DOMINGO XIX (A)

DOMINGO XIX (A)   «SOY YO»

La tempestad, el viento y sobre todo el miedo nos hacen confundir a Jesús con un fantasma.

Dios no crea los fantasmas, ni las tormentas, ni el sufrimiento, ni las amenazas de muerte; de todo eso se encarga la dura realidad…El miedo, ayer y hoy, crea fantasmas. Pero del interior de lo que toman por un fantasma sale una voz conocida: “No temáis, soy yo”.


El episodio evangélico de hoy tiene validez en todo tiempo tanto a nivel personal como comunitario. Es una lección de la necesidad de la fe ante las crisis, las dudas y los fantasmas del miedo. Nos ronda el miedo, la desesperanza, la desconfianza,….

«Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!».
-Una barca de los discípulos zarandeada por el mar de fondo
-en medio de una noche cerrada y 
-muy lejos de tierra.
-El «viento contrario» que les impide avanzar.
-Los discípulos están solos; no está Jesús en la barca.


JESÚS SE ACERCA

-Los discípulos no lo reconocen
-aterrados, comienzan a gritar llenos de miedo.
-su miedo no está provocado por la tempestad, sino por su incapacidad para descubrir la presencia de Jesús en medio de aquella noche horrible.

El verdadero drama del cristiano, de la Iglesia, comienza cuando su corazón es incapaz de reconocer la presencia salvadora de Jesús en medio de la crisis, y de escuchar su grito: «Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!».


PARA LA EUCARISTÍA

SALUDO:

Las lecturas de esta domingo nos van a llevar a la montaña y también al mar. Inmediatamente después del relato de la multiplicación de los panes y los peces que escuchábamos el domingo pasado el evangelista San Mateo nos presenta a Jesús retirándose a la montaña y en la inquietud del mar de cada uno de nosotros. También en medio de nuestra reunión.

Hoy nos invita a ser brisa suave para los demás y nos pide que le acompañemos y subamos a la barca. Si algo falla él nos va a susurrar al oído: “No tengáis miedo”.

El mismo Dios nos invita a su mesa. Bienvenidos.

PERDÓN:

  1. Tú, el Dios de la felicidad. Señor, ten piedad.
  2. Tú, el Dios del amor. Cristo, ten piedad.
  3. Tú, el Dios de la Paz. Señor, ten piedad.

PETICIONES:

Presentemos nuestras necesidades al Señor, diciendo: ESCÚCHANOS, SEÑOR.

  1. Por la paz entre todos los hombres y mujeres del mundo, por los gobernantes de todas las naciones. Oremos.
  2. Por los viven en la soledad y en la enfermedad, por los que se encuentran dominados por la angustia, para que sepan escuchar la voz de Dios en su vida, cada día. Oremos.
  3. Por los que se encuentran en el paro y no pueden disfrutar de unos dias de vacaciones. Oremos.
  4. Por los difuntos de nuestras familias y por los que han muerto recientemente. Oremos.
  5. Por nosotros y por todos los cristianos que, como nosotros, se reúnen hoy para celebrar la Eucaristía, para que sepamos ayudarnos y animarnos a vivir la fe de forma comprometida. Oremos

LECTURAS DEL DOMINGO

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes (19,9a.11-13a):

En aquellos días, cuando Elías llegó al Horeb, el monte de Dios, se metió en una cueva donde pasó la noche. El Señor le dijo: «Sal y ponte de pie en el monte ante el Señor. ¡El Señor va pasar!»
Vino un huracán tan violento que descuajaba los montes y hizo trizas las peñas delante del Señor; pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, vino un terremoto; pero el Señor no estaba en el terremoto. Después del terremoto, vino un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego. Después del fuego, se oyó una brisa tenue; al sentirla, Elías se tapó el rostro con el manto, salió afuera y se puso en pie a la entrada de la cueva.

                                                                                     Palabra de Dios

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (9,1-5):

Digo la verdad en Cristo; mi conciencia, iluminada por el Espíritu Santo, me asegura que no miento. Siento una gran pena y un dolor incesante, en mi corazón, pues por el bien de mis hermanos, los de mi raza según la carne, quisiera incluso ser un proscrito lejos de Cristo. Ellos descienden de Israel, fueron adoptados como hijos, tienen la presencia de Dios, la alianza, la ley, el culto y las promesas. Suyos son los patriarcas, de quienes, según la carne, nació el Mesías, el que está por encima de todo: Dios bendito por los siglos. Amén.

                                                                                                            Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (14,22-33):

Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma.
Jesús les dijo en seguida: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!»
Pedro le contestó: «Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.»
Él le dijo: «Ven.»
Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame.»
En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: «¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?» En cuanto subieron a la barca, amainó el viento.
Los de la barca se postraron ante él, diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios.»

                                                                                               Palabra del Señor


NO TENGAS MIEDO:

NO tengas miedo
a los que amenazan,
a los que se burlan,
a los que quieren dañar vuestra dignidad

Rebélate,
manifiesta en todos los sitios,
a tiempo y a destiempo,
tu fe en la vida y en la hermandad,
adquirida al abrigo de Dios Padre,
al lado de Jesús,
en el seno de la comunidad.

No tengas miedo
a los que ocultan la verdad
o creyéndose dueños de ella,
la manipulan, dosifican y venden.

No tengas miedo
a los que con el arma de la mentira
quieren dominar pueblos y personas.
Haz de esa fe
un gozo personal diario,
un estandarte de libertad,
una fuente de vida,
un banquete compartido,
una canción de esperanza,
tu reivindicación más sentida.

