A MARÍA (MES DE MAYO)

Recopilación de oraciones que pueden servirte de apoyo para seguir el ritmo mariano del mes de mayo.

1. VIRGEN MARÍA, MUJER CREYENTE:

Aumenta en nosotros la fe.
Aumenta en nosotros la fidelidad a tu Hijo, Cristo, nuestro hermano.
Danos firmeza para sentirnos más fuertes y cimentados en Ti,
Tú, que eres la aurora, y el alba de nuestra fe.
Danos la firmeza para testimoniar aquello que creemos.
Danos humildad para recurrir a Ti en nuestras dudas y vacilaciones.
Te lo pedimos nosotros, los desterrados, hijos de Eva. Amén

 



MES DE MAYO/ ORACIONES EN PDF

 

MES_DE_MAYO_ORACIONES_

BENDITA TÚ.. y bendito el fruto..

         Sugerencia para un día del mes de Mayo.

Venid y vamos todos con flores a porfía
Con flores a María que Madre nuestra es.

  1. MONICIÓN 

La vida es una pasión. Nos ilusiona la paz, la convivencia fraterna, las relaciones cordiales, un gesto cariñoso, la belleza de un atardecer, el amor mutuo entre los esposos, la amistad del adolescente, tantas y tantas cosas….
Pero no hay en este mundo ningún paraíso precintado contra el dolor, la dureza de la vida, el esfuerzo, las contrariedades.

Hoy nos acercamos a María para contemplar cómo vivió ella, cómo soñó ella, cómo amó ella, cómo sufrió ella, cómo confió y esperó ella en su Hijo. De todo esto tuvo en su vida.

Nos interesa aprender de ella. A sus pies de madre, quizás podamos encontrar paz para nuestros desasosiegos, luz para nuestras tinieblas, consuelo para nuestros sufrimientos, coraje para adoptar las decisiones más comprometidas de nuestra existencia.

En este día del triduo preparatorio a la fiesta del Corazón de María, ponemos de pie el corazón y abrimos los ojos para descubrir lo que experimentó y vivió esta mujer de Nazaret siempre pendiente de cualquier movimiento de su Hijo.

La gloria de una madre son sus hijos. Que nuestro vivir sea digno de tal madre. Ella puede hacer brotar de nuestro corazón el vino de la alegría para la fiesta de la vida.

CANCIÓN  

Aunque el hijo se alejara del hogar
una madre siempre espera en su regreso

Que el regalo más hermoso que a los hijos da el Señor
es su madre y el regalo de su amor.

                                                Hoy he vuelto, Madre a recordar
                                                cuántas cosas hice ante tu altar

                                                Y al rezarte puedo comprender
                                               que una madre no se cansa de esperar.


2. LECTURA BÍBLICA ( 1ª de Juan 1, 1-4) 

Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que han visto nuestros ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos acerca de la Palabra, que es la vida,….. eso que hemos visto y oído os lo anunciamos también a vosotros para que vosotros lo compartáis con nosotros; y nuestro compartir lo es con el Padre y con su Hijo, Jesús Mesías.
Os escribimos esto para que nuestra alegría llegue a su colmo.

CANCIÓN 

Madre de los creyentes que siempre fuiste fiel
Danos tu confianza, danos tu fe.

Pasaste por el mundo en medio de tinieblas
sufriendo a cada paso la noche de la fe

Sintiendo cada día, la espada del silencio
a oscuras padecías el riesgo de la fe.

3. MISTERIOS DOLOROSOS DE LA VIDA DE MARÍA 

No me fue fácil la vida. Desde niña soñaba con muchas cosas: El amor, la libertad, la felicidad, los amigos, los planes de mi vida como cualquier muchacha de mi edad..

Pero entró en mi vida el AMOR. Lo llamaban Yahvé. Poco a poco fui descubriendo que las cosas son inconsistentes, que cuando una se deja envolver por ese amor maravilloso, todos los sucesos de la vida diaria quedan iluminados por él.

Por eso no os extrañéis si os digo que fui feliz, a pesar de tantos contratiempos como me fue deparando la vida. La mía, colgaba de ese Dios en quien había puesto mi confianza y, a decir verdad, no me ha defraudado.

Mi embarazo, mi marcha a Belén en condiciones penosas, las miradas burlonas de algunos vecinos de Nazaret, la pérdida de Jesús en Jerusalén, las primeras noticias de las acusaciones que le hacían a mi Hijo, sus progresivos conflictos con los poderosos del pueblo, aquel último enfrentamiento con los mercaderes, la cena de despedida y su posterior prendimiento en el huero; en fin, todo lo que tuvo que pasar aquel viernes tan denso y tan negro.

Todo aquello me hizo ahondar mucho más en mi confianza en Dios que no abandona a los débiles y humildes. Él fue mi fuerza y mi apoyo. Gracias a Él puede sobrellevar y entender aquellos momentos difíciles del Calvario.

Pausa…….

Pienso en Ti, cuando llega el dolor
Pienso en Ti, al reír y al amar
Pienso en Ti, porque mi corazón,
triste camina/ si Tú no estás

4. INTENCIONES Y AVEMARÍAS 

Hoy presentamos a María nuestra oración por todos aquellos que sufren en este mundo nuestro tan complicado y tan amargo en algunas ocasiones.

1. Por todos los enfermos, especialmente por los terminales, para que en medio de su dolor sientan fortaleza con la presencia cercana de los suyos y no les falte valor y confianza para ponerse en los brazos del Padre de la vida.

Dios te salve, María

2. Por todos los que tienen que dejar su casa, su familia, su país, su cultura…para que encuentren en sus nuevos lugares brazos abiertos que les acojan y les ayuden a vivir una vida más digna.

Dios te salve, María

3. Por todos los terroristas del mundo, para que depongan sus métodos violentos y reivindiquen sus derechos con fórmulas más civilizadas y democráticas.

Dios te salve, María

4. Por todas las víctimas del terrorismo. Por los que han muerto y por los que siguen vivos, por sus familiares, para que encuentren descanso en el Dios de la paz y el perdón y afronten con mirada abierta sus relaciones con los verdugos.

Dios te salve, María

5. Por los padres sin recursos impotentes para poder sacar a sus hijos de la miseria y por aquellos que siente el dolor de verles morir de hambre.

Dios te salve, María

6. Por los esposos que han visto truncarse su amor y por todos los niños que se han quedado sin el afecto y cariño de sus padres.

Dios te salve, María

7. Por esa multitud de “niños de la calle”, vergüenza de una sociedad montada en la injusticia y en la indiferencia hacia los más pequeños, para que encuentren leyes más justas y corazones que le s ayuden a reconstruir sus vidas.

Dios te salve, María

8. Por todas las víctimas de la violencia doméstica, para que encuentren ayuda , respeto y comprensión en torno a ellas.

Dios te salve, María

9. Por las víctimas de la guerra en tantos países del mundo, para que encuentren consuelo y solución a sus sufrimientos, especialmente la paz.

Dios te salve, María

10. Por los jóvenes que viven alienados, por los que no encuentran trabajo, por los drogodependientes, por los que son manipulados por nuestra sociedad de consumo, por los que van por la vida sin ilusión y sin valores, oremos a la madre de la juventud.

Dios te salve, María

5. ORACIÓN FINAL: 

María, tampoco a Ti te fue fácil la vida. Tu camino fue en muchos momentos una cita con la Cruz. La oscuridad, la incomprensión, la separación han sido fieles compañeras de tu viaje.

En esos momentos experimentaste la fuerza viva del evangelio y viviste la ternura y la misericordia de Dios con la humanidad en la muerte de tu Hijo.

María, junto a la cruz, has contemplado cómo moría el Justo por ponerse del lado del pobre y del marginado. Has visto morir al Profeta después de acallar su voz y de coser su cuerpo a la madera del patíbulo.

Ya no olvidarás aquella tarde. Las últimas palabras de tu Hijo, seguirán repicando en tu corazón de Madre llamando al perdón, a la confianza en el Amor del Padre y a la acogida generosa de tus nuevos, aunque indignos hijos.

Desde aquel momento sublime en el Gólgota, el seguidor de Jesús tendrá que dejarte un hueco y acogerte gozosamente en su vida. En adelante, no podremos ser de tu Hijo, sin serlo de ti, la Madre. Sin tu presencia, nuestro vivir, nuestra comunidad, quedarán desangelados.

Sé tú, nuestro lugar de encuentro, nuestro lugar de paz y hermandad en la comunidad.

María, tú que has dejado tu ternura y tu fuerza, tu amor y tu fe en los pliegues de la vida de tu Hijo ayúdanos a ser fuertes y a permanecer fieles en el difícil camino del seguimiento de Jesús.

Que tras la noche del dolor, de la muerte y la desesperanza, nos encontremos con el Dios de la Vida y sintamos cómo la Cruz ha florecido en primavera de gozo y Resurrección. Amén


ORACIÓN OFRENDA

(Todos)

Te presentamos, Madre,
nuestra Parroquia,
que lleva tu mismo nombre.

Queremos que lleves de la mano,
como lo hiciste con tu Hijo Jesús,
a todas las familias y personas
que viven en las calles de nuestro barrio.

Corazón Inmaculado de María
sigue estando muy cerca de nosotros
y sobre todo, de los más necesitados.
Llena de amor, perdón y trabajo
a los hogares de nuestra Parroquia.

 

Recibe, Madre, nuestro agradecimiento
por tantos y tantos favores
que Dios siempre nos concede
gracias a tu constante intercesión.

Corazón Inmaculado de María,
acompaña nuestros trabajos pastorales
y no nos dejes nunca de tu mano.
Recuérdanos y ruega por todos nosotros.

Amén


DEFINICIÓN DEL MISIONERO CLARETIANO:

«Un hijo del Inmaculado Corazón de María
es un hombre que arde en caridad
y que abrasa por donde pasa.

Que desea eficazmente
y procura por todos los medios encender
a todos los hombres en el fuego del divino amor.

Nada le arredra; se goza en las privaciones;
aborda los trabajos; abraza los sacrificios;
se complace en las calumnias;
se alegra en los tormentos y dolores
que sufre y se gloría en la cruz de Jesucristo.

No piensa sino cómo seguirá e imitará a Cristo
en orar, en trabajar, en sufrir, en procurar siempre y únicamente
la mayor gloria de Dios y la salvación de los hombres»

CON FLORES A MARÍA

         Broche de oro al mes de Mayo.

…CON FLORES A MARÍA, QUE MADRE NUESTRA ES.

Tal como habíamos anunciado, el martes, día 31, a las 7:30 de la tarde celebramos en la parroquia un acto mariano muy emotivo.

Participó bