrás
Sino que valoremos lo que, todavía, nos queda por realizar.
Tú, Señor, que estás a punto de venir a nuestra tierra:



Prepara y pon a punto nuestras entrañas
Aleja de nosotros la frialdad de la roca
Distancia de nosotros la doble cara de la hipocresía
Y si en algo, Señor, no hemos caído en la cuenta
Ayúdanos, en estos momentos,
A preparar una digna morada para tu hijo
En lo más hondo de nuestras entrañas. Amén.


ADVIENTO 3ºC

          Tercer domingo. Tercera vela. Esperanza. Paz. Alegría.

Tres grupos de personas que se acercan al Bautista
-el pueblo,
-los recaudadores de impuestos,
-los soldados .
Una pregunta:
– “¿Qué debemos hacer?”

El domingo pasado el Bautista nos invitaba a examinar nuestra relación con Dios si de verdad queremos prepararnos para su venida.

Juan no sugiere nada de específicamente “religioso”, no recomienda prácticas devocionales, ceremonias penitenciales (ceniza, ayunos, oraciones, retiros espirituales en el desierto). Exige algo muy concreto: una revisión radical de la propia vida desde el principio ético del amor a los hermanos.

Hoy, se centra en la nueva relación que debemos establecer con el prójimo. El amor, la solidaridad, el compartir, la eliminación de las desigualdades, abusos de poder, son las palabras claves de su discurso .


«¿Entonces, qué hacemos?» (Gente, publicanos, soldados)

-«El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.»
-«No exijáis más de lo establecido.»
-«No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga.»

Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba el Evangelio.


¿Cómo estáis?: con achaques mil, pero vivo, …sin blanca, pero vivo, …con deudas, pero vivo…Pero aquí venimos a celebrar otra manera de estar vivos, a recuperar otra alegría, a sanar otras enfermedades: las del corazón. Y a heredar la vida eterna con el Señor.
Aquí venimos a preguntar a Juan Bautista:
¿Y nosotros qué debemos hacer?

La respuesta de Juan es sencilla, nada de grandes discursos abstractos, y hace referencia a la vida de cada día, al trabajo de cada día, a las relaciones de cada día.
¿Qué debemos hacer hoy?
Mirar al futuro.
No hacer sufrir a nadie.
No escandalizar ni maldecir a nadie.
No deber nada a nadie.
Debemos hacer justicia.
Debemos amar más para sufrir menos.
Debemos acoger a Jesús en nuestro corazón.
El pasado es la cabra que hiede y que hay que despachar porque hace la vida insoportable.

El hoy es “la vida es hermosa»
¿ Qué debemos hacer hoy?
Debemos hacer obras buenas, obras de amor,
salir de nuestro encierro
mirar al Señor que viene,
salir y encontrar al Mesías en los hermanos. 


MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la Eucaristía en este tercer domingo de Adviento.
Ya queda muy poquito, ya pronto vamos a celebrar el nacimiento de Jesús en nuestra Iglesia, llenos de alegría.
Por eso este tercer domingo de adviento, se conoce como el domingo de la a1egría porque sentimos la alegría de Jesús que se acerca.

Mientras se enciende la tercera vela de adviento, nosotros cantamos bien fuerte. VEN, SEÑOR JESÚS, VEN, VEN, VEN.

PERDÓN
1. Porque muchas veces estamos tristes y no tenemos alegría. Señor ten piedad
2. Por las veces que utilizamos las manos para hacer el mal. Cristo ten piedad
3. Por pensar que no todos somos iguales y no decir NO al racismo. Señor ten piedad

