ASCENSIÓN DE JESÚS


MONICIÓN ¿? HOMILÍA ¿?

-Entrevistadora: En la entrevista de esta semana tenemos a un invitado muy especial, a Jesús de Nazaret.
Buenos días Jesús y bienvenido a nuestro programa.
-Jesús: Buenos días.
-Entrevistadora: Han pasado 40 días de tu resurrección y nos hemos enterado de que hoy algo importante va a ocurrir en tu vida, la Ascensión.
– ¿Dónde va a tener lugar?
-Jesús: En Galilea, en un monte.
-Entrevistadora: ¿A quiénes has convocado allí?
-Jesús: a los once discípulos.
-Entrevistadora: ¿Qué significa la Ascensión? Nos lo puedes explicar con palabras que podamos entender esta fiesta.
-Jesús: Ha terminado mi tiempo de estar en la tierra y vuelvo al Padre.
-Entrevistadora:  Entiendo, subir al cielo es ir a Dios Padre.
– ¿Qué más es la Ascensión?
-Jesús: Comienza el tiempo del Espíritu. Me voy pero me quedo siempre con vosotros.
-Entrevistadora: ¡Qué buena noticia! Nunca estamos solos.
– ¿Algo más es la Ascensión?
-Jesús: Subir, superarse, no rendirse, resistir, cambiar a mejor, ser positivo, levantar la mirada más allá de lo inmediato de cada día. No detenerse, caminar día a día hacia la meta, hacia Dios.
-Entrevistadora: Una última pregunta: ¿Qué misión les dejas a tus seguidores?
 -Jesús: Ser discípulos misioneros, testigos de la bondad de Dios, vivir con compasión, mantener viva la esperanza, no rendirse ante el poder del mal…
-Entrevistadora: ¡¡Genial!! Muchísimas gracias por tus palabras.

No pongo punto y final a la entrevista sino punto y seguido porque seguro que continuaremos en otra ocasión.
¡Adiós Jesús! ¡¡Buen viaje!!


No es lo mismo marcharse, que huir.  Jesús no se fue para evadirse de… La realidad es más amplia que aquello que abarcan nuestros sentidos.
Esta presencia nueva significa vivir y amar más intensamente, compartir más plenitud.
Es una inyección de ánimo para los que vacilan.
Por ello animó a sus discípulos a guardar y reproducir todo lo que les había enseñado.
Para que los demás reconocieran su presencia en ellos y creyeran que el amor y la vida no tienen fecha de caducidad. La ascensión empieza en el pesebre y acaba en la Cruz.


Cuando Jesús volvió a su casa, al cielo y se sentó a la derecha del Padre, los ángeles celebraron una fiesta para darle la bienvenida.
Había globos, pancartas, confetti, música y un gran cartel que decía: Bienvenido a casa. Misión cumplida”.
Uno de los ángeles le hizo una entrevista sobre su estancia en el mundo de los hombres para el periódico local.
-Y ahora que tú, Jesús, has dejado la tierra, ¿quién va a continuar tu tarea?
-Once hombres que me aman, contestó Jesús.


-Después de hablarles el Señor Jesús subió al cielo…

Sube Jesús y con Él sube la condición humana.
Sube Jesús y sube nuestra esperanza en un mundo más humano.
Sube Jesús y sube nuestro espíritu de servicio, el altruismo y la solidaridad.
Sube Jesús y bajan el egoísmo, la prepotencia, la indiferencia, la ambición la explotación.
Como Jesús, tengamos los ojos siempre alzados al cielo, pisando fuerte la tierra y arrimando el hombro a la tarea que nos dejó: la construcción del reino.


PAUTAS PARA LA EUCARISTÍA


SALUDO

Muy buenos días a todos y bienvenidos a nuestra eucaristía de todos los domingos.
Seguimos celebrando el amor de Dios que perdona todos nuestros pecados y nos ayuda a vivir la vida con alegría y felicidad.
Hoy es el Domingo en el que recordamos la Ascensión de Jesús al cielo.
Después de resucitar Jesús convive con sus amigos y sube al cielo, dejándonos a los cristianos en la tierra para continuar su misión, para repartir su amor a todos los hombres y mujeres.

Hoy también vamos a recordar al grupo de niños y niñas de la parroquia que este mes reciben la Comunión y quieren participar en la mesa de Jesús.


PETICIONES DE PERDÓN

• Jesús, tú que ascendiste al cielo y estás sentado a la derecha de Dios
Padre, SEÑOR, TEN PIEDAD.
• Jesús, tú que vives junto a Dios Padre rezando por todos nosotros,
CRISTO TEN PIEDAD.
• Jesús, tú que nos envías a proclamar el evangelio del amor a todos los hombres y mujeres del mundo, SEÑOR, TEN PIEDAD.


Lecturas Ascensión del Señor 

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (1,1-11):

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios.
Una vez que comían juntos, les recomendó: «No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo.»
Ellos lo rodearon preguntándole: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?»
Jesús contestó: «No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo.»
Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndolo irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse.»   