No tengas miedo
a los que por eso puedan castigarte,
retirarte el apoyo,
privarte del trabajo,
ignorar tu presencia,
ignorar tu historia, golpear tu debilidad,
hacerte mal.

No tengas miedo.
Fíate de Jesús, sé valiente, lucha.
Fíate de Dios Padre, acude a él.
Estás invirtiendo la vida
en el proyecto más grande y más maravilloso
puesto en nuestras manos.

¡No tengas miedo!


¡Cuéntame un CHISME!

«En la antigua Grecia Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría. Un día vino alguien a encontrarse con el gran filósofo, y le dijo:
– ¿Sabes lo que acabo de oír sobre tu amigo?
– Un momento, respondió Sócrates, antes de que me lo cuentes, me gustaría hacerte una prueba, la de los tres filtros.

– ¿Los tres filtros?
– Sí,-continuó Sócrates– antes de contar cualquier cosa sobre los otros, es bueno tomar el tiempo de filtrar lo que se quiere decir. Lo llamo el test de los tres filtros. El primer filtro es la verdad. ¿Has comprobado si lo que me vas a decir es verdad?
– No, sólo lo escuché.
– Muy bien. Así que no sabes si es verdad.
Continuamos con el segundo filtro, el de la bondad. Lo que quieres decirme sobre mi amigo, ¿es algo bueno?
– ¡Ah, no! Por el contrario.
– Entonces, cuestionó Sócrates, quieres contarme cosas malas acerca de él y ni siquiera estás seguro de que sean verdaderas. Tal vez aún puedes pasar la prueba del tercer filtro, el de la utilidad.
¿Es útil que yo sepa lo que me vas a decir de este amigo?
– Pues, no.
– Entonces, concluyó Sócrates, 
si lo que ibas a contarme no es ni cierto, ni bueno, ni útil; ¿por qué querías decírmelo?


 

 

DOMINGO XVIII (A)


+ DIOS convida a todos al «Banquete» del Reino…
-A los que viven el margen de la vida y de la historia,
-a los que tienen hambre de amor y de justicia,
-a los que viven hundidos en la desesperación,
-a los que el mundo condena y margina,
-a los que no tienen pan en la mesa, ni paz en el corazón, todos ellos están también convidados a la Mesa del Rey


INTERESANTE SABER QUE…..

* Junto al lago, los alimentos básicos de la gente, eran el pan y los peces.
* Los libros de la Ley eran cinco; y dos el resto de la Escritura: Profetas y Escritos.
* El número siete (5+2) símbolo de plenitud en la biblia.
* El número de los que comieron (cien grupos de cincuenta) es simbólico.
* Los doce cestos de sobras: Las doce tribus: es ese pan compartido el que debe alimentar al nuevo pueblo de Dios.
* La mirada al cielo: Dios es el único dueño, a Él hay que agradecer el don.
* Recostarse en la hierba…los esclavos comían de pie.
 

LECTURAS DEL DOMINGO 

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (55,1-3):

Así dice el Señor: «Oíd, sedientos todos, acudid por agua, también los que no tenéis dinero: venid, comprad trigo, comed sin pagar vino y leche de balde. ¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta, y el salario en lo que no da hartura? Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos. Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme, y viviréis. Sellaré con vosotros alianza perpetua, la promesa que aseguré a David.»

                                                                                                     Palabra de Dios


Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,35.37-39):

¿Quién podrá apartar nos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada? Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

                                                                                                                  Palabra de Dios

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (14,13-21):

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.»
Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.»
Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.»
Les dijo: «Traédmelos.»
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.
                                                                                                           Palabra del Señor

La eucaristía es memoria de Jesús que se partió y repartió.
Al partirse y repartirse, hizo presente a Dios que es don total.
El pan que verdaderamente alimenta, no es el pan que se come, sino el pan que se da.

 


PARA LA EUCARISTÍA


MONICIÓN DE ENTRADA

Hemos llegado de nuevo al día del Señor, y fieles a la cita buscamos su encuentro en este primer domingo de Agosto. Si hay algo que hoy resplandezca sobre todo es: «la Gran Misericordia de Dios». Él es: regalo, entrega, alimento, seguridad. Pero también, es el momento para tomar conciencia de cómo anidan estas actitudes en nuestro corazón. Hoy, le pedimos que nos conceda la gracia de reconocer nuestro egoísmo, nuestra falta de solidaridad para con los hermanos. Y para que nos infunda esa generosidad que nos muestra toda la liturgia de este domingo.

                                                           PETICIONES

Reunidos para compartir el misterio de nuestra redención, pidamos al Señor para que todo el mundo se llene de sus bendiciones y su vida.
R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

1. Por la Iglesia, el Papa y todos los responsables de la pastoral para que no escatimen esfuerzos a La hora de ofrecer sus servicios a los demás. OREMOS.
R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

2.- Por la paz de los pueblos, la paz de las familias, la paz de las personas, para que no olviden que esa paz no se consigue luchando sino amando. OREMOS.
R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

3.- Por los ancianos que se quedan solos durante el verano, para que encuentren sitio donde se les atienda y se les acompañe. OREMOS.
R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

4.- Por los que carecen de trabajo, casa, alimento, para que encuentren esa mano tendida que les ayude a suavizar su situación. OREMOS.
R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

5.- Para que todos los cristianos dondequiera que nos encontremos sepamos acoger a todos y afianzarnos en la fe y en la unidad. OREMOS.
R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

6.- Por todos los que nos hemos reunido para compartir la mesa del Señor, para que sepamos hacer buen uso de los bienes que Dios nos regala cada día y los repartamos con la mayor generosidad. OREMOS.

R.- DANOS UN CORAZÓN COMPASIVO, SEÑOR.

 

Atiende Señor las súplicas de todos los que confiamos en tu infinita misericordia. No mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


¡DINOS, SEÑOR!

Cinco panes y dos peces, cuando hay fe y buena disposición para compartir, son suficientes para colmar y calmar las aspiraciones y las carencias de aquellos/as que llaman a nuestra puerta. Lo más fácil…escurrir el bulto. Lo más necesario y efectivo: hacer frente a tantas situaciones que son las nuevas caras y los nuevos rostros de hambre que caminan a nuestro lado.

¡DÍNOS, SEÑOR!
Dónde ir y a quien alimentar con nuestras presencias y palabras,
con nuestros gestos y compromiso.
Los nombres y las calles donde multiplicar y hacer presente
el pan y los peces de nuestra misericordia y delicadeza.
Los corazones solitarios necesitados de la masa
y la harina que es el pan de nuestra compañía.

 ¡DÍNOS CÓMO!
Permanecer atentos al sufrimiento humano
sin necesidad de huir despavoridos en dirección contraria.
Compartir parte de nuestra riqueza sin, a continuación,
mirar el vacío o la ansiedad que dejó en nuestros bolsillos.
Salir de nosotros mismos sin pensar que es de necios
poner en la mesa de la fraternidad el pan fresco de cada mañana
o las horas gratuitamente gastadas.
Cómo hacer posible ante los ojos del mundo la justicia cuando,
cada día que pasa, parece utópico y poco menos que un imposible

¡DÍNOS, SEÑOR!
Una palabra ante la situación de la violencia,
para poder llevar el pan de la PAZ
Una palabra ante el drama del egoísmo,
para que podamos ofrecer los peces de la hermandad
Una palabra ante la enfermedad,
para que inyectemos el pan de la solidaridad

¡DÍNOS CÓMO!
Dar de comer a quien no pide precisamente tu pan,
sino aquel otro que perece y que en esta vida caduca:
Presentar el mensaje de tu vida,
cuando hay tanta hartura de golosinas
que embaucan, endulzan y malogran el paladar de la humanidad.
Trabajar, y no caer en ese empeño,
para que la fuerza del hombre no esté en lo que aparentemente se multiplica
sino en aquello que, por dentro, de verdad le enriquece y que en el mundo escasea.

¡DÍNOS TÚ, SEÑOR! ¡DÍNOS CÓMO, SEÑOR!
¡Cómo con tan poco, pudiste Tú hacer tanto!
cuando, nosotros con tanto, llegamos a tan poco.

 


 

DOMINGO XVII (A)

 

Con el evangelio de hoy termina el discurso de las parábolas de Mt 13.
Este pasaje recoge tres parábolas con una breve explicación y, una conclusión de todo el discurso de estos tres últimos domingos.

 

JORNADA POR LOS
AFECTADOS DE LA PANDEMIA

Monición de entrada

        Reunidos para la celebración de nuestra fe en el domingo, día del Señor, abrimos nuestro corazón a la Palabra de Dios. Hoy queremos, tener presentes a todos los afectados por esta pandemia y, de modo especial, con motivo de este día de los santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, a nuestros mayores, que han sido duramente golpeados por la covid-19.

         Vamos a dar gracias a Dios por nuestros mayores, también vamos a pedir por ellos, por todo lo que ellos nos dan y, en especial, por la herencia de la fe.

         Participemos todos en esta celebración de forma activa, el testimonio de nuestros mayores nos ayudará a renovar y fortalecer el tesoro de la fe.

 Acto penitencial

  • Tú, que nos das el don del perdón y de la paz. Señor, ten piedad.
  • Tú, que nos diste ejemplo de gratitud y obediencia a Dios Padre. Cristo, ten piedad.
  • Tú, que aceptas nuestra acción de gracias por todos tus beneficios. Señor, ten piedad.


Cuenta la leyenda, que el rey Salomón tenía que tomar una decisión muy importante. Reunió a todas las criaturas existentes para que le aconsejaran.
Salomón tenía en la mano una hermosa copa que estaba llena del agua de la vida para siempre. El que bebiera de esa agua no moriría, viviría siempre.
Todas las criaturas estuvieron de acuerdo en que el rey debería beberla y vivir para siempre.

Pero la paloma no había llegado.
Cuando llegó la paloma, Salomón le preguntó su opinión y ésta le dijo: Señor, si mi compañero muere yo también debo morir. ¿De qué me serviría vivir siempre y ser inmortal si todos mueren y muere todo lo que yo amo?
Escuchado el consejo de la paloma, Salomón derramó el agua de la vida sin fin y no la probó.

Sí sabemos, lo que pidió.

“Da a tu siervo un corazón que sepa escuchar para juzgar a las personas y distinguir el bien del mal”.

Vivimos en una sociedad que vive de seguridades. Se asegura contra todo. Se asegura incluso contra el riesgo de mal tiempo durante las vacaciones. El más importante y frecuente es el seguro de vida. Pero reflexionemos un momento: ¿a quién le es útil un seguro tal y contra qué nos asegura? ¿Contra la muerte? ¡Ciertamente no! Asegura que, en caso de muerte, alguien reciba una indemnización.

El reino de los cielos es también un seguro de vida y contra la muerte, pero un seguro real, que sirve no sólo a quien se queda, sino también a quien se va, a quien muere. «Quien cree en mí, aunque muera, vivirá», dice Jesús.

Estar dispuestos, si es necesario, a cualquier sacrificio. No para pagar el precio del tesoro y de la perla, que por definición son «sin precio», sino para ser dignos de ellos.

No se dice en la parábola que «un hombre vendió todo lo que tenía y se puso en busca de un tesoro escondido». Sabemos cómo acaban estas historias.

No: un hombre halló un tesoro y por ello vendió todo lo que tenía para adquirirlo. Hay que haber encontrado el tesoro para tener la fuerza y la alegría y vender todo. .


LECTURAS DEL DOMINGO

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes (3,5.7-12):

En aquellos días, el Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: «Pideme lo que quieras.»
Respondió Salomón: «Señor, Dios mío, tú has hecho que tu siervo suceda a David, mi padre, en el trono, aunque yo soy un muchacho y no sé desenvolverme. Tu siervo se encuentra en medio de tu pueblo, un pueblo inmenso, incontable, innumerable. Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues, ¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan numeroso?»
Al Señor le agradó que Salomón hubiera pedido aquello, y Dios le dijo: «Por haber pedido esto y no haber pedido para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus enemigos, sino que pediste discernimiento para escuchar y gobernar, te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti.»

Palabra de Dios

 

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,28-30):

Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien: a los que ha llamado conforme a su designio. A los que había escogido, Dios los predestinó a ser imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito de muchos hermanos. A los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó.

Palabra de Dios

Evangelio
Lectura del evangelio según san Mateo (13,44-52):

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra. El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido.

Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?»
Ellos le contestaron: «Sí.»

Él les dijo: «Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.»

Palabra del Señor


Oración de los fieles

1. Que la Iglesia se mantenga en la alegría o la recupere si la perdió, para que pueda anunciar el Evangelio como una noticia buena para el mundo.

2. Por todas las personas que viven en la resignación y han dejado de buscar, vencidos por el fatalismo. Que recuperen la capacidad de soñar.

3. Para que nosotros, los creyentes en Jesús, no perdamos la capacidad de sorprendernos y vivamos abiertos a la novedad del Reino que se hace presente en cualquier momento, en medio de la vida de cada día.

4. Para que realmente hagamos la experiencia del encuentro con Jesucristo y sea éste el tesoro en función del cual vivamos todo lo demás.

• Que seamos unos cristianos alegres y esperanzados, sin falsos optimismos ni pesimismos, testigos creíbles para una nueva evangelización.
______________________________________________________________________________

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
(Santos Joaquín y Ana, padres de la bienaventurada Virgen María)

Jornada por los afectados de la pandemia
(Se pueden añadir algunas de las siguientes a las habituales del domingo)

A . Por el personal médico y de enfermería, responsables sanitarios, por todos los que ofrecieron su trabajo profesional o voluntario con generosidad, para que sea reconocida su entrega y dedicación. Roguemos al Señor

B. Por los difuntos, especialmente los fallecidos en los hospitales y en las residencias de ancianos, por las familias que no pudieron acompañar y despedir a sus seres queridos, para que el Dios de la vida los acoja en su presencia y a sus allegados los llene de consuelo, fortaleza y esperanza. Roguemos al Señor.

Te presentamos, Padre, estos nuestros deseos y ponemos toda nuestra confianza en ti.

 

DOMINGO XVI (A)


A ESO.. LLÁMALO..

A eso de caer y volver a levantarte.
De fracasar y volver a comenzar.
De seguir un camino y tener que torcerlo.
De encontrar el dolor y tener que afrontarlo.
A eso no lo llames adversidad,
Llámalo sabiduría.

A eso de sentir la mano de DIOS
Y saberte impotente.
De fijarte una meta y tener que seguir otra.
De huir de una prueba y tener que encararla.
De planear un vuelo y tener que recortarlo.
De aspirar y no poder, de querer y no saber,
De avanzar y no llegar.
A eso no lo llames castigo,
Llámalo enseñanza.


«El reino de los cielos se parece
-a un hombre que sembró buena semilla en su campo;
-“El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza
-“El reino de los cielos se parece a la levadura


-Jesús critica la prisa de los Apóstoles con TRES PARÁBOLAS:

EL TRIGO Y LA CIZAÑA

  La Parábola nos revela DOS ACTITUDES:
-La Impaciencia de los hombres: «Señor, ¿quieres que arranquemos la cizaña?»
La Paciencia de Dios: «Dejadlos crecer juntos hasta la siega…»
-Dios no quiere la destrucción del pecador y la segregación de los malos.
«Dios es paciente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad y leal» (Sal 85)

-«Nuestra Historia de católicos, a veces, se ha convertido en Historia de arrancadores de cizaña, cuanto debería haber sido historia de perdón, de misericordia y de amor.»

* Olvidamos que el mal y el bien se mezclan en mundo, en la vida y en el corazón…
* Olvidamos que el Reino de Dios es un mundo de trigo y de cizaña, de guerra y de paz, de gozo e inquietud…

* Olvidamos que la cizaña de hoy podrá convertirse mañana en trigo para Dios…
* Olvidamos que incluso en cada uno de nosotros hay trigo y cizaña.
* Y Cristo también hoy continúa repitiendo: «Dejadlos crecer juntos hasta la siega».
* El Reino de Dios es una realidad irreversible, que está en un proceso de crecimiento en el mundo.

+ ¿Qué dice esta Parábola?

-Para los LÍDERES de la comunidad que quieren una comunidad perfecta de la noche a la mañana
-Para algunos PADRES que quieren ver a los hijos cambiados en un parpadeo de ojos
-Para ANIMADORES de movimientos o grupos pastorales, que quiere que todo el mundo actúe como ellos….


Las otras dos parábolas (LEVADURA, GRANO DE MOSTAZA) complementan el mensaje:

-Debemos ser la SIMIENTE DE MOSTAZA, pequeña, insignificante, pero que crece hasta anidar los pájaros en sus ramas.
-Debemos ser la LEVADURA, que fermenta toda la masa, el mundo en que vivimos…
Así transformaremos la CIZAÑA en TRIGO.
El Reino de Dios ya está presente entre nosotros, aunque mezclado con la cizaña, aunque pequeño como el grano de mostaza, o un poco de levadura…


LECTURAS DEL DOMINGO

Primera lectura
Lectura del libro de la Sabiduría (12,13.16-19):

Fuera de ti, no hay otro dios al cuidado de todo, ante quien tengas que justificar tu sentencia. Tu poder es el principio de la justicia, y tu soberanía universal te hace perdonar a todos. Tú demuestras tu fuerza a los que dudan de tu poder total, y reprimes la audacia de los que no lo conocen. Tú, poderoso soberano, juzgas con moderación y nos gobiernas con gran indulgencia, porque puedes hacer cuanto quieres. Obrando así, enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser humano, y diste a tus hijos la dulce esperanza de que, en el pecado, das lugar al arrepentimiento.

Palabra de Dios


Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,26-27):

El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios.

Palabra de Dios


Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,24-43):

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: «El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: «Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?» Él les dijo: «Un enemigo lo ha hecho.» Los criados le preguntaron: 

«¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él les respondió: «No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.»»

Les propuso esta otra parábola: «El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.»
Les dijo otra parábola: «El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para que todo fermente.»
Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré los secretos desde la fundación del mundo.»
Luego dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará sus ángeles y arrancarán de su reino a todos los corruptos y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su padre. El que tenga oídos, que oiga.»

Palabra del Señor


¿CUÁNTO PESA UN COPO DE NIEVE?

Dime, ¿Cuánto pesa un copo de nieve? -preguntó un gorrión a una paloma.
Nada de nada, le contestó.
Entonces, si es así debo contarte una historia, dijo el gorrión:
Estaba yo posado en la rama de un abeto, cerca de su tronco, cuando empezó a nevar. No era una fuerte nevada ni una ventisca furibunda. Nada de eso.

Nevaba como si fuera un sueño, sin nada de violencia. Y como yo no tenía nada mejor que hacer, me puse a contar los copos de nieve que se iban asentando sobre los tallitos de la rama en la que yo estaba. Los copos fueron exactamente 3.741.952. Al caer el siguiente copo de nieve sobre la rama que, como tú dices, pesaba nada de nada, la rama se quebró.

Dicho esto, el gorrión se alejó volando.
Y la paloma, se quedó cavilando sobre lo que el gorrión le había dicho.


PETICIONES

Padre, queremos ser fermento de tu Reino
· Que la Iglesia sea maestra en acogida e inclusión, que no caiga en el fácil recurso de dividir a las personas en buenas o malas porque esta división vulnera los criterios del Reino.

Padre, queremos ser fermento de tu Reino
· Que todos los seguidores de Jesús no nos olvidemos que nuestra seña de identidad no es la pertenencia a la Iglesia sino la práctica del amor al prójimo.

Padre, queremos ser fermento de tu Reino

· Que todos nosotros seamos conscientes que el Reino necesita nuestro trabajo, nuestro compromiso, nuestra acción para hacerse presente entre nosotros.
Padre, queremos ser fermento de tu Reino

· Que todos los hombres y mujeres que dedican este tiempo de vacaciones a cooperar con distintas Ongs y en distintas acciones, vivan su cooperación como esa semilla o grano que el Padre se encargará de fecundar.
Padre, queremos ser fermento de tu Reino

· Que seamos sensibles a la soledad de algunos mayores y enfermos, a la angustia de los refugiados, a la estrechez de vida de los parados, al dolor de los excluidos y a la pena de quienes han perdido a un ser querido.
Padre, queremos ser fermento de tu Reino

Padre bueno, con gozo acogemos tu invitación a ser fermento de humanidad en el corazón del mundo; haznos audaces y comprometidos, concédenos el Espíritu de tu hijo Jesús. Te damos las gracias por tu hijo Jesús.
                                                                                                                                                              Vicky Irigaray



 Enlace con la película LITTLE BOY 


DOMINGO XV (A)

 

La Liturgia de este DOMINGO XV (A) nos convida a reflexionar sobre la importancia de la PALABRA DE DIOS y nos exhorta a ser una «tierra buena» que acoja la Palabra y produzca frutos abundantes en la vida de cada día.


 

 

Jesús estaba encontrando dificultades en la aceptación de su Palabra.
– Había gente que no creía…
– Había gente que aunque simpatizaba con Jesús, luego se retiraba.
– Había gente que veía el mensaje de Jesús como una amenaza:
debían cambiar de vida, apartarse del poder, dejar las riquezas…por eso, hostilizaban y tramaban la muerte del mismo Jesús.

– Al final estaban quedando con Él solo algunos discípulos. Y hasta ellos tenían sus dudas…

 


JESÚS responde con la Parábola:

A pesar de los obstáculos,
la semilla no pierde su fuerza.
Dios lanza su semilla en todas las direcciones,
no la niega:
– ni a los pecadores endurecidos;
– ni a las personas superficiales;
– ni a las personas inmersas en las preocupaciones del mundo (placeres, negocios)…

 

 


Érase una madre que tenía tres hijos.

Cuando se fueron a la universidad les regaló una planta para que alegrara sus habitaciones. Al final del curso fue a ayudarles a recoger sus cosas. En la habitación del hijo mayor, la maceta sin planta estaba en un rincón. La tierra estaba cubierta de chicles. ¿Qué le ha pasado a la planta?, le preguntó la madre. Me olvidé de sacarla de la caja y cuando lo hice ya estaba muerta.

Cuando fue a recoger al segundo hijo, la planta estaba en una estantería. Sólo había dos palitos secos clavados en la tierra. ¿Eso es todo lo que queda de la planta?, le preguntó la madre. Oh, no quería que lo vieras. La planta estuvo muy hermosa hasta el día de Acción de Gracias. Después vinieron los trabajos, las fiestas y me olvidé de regarla.

Finalmente fue a ver a su tercer hijo. Y, oh sorpresa, la planta estaba verde y hermosa.

Tú no mataste la planta, dijo la madre.

Claro que no. La planta me recordaba tu amor y yo sabía que tú quieres que la riegue y la cuide. La he regado todos los días y como puedes ver ha crecido mucho.


LECTURAS DEL DOMINGO

PRIMERA LECTURA
Lectura del libro de Isaías (55,10-11):

Así dice el Señor: «Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.»
                                                  Palabra de Dios

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,18-23):

Sostengo que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá. Porque la creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios; ella fue sometida a la frustración, no por su voluntad, sino por uno que la sometió; pero fue con la esperanza de que la creación misma se vería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que hasta hoy la creación entera está gimiendo toda ella con dolores de parto. Y no sólo eso; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior, aguardando la hora de ser hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo.
                              Palabra de Dios


Interesante saber que…..

  • Parábola: Narración breve y simbólica ( comparación entre una realidad material y una abstracta para su mejor comprensión) de la que se extrae una enseñanza moral.
  • Que la imagen del sembrador era habitual en Palestina.. Economía basada en el cultivo de cereales. Se esparcía la semilla a mano.
  • Las «fincas» estaban cerca del camino, rodeadas de muros hechos de piedras, con hierbas «silvestres» (zarzas) junto al muro….En ellos también caía la semilla… 
  • Producir un 10 x 1 era una cosecha excelente
  • Producir un 30 x 1 era un «cosechón»
  • Esta parábola no habla de hasta un 100 x 100. Por eso podemos decir que es un canto a la esperanza. Está escrita para dar ánimo a aquellos primeros cristianos que tenían dificultades para predicar el evangelio.
  • Pregunta para esta parábola: ¿POR QUÉ NO ACEPTAN TODOS EL MESAJE DE JESÚS?

    EVANGELIO

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-23):
    Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla.

Les habló mucho rato en parábolas: «Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga.»

Palabra del Señor


PETICIONES

R/ Gracias por hacernos de los tuyos, Señor

Presentamos en el altar, junto a nuestras vidas, las necesidades propias y ajenas que queremos presentar a Dios, para que nos vaya ayudando a conseguirlas:

• Por cada cristiano que hay en el mundo, para que viva su fe con alegría y plenitud, de forma que sea alrededor una persona dinamizadora, festiva, coherente y despierte en los demás deseos de conocerte y seguirte.
Gracias por hacernos de los tuyos, Señor

• Por los niños y jóvenes que no han oído hablar de ti, para que te descubran, te disfruten y puedan sentir el gozo de tu consuelo, tu apoyo y tu impulso hacia el amor y la justicia.
Gracias por hacernos de los tuyos, Señor

• Por los padres y abuelos que quieren transmitir su fe a los suyos y no saben cómo hacerlo de forma adecuada, para que les des sabiduría, espiritualidad y experiencia de tí que te contagien y transmitan..
Gracias por hacernos de los tuyos, Señor

• Por los que en verano te dan vacaciones, Señor y creen que la felicidad está en los kilómetros que se hagan, en lo que se tenga, se coma o se acumule, para que tengan cada día un encuentro contigo que les remueva el corazón.
Gracias por hacernos de los tuyos, Señor.

• Por los gobernantes, los poderosos y la iglesia, para que trabajen juntos para el bien común de todos los pueblos, especialmente para los más necesitados.
Gracias por hacernos de los tuyos, Señor

Tú, Señor, conoces lo que necesitamos y soñamos. Recoge nuestras oraciones y haz de nosotros fieles seguidores de tu Amor, para que donde estemos cada uno se esté un poco mejor, te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.


BROTA
Caigas donde caigas.
Siéntete querido, valórate, asómate.
No te sometas al indiferente
ni a mensajes ignorados
ni a silencios infundados.

CRECE
Todos los días alguien se acerca a ti,
te aprecia,
te dedica tiempo y pensamientos

QUIÉRETE
y déjate querer.
Valórate, ámate bien
y haz lo imposible por rodearte
de personas que te quieran en su vida.

VIVE,
Mirando al sol, como los girasoles.
No busques a quien no te extrañe
ni extrañes a quien no te busca.

«Otros cayeron en tierra buena y fueron dando fruto»


 

DOMINGO XIV (A)

TE DOY GRACIAS, PADRE…
porque has escondido estas cosas:
A SABIOS Y ENTENDIDOS:
. Los autosuficientes (no necesitan de nadie)
. Los que se creen justos (desprecian)
. Los sabiondos de la ley (la imponen)
. Los cegatos (cerrados a la novedad)
y se las has revelado
A LOS PEQUEÑOS:
Humildes, frágiles,
socialmente irrelevantes,
sin poder ni prestigio.
Nadie les avala.

Ojos limpios, intención sincera,
corazón dispuesto para los otros y para Dios.
A estos se manifiesta como un don el Dios de Jesús. 


  • Para ser buen judío había que cumplir 613 preceptos: 365 mandatos (uno por cada día del año) y 248 prohibiciones (partes del cuerpo según la anatomía de la época).

interesante saber que…

  • Muchos no los cumplían porque ni siquiera los conocían porque estaban escritos en hebreo clásico y el pueblo, que hablaba arameo, no lo entendía. En las sinagogas, un entendido, explicaba lo leído.
  • La lengua materna de Jesús fue el arameo. Al vivir en Galilea, zona bilingüe, también debió conocer el griego común. Y el suficiente hebreo como para poder leer en la sinagoga, como nos cuentan los evangelios. 

CUENTAN

que, hace mucho tiempo, el demonio montó una exposición con todas las herramientas que utilizaba para engañar a los humanos. Vivía por aquel lugar un hombre de Dios que, enterado, quiso acercarse para conocer las trampas de Satanás. Llegado al lugar, observó que el espacio mayor de la sala lo ocupaba una única trampa y, al aproximarse a ella, lleno de curiosidad, vio un cartel que decía: “DESALIENTO”.
Un tanto asombrado, se dirigió al demonio:
¿Tan eficaz es el desaliento?, le preguntó.- Es mi trampa más eficaz, respondió el demonio. Cuando consigo que una persona se desanime, hago de ella lo que quiero.
Preocupado, el hombre de Dios, volvió a preguntarle:
¿Y cuál es el remedio contra él?
El demonio se hizo de rogar, pero al final confesó:
– El único remedio contra el desaliento es la GRATITUD Una persona agradecida no se desalienta jamás.

LITURGIA DEL DOMINGO 

PRIMERA LECTURA
Lectura de la profecía de Zacarías (9,9-10):

Así dice el Señor: «Alégrate, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén; mira a tu rey que viene a ti justo y victorioso; modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica. Destruirá los carros de Efraín, los caballos de Jerusalén, romperá los arcos guerreros, dictará la paz a las naciones; dominará de mar a mar, del Gran Río al confín de la tierra.»

Palabra de Dios


SALMO  Sal 144,1-2.8-9.10-11.13cd-14

R/. Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás. R/.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R/.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

El Señor es fiel a sus palabras,
bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan. R/.


SEGUNDA LECTURA
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,9.11-13):

Vosotros no estáis sujetos a la carne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros.

El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros.

Así, pues, hermanos, estamos en deuda, pero no con la carne para vivir carnalmente.

Pues si vivís según la carne, vais a la muerte; pero si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis.
                                                                   Palabra de Dios


EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-30):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor.

Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Palabra del Señor


SALUDO
Reunidos otro domingo más para celebrar la Eucaristía.
Nos proclamarán en el Evangelio: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”.
En este mundo nuestro tan marcado por el dolor y la injusticia, por las prisas y el agobio, Jesús nos invita a llevar a todas partes su modo de actuar: humilde, sencillo, cercano a los pobres y a los que sufren, que acoge y libera. Un modo de actuar que tiene su fundamento en una profunda confianza en Dios, que es amor, que es Padre.


PETICIONES

1. Para que la Iglesia trabaje sin descanso para mejorar el mundo. ROGUEMOS AL SEÑOR
2. Para que los que tienen poder, en la sociedad, no lo utilicen solo para tener fama o darse importancia. ROGUEMOS AL SEÑOR.
3. Para que sepamos apreciar el valor de lo sencillo y lo pequeño. ROGUEMOS AL SEÑOR.
4. Por aquellos que se encuentran pasando por momentos desagradables en la vida: enfermos, en paro, marginados, lejos de los suyos, etcétera, etcétera … Ayudadles y ayudadnos a ayudarles…
ROGUEMOS AL SEÑOR
5. Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a vivir con la paz y la alegría de sentirnos amados y acogidos por Dios, y sepamos transmitirlo a los que nos rodean. ROGUEMOS AL SEÑOR.


¡CANSADO ESTOY, SEÑOR!

De la vida que llevo;
porque siento que se me escapa
entre mis manos, y no la disfruto.
De muchas palabras;
porque veo que son verdades a medias
y, por lo que sea, me fío más que de las tuyas.

De mis actitudes;
porque no son reflejo del amor que te tengo
porque se quedan de la sencillez que me pides

¡CANSADO ESTOY, SEÑOR!
¡Dame vida con tu Palabra!
Para que descubra el sendero verdadero
¡Dame luz con tu mirada!
Para que no me confundan
los que pregonan el mundo a su manera
¡Dame alegría con tu Espíritu!
Y no me quede con cara larga
ante tanto suceso trágico o triste
que sacuden lo más hondo de nuestra tierra

¡CANSADO ESTOY, SEÑOR!
Haz que me sienta débil;
para que Tú seas el fuerte
Haz que sea sencillo;
para que descubra tu belleza
Haz que recupere el brillo de la fe;
para que nunca diga “¡basta!”

Gracias, Señor;
porque, siendo como soy,
acercas tu hombro a mis fuerzas
asaeteadas por las prisas y los agobios,
los vacíos y los fracasos de mi existencia. Amén.