PETICIONES
1. • Pidamos por la Iglesia, por las comunidades de cristianos, por nosotros.., para que seamos señal de alegría para todos. Roguemos al señor
2. • Por todos los pobres, por los pueblos más pobres, para que en nuestras manos les llevemos el mensaje de Jesús que es paz, justicia y alegría. Roguemos al señor
3. • Por nuestra Parroquia, por nuestros sacerdotes y catequistas, sean mensajeros de la alegría de Jesús. Roguemos al señor
4. • Por quienes sufren por cualquier causa: enfermedad, soledad, marginación, lejanía de los suyos, hambre, guerra, para que encuentren alivio en sus preocupaciones y sepan que también es para ellos la alegre cercanía de Dios. Roguemos al Señor.
5. • Por nuestros padres, por nuestros abuelos, que siempre nos reciben con sus manos abiertas. Roguemos al señor

ACCIÓN DE GRACIAS

Gracias, Jesús por las manos, manos que nos acarician, nos abrazan, nos limpian y nos hacen sentir bien. Ayúdanos a tenerlas siempre abiertas para hacer cosas por los demás.
Y agradecer cada día las caricias y abrazos de los que nos quieren especialmente nuestros papás.
Gracias Jesús por la manos.


TEXTO

No nos vaya a pasar lo de aquel revolucionario que rezaba a Dios de esta manera:
– “Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo”. A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir:

– “Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho”. Ahora, que soy un viejo y tengo los días contados. Mi única oración es la siguiente:

– “Señor, dame la gracia de cambiarme a mi mismo”.
Si yo hubiera orado así desde el principio, no habría malgastado mi vida.


HISTORIAS DE MI ABUELO

La vida es insoportable, le decía un parroquiano a su párroco.
Estamos viviendo nueve personas en un cuarto. ¿Qué debo hacer?
El párroco le contestó:
meta la cabra también con ustedes en el cuarto.

Eso no puede ser.
Haga lo que le digo y venga a verme al final de la semana.

El parroquiano regresó el día indicado y dijo:
No podemos aguantar. La cabra es sucia y el olor es insoportable.

Vaya a casa. Saque la cabra y vuelva a verme al final de la semana.
Cuando regresó, nuestro parroquiano estaba radiante.
La vida ahora es hermosa. No hay cabra. Sólo nosotros nueve. ¡Qué felicidad!
La cabra le ayudó a aquel hombre y a su familia a hacer memoria de las bendiciones recibidas. Una pequeña dosis de sufrimiento nos ayuda a estar en nuestro sitio, a ser humildes y agradecidos.


ABRIR Y VER PDF PARA LA EUCARISTÍA

<doc4481|left>


ADVIENTO 2ºC /TÚ ESPERAS

CARTELERA PARA TODOS LOS DOMINGOS DE ADVIENTO.
Conjugando el verbo esperar.


Juan Bautista preparó los corazones para que se abrieran al Señor. Anunció la conversión, «cambiad vuestra manera de vivir», bautizaos para obtener el perdón de los pecados y enderezad vuestros caminos.

La palabra que Dios dirigió a Juan sigue resonando todos los advientos en la iglesia.

Juan Bautista, a través de muchos mensajeros anónimos, nos sigue urgiendo a preparar caminos que nos permitan acoger a Jesús entre nosotros.

Resuena hoy, el grito tomado del profeta Isaías:
“Preparad el camino del Señor”.

Espíritu Santo, tú cuidas de la tierra y la enriqueces sin medida, pero los humanos no evitamos el sufrimiento o el deterioro de lo que nos rodea. Tenemos que tomar conciencia de que preparar los caminos es cuidar algo para los demás.

(Laudato si)

Es posible la donación de sí en un compromiso ecológico (LS 211). (Si una persona, aunque la propia economía le permita consumir y gastar más, habitualmente se abriga un poco en lugar de encender la calefacción, eso supone que ha incorporado convicciones y sentimientos favorables al cuidado del ambiente……

Asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas…
Como evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separa los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias. Todo esto es parte de una generosa y digna creatividad, que muestra lo mejor del ser humano. El hecho de reutilizar algo en vez de desecharlo rápidamente, puede ser un acto de amor que exprese nuestra propia dignidad….