 Palabra de Dios



Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (1,17-23):
Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro. Y todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia como cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud del que lo acaba todo en todos.
           Palabra de Dios
 
Conclusión del santo evangelio según san Marcos (16,15-20):
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en m¡ nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos. »Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.       Palabra del Señor

Conclusión del santo evangelio según san Lucas (24,46-53):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto.»
Después los sacó hacia Betania y, levantando las manos, los bendijo. Y mientras los bendecía se separó de ellos, subiendo hacia el cielo. Ellos se postraron ante él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios. Palabra del Señor


PETICIONES

Para que los cristianos unidos al Papa Francisco sigamos siendo fieles al mandato de Jesús de enseñar el mensaje de amor a todos los hombres y mujeres del mundo, ROGUEMOS AL SEÑOR.
1• Por todas las personas que lo pasan mal, que sufren o tienen problemas, para que Jesús ponga a su lado personas buenas que les ayuden, ROGUEMOS AL SEÑOR.
2* Por la paz en el mundo, la paz que Jesús nos dio, la paz que todos debemos construir. Roguemos al Señor.
3• Pedimos a la Virgen que nos proteja en nuestro caminar por la vida y no nos abandone en nuestros problemas y dificultades, ROGUEMOS AL SEÑOR.
4• Pedimos por los niños que se preparan en catequesis para celebrar la Comunión, para que tengan siempre a Jesús como amigo. ROGUEMOS AL SEÑOR.
5* Hoy pedimos por nuestras familias para que vivan como hijos de Dios y el Señor las bendiga con su amor y misericordia. ROGUEMOS AL SEÑOR.


PETICIONES 2

Responderemos: QUE TU PALABRA LLEGUE A TODOS

1.- Por la Iglesia, para que no se canse de caminar y proclame el evangelio al mundo entero. OREMOS
2.- Por todos los dirigentes de las naciones; para que favorezcan los medios de diálogo, de convivencia, de comprensión, para conducir hacia la paz a todos los pueblos. OREMOS
3.- Por los profesionales de los medios de comunicación, para que mediante el testimonio de los creyentes promuevan programas que respeten siempre la dignidad y el valor de la persona humana. OREMOS.
4.- Por todos los enfermos, por todos los que sufren, para que reciban el cuidado, el cariño y la dedicación que, como personas, necesitan y merecen. OREMOS.
5.- Por todos nosotros, para que escuchando tu palabra podamos ser tus testigos. OREMOS.


ACCIÓN DE GRACIAS
Te vas, Jesús, pero te quedas…

 .* Señor Jesús, en el silencio de esta Eucaristía te sentimos cercano. Hemos celebrado que te vas pero te quedas…. y nos dejas la tarea de ser personas iluminadas en un mundo donde no abunda la esperanza.
* Nos pides:- que mostremos un amor desinteresado en medio de un mundo egoísta.
– que seamos testigos, de los valores que no acaban, en un mundo materialista.
* Nos invitas a todos, mayores, jóvenes y niños, cada uno en su ambiente, a que seamos cristianos tan convencidos de nuestra fe que la comuniquemos de palabra y de obra con un estilo de vida que resulte creíble y convincente a todos.
-Gracias, Señor, Jesús, por los jóvenes optimistas y de mirada limpia.
-Gracias por los niños que aportan ternura y sencillez a nuestro mundo.
-Gracias, Señor, Jesús, porque te vas pero te quedas en ellos, en nosotros, para seguir mostrándonos un camino capaz de llenarnos de esperanza, de fuerza, de gozo y de confianza.
-Gracias, Señor, porque te vas pero te quedas y recorres cada día a grandes pasos los caminos de los hombres y mujeres con esperanza.  J.G.


Cuento: “Olimpíadas especiales”

“Hace algunos años, en las olimpíadas para personas con discapacidad de Seattle, también llamadas Olimpíadas especiales, nueve participantes, todos con deficiencia mental, se alinearon para la salida de la carrera de los cien metros planos.

A la señal, todos partieron, no exactamente disparados, pero con deseos de dar lo mejor de sí,
terminar la carrera y ganar el premio.

Todos, excepto un muchacho, que tropezó en el piso, cayó y rodando comenzó a llorar…

Los otros ocho escucharon el llanto, disminuyeron el paso y miraron hacia atrás. Vieron al muchacho en el suelo, se detuvieron y regresaron… ¡Todos!

Una de las muchachas, con síndrome de Down, se arrodilló, le dio un beso y le dijo: «Listo, ahora vas a ganar». Y todos, los nueve competidores entrelazaron los brazos y caminaron juntos hasta la línea de llegada.

El estadio entero se puso de pie y en ese momento no había un solo par de ojos secos. Los aplausos duraron largos minutos, las personas que estaban allí aquél día, repiten y repiten esa historia hasta hoy.
(Juan Camilo López)


ASCENSIÓN

¡Adiós, Jesús!. ¡ Buen viaje ! También nosotros nos parecemos a esos galileos que te ven marchar hacia tu Padre y se quedan plantados mirando al cielo. Pero ahora es preciso mirar al suelo, mirarnos sin miedo, y correr la voz, tu voz, Señor. No son momentos para construir castillos en el aire, ni para soñar. Hoy no se puede estar, sin más, mirando al cielo, pues cada día tiene su trabajo.
Te has ido y nos has dejado un encargo: Cambiar el mundo desde los cimientos, poniendo, cada uno, nuestro propio esfuerzo. Has dejado mucho bien por hacer en nuestras manos. No podemos ser cristianos de nuestro tiempo, Señor, si todavía queremos escondernos entre nuestros miedos y nuestros complejos. Es necesario dejar muchas palabras en nuestras casas y empezar a hablar el lenguaje de los hechos. Señor, es tiempo de despertar.
Mientras subes, Señor, nosotros levantamos nuestras vidas sin sentido, nuestros fracasos en silencio, nuestro corazón en soledad, nuestros problemas y cansancio. Te vas, pero no permitas que sigamos viviendo sin razones.
Guarda nuestra vida y súbela a la altura de la tuya.
Guarda nuestra vida y dale alas que superen las caídas.
Guarda nuestras entradas y salidas, nuestras ganas de comenzar de nuevo y vivir desde la altura.
¡ Adiós, Jesús !, ¡ Buen viaje !.


Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.