                                                Javier Leoz


NO VIVIR SOBRECARGADO
Me acerco a ti porque necesito respiro

y confío en tu palabra de maestro y amigo:
Venid a mí todos los que estáis abrumados
y no sabéis disfrutar el necesario descanso.
En el diario vivir dame, Señor, tu paz,
tu paz de resucitado siempre prometida.
En medio del ajetreo de cada día
enséñame a vivir con serenidad.
Que no me agobie, que no me estrese,
que no me abrume, que no me queme.
Que no me sienta urgido a llevar
cargas o yugos que doblan la espalda.
Que nada me turbe en este mundo en crisis;
que me sienta seguro en tu regazo día y noche.
Que no sea demasiado ambicioso en el trabajo
ni egoísta ni rácano con el descanso necesario.
Que nada me altere y malhumore:
ni la fatiga psíquica ni los fallos morales.
Que no me exija demasiado para estar contigo
ni lo haga a quienes quiero y viven a mi lado.
Contigo a mi lado, Señor y hermano,
que nunca me sienta sobrecargado,
pues las espaldas dobladas o mojadas
te duelen en tus entrañas humanas.
Y porque tu yugo es ligero y llevadero,
gracias te doy por haberme invadido
y revelado tu rostro y evangelio.

Florentino Ulibarri


Me gustaría ser solidario,
quiero ser solidario.
Que mi vida y las de los demás
tengan sentido.
A veces soy autosuficiente,
sabiondo y cegato.
Otras veces, 
me envuelve la apatía,
hago huelga de brazos caídos
y me cerca la desesperanza.
Tras mis máscaras
escondo sonrisas
y aparco encuentros y cansancios:

Dame, Señor 
unos ojos limpios
un corazón solidario, sin puertas.

Y las manos,
siempre abiertas.

 


INICIACIÓN CRISTIANA 20


TESTIMONIOS 20

CONFIRMACIÓN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Guardo siempre en mi memoria un recuerdo agradecido para todas las comunidades cristianas católicas a las que he pertenecido en diversas etapas de mi vida, incluso a aquellas con las que, por pequeños pero importantes matices teológicos o personales, discrepaba en la concepción que tenían de lo que significa ser cristiano católico y el comportamiento que éste tenía que tener en el mundo. A fin de cuentas, todas ellas, me han conformado como el cristiano católico que soy. Unas, me iniciaron en la religión cristiana; otras, me afirmaron en la importancia del estudio de la teología y me introdujeron con rigor en los misterios de la fe. Recuerdo con especial cariño a aquellas comunidades cristianas católicas en las que floreció la amistad, la fraternidad en definitiva, entre todos los miembros de la misma, y a las comunidades cristianas católicas en el extranjero, en las que pude encontrar algo de calor humano en medio de un mundo gris.

Como cristiano católico
soy producto de todas
estas experiencias,
cristiano católico ya confirmado.

Continue reading

DOMINGO XIII (A)

El evangelista en el texto de hoy utiliza tres frases (refranes) que condensan el mensaje de Jesús. Parecen exageradas: Preferirle a él por encima de todo, de la familia, de la misma vida.. Tomar la cruz de cada día y seguir en camino. La grandeza de un vaso de agua…

Jesús sabe, también nosotros, que lo que los demás esperan de nosotros no siempre es dinero, sino un detalle, una atención, una mirada de complicidad, un poco de nuestro tiempo, una palabra amable, una mano tendida, un abrazo..


HOJA PARROQUIAL      Emilia

DESLIZA EL CURSOR POR EL FINAL DE CADA PÁGINA PARA VER TODO EL TEXTO
HOJA DOMINGO 13 T.O

 

PARA LA CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

SALUDO:

Hermanas y hermanos: Cada domingo, el Señor Jesús nos congrega para celebrar el misterio de su muerte y resurrección. Y cada domingo nos ofrece su Palabra que da vida, y que nos invita a seguirle decididamente, aún a riesgo de la propia vida. Hoy nos invita también a anunciar su Buena Nueva, a descubrirle a Él y a acogerle en el prójimo.

Iniciamos esta celebración puestos de pie y uniéndonos en el canto.

ACTO PENITENCIAL

  1. Olvidamos la acogida sincera, la sencillez con los demás, la hospitalidad. Señor, ten piedad.
  2. No hacemos uso de nuestra la dignidad de ser cristianos. Cristo, ten piedad.
  3. Nos instalamos en nuestras pequeñas seguridades sin dejarnos afectar por nada ni por nadie. Se-ñor, ten piedad.

MONICIÓN DE LAS LECTURAS

La primera lectura, nos presenta a Eliseo, el profeta es acogido por un matrimonio sunamita que no tiene hijos, como don gratuito de Dios, tendrán un hijo, fruto de la misma bendición divina.

En la segunda lectura, el apóstol Pablo anima y exhorta a su comunidad a vivir según nuestro bautismo.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Abrimos con confianza nuestro corazón a Dios para presentarle nuestra oración.

  1. Para que la Iglesia, sea experta en humanidad e ilumine desde el Evangelio todos los aspectos de la vida. Roguemos al Señor.
  2. Por los hombres y mujeres que trabajan de forma gratuita y callada, por los están junto a quienes sufren. Roguemos al Señor.
  3. Para que quienes tienen el poder de gobernar se comprometan en la promoción de la justicia y la paz y respeten los derechos de todas las personas en este tiempo de dificultades graves para tantas personas. Roguemos al Señor.
  4. Para que nuestra comunidad (parroquial) sea cercana, acogedora y solidaria con quienes menos tienen, y sea lugar de encuentro entre las personas. Roguemos al Señor.

 

SEÑOR,
ayúdanos a ser transparentes
para que podamos
ofrecer a todos
palabras sinceras y verdaderas.
Aleja de nuestros labios
mentiras y engaños.

 

SEÑOR,
ayúdanos a ser generosos
para que quien está en necesidad
halle en nuestra mesa
un sitio común y compartido.
Aleja el egoísmo
que nos divide y enfrenta.

SEÑOR
haznos generosos
y tendremos tu sonrisa
como recompensa.