¡ Preparad el camino al Señor !


EUCATISTÍA CON LAS FAMILIAS DE CATEQUESIS

Colocar el Cartel general: Preparada la segunda vela, pintada, «tú esperas».
Colocar a lo largo del pasillo unas huellas con las peticiones del domingo pegadas por detrás. Los que hagan las peticiones las recogerán del suelo para ir leyéndolas en el momento de las preces.
La planta de adviento…..

INVITACIÓN:

En este segundo domingo de Adviento, San Juan Bautista nos grita: ESCUCHAD, ESCUCHAD, ESCUCHAD… escuchad los gritos de todos los que pasan hambre, no solo de pan, sino también hambre de Dios, de amor, de paz, de justicia y solidaridad. Preparad el camino a Jesús que quiere venir al corazón de todos los niños y niñas, hombres y mujeres que le quieran acoger… ESCUCHAD, ESCUCHAD, ESCUCHAD……
Y todos juntos cantamos: Ven, Señor, Jesús, ven, ven, ven

PERDÓN

1. – Señor quiero pedirte perdón por ser egoísta y no querer compartir.
Señor, ten piedad.
2. – Señor quiero pedirte perdón por no escuchar a los niños que sufren.
Cristo, ten piedad.
3. – Señor, quiero pedirte perdón por no escuchar a mis padres que me dan todo, mientras otros niños viven trabajando para comer.
Señor, ten piedad.


EVANGELIO / Lc 3, 1-6 Lucas:

Lucas: ¡Hola, amigos y amigas! Soy el evangelista Lucas. Este curso os voy a acompañar muchos domingos.
Niño 1: ¡Qué bien, Lucas! ¿Y qué nos vas a contar hoy?
Lucas: Hoy os hablaré de un amigo de Jesús que intentó prepararle el camino; se llamaba Juan. Escuchad: en el año 15 del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías en el desierto.
Niño 2: ¡Sabes muchas cosas; has debido de estudiar un montón!
Lucas: Sí que he estudiado bastante. Yo era médico y lo dejé todo para explicar a los demás lo bueno que era Jesús.
Niño 3: Y ¿ qué nos puedes decir de Juan ?
Lucas: Juan también lo dejó todo. Vivía en el desierto y bautizaba en el río Jordán a quienes querían convertirse para recibir bien a Jesús. Decía a la gente que preparan el camino al Señor, que allanaran los senderos, que cambiaran el corazón, que se convirtieran…

Palabra de Dios.


PETICIONES

1 – Por los niños que están pendientes de los videojuegos, televisiones y otras muchas cosas, paro que busquen y encuentren nuevas formas de diversión y aprendan que lo más importante es saber compartir. Roguemos al señor.
2 – Por los pueblos que sufren la guerra y la violencia para que se oigan sus gritos de paz. Roguemos al señor.
3 – Por los que no escuchan la palabra de dios. Para que abran sus oídos confiadamente a lo llamada a una vida nueva. Roguemos al señor.
4- – Para que en la catequesis sepamos escuchar a los catequistas y oigamos en ellos la voz de Jesús. Roguemos al Señor.
5. – Por nuestra comunidad parroquial para que este siempre en camino, dispuesta paro ayudar siempre a los demás, especialmente a los más pobres. Roguemos al señor.


          ACCIÓN DE GRACIAS:

Señor, gracias por tantas cosas buenas que nos das para que crezcamos.
Gracias por nuestra familia que nos hace crecer en el amor.
Gracias por nuestros profesores que nos ayudan a crecer en la cultura.
Gracias por nuestros catequistas y sacerdotes que nos ayudan a crecer en la fe.


ORAR

Tengo sed del Dios Vivo
Podría seguir así, ir tirando más o menos..
¿Por qué complicarme la vida?
Tampoco es para tomárselo tan en serio ¿no?
Pero tengo sed del Dios vivo.

Quisiera no tener que elegir
no tener que tomar una decisión,
preferiría no hacer una opción.
¿Para qué tanta exigencia?
Tampoco es para ponerse tan radical ¿no?
Pero tengo sed del Dios vivo.

Hasta aquí he llegado, y aquí me paro
a mí que no me despierten, estoy cansado.
Ya está bien ¿no? Total… ¿para qué?
Pero tengo sed del Dios vivo.

No quisiera renunciar a nada.
¿No sería mejor apuntarse a todo?
Sin decidirse por nada,
sin arriesgar nada.
Pero tengo sed del Dios vivo.

Pienso que Jesús fue un buen hombre
que dijo cosas buenas y las hizo,
lo mataron cruel e injustamente.
Soy un admirador de su figura histórica.
Pero tengo sed del Dios vivo.
Creo en Cristo y en su mensaje,
la suya sí que es verdadera religión.
Creo que tengo fe,
a pesar de tanta duda y confusión
creo que aún me queda esperanza
a pesar de lo que veo.
Pero tengo sed del Dios vivo.

Soy bastante religioso a mi manera.
Ni soy un santo de altar
ni una mala persona, creo yo.
Un cristiano de siempre, de toda la vida
vamos, como todos
un tanto rutinario
y no muy cumplidor, es verdad.
Pero tengo sed del Dios vivo.


ADVIENTO 1ºC / YO ESPERO

Ver más en esta misma página web ADVIENTO 1B
Ver más en esta misma página web Iº DE ADVIENTO (A)

Adviento

-es una invitación a esperar con alegría el nacimiento de Jesús;
-es una llamada a vivir con ilusión la fe en Jesús.
-es una llamada a que nazca algo bueno en nuestro corazón.

 

 

Cuatro domingos de preparación y espera,cuatro plantas, que iremos poniendo delante del altar; cada domingo una planta.

Estas plantas nos recuerdan una vida que va a nacer en Belén y expresan la vida que hay dentro de nosotros 

 

           CANCIÓN CON GESTOS PARA EL ADVIENTO

TEXTOS: —————————

Todo lo hago mal. Estoy lleno de dudas, no puedo creer. Ya no puedo cambiar. ¿Para qué pedir al Señor, si no me escucha? Después de esta desgracia, este fracaso, este cambio…, todo se me ha venido abajo… No puede ser que Dios me ame.

Son pecados contra el Adviento y pecados graves. Es un gran pecado no creer en uno mismo, no creer en la esperanza, no creer en el amor.

No basta con creer en Dios. Hay que creer que Dios es amor. Y hay que creer que Dios te ama, no por tus méritos, sino porque Dios es amor.

Tienes que creer que Dios se enternece cuando te mira.

Tienes que creer que Dios está contigo y alienta en ti su Espíritu, para hacer de ti algo nuevo y valioso, algo único.

Tienes que creer que Dios sigue confiando en ti y llamando a tu puerta. Atrévete a abrir y deja que tu casa se llene toda de luz y de calor.

UNA CANCIÓN

ORACIÓN: —————————

Tu poder multiplica / la eficacia del hombre,
y crece cada día, entre sus manos, la obra de tus manos.

Nos señalaste un trozo de la viña
y nos dijiste: «Venid y trabajad».
Nos mostraste una mesa vacía
y nos dijiste: «Llenadla de pan».

Nos presentaste un campo de batalla
y nos dijiste: «Construid la paz».
Nos sacaste al desierto con el alba
y nos dijiste: «Levantad la ciudad».

Pusiste una herramienta en nuestras manos
y nos dijiste: «Es tiempo de crear».
Escucha a mediodía el rumor del trabajo
con que el hombre se afana en tu heredad.


Ver más en esta misma página web ADVIENTO 1B
Ver más en esta misma página web Iº DE ADVIENTO (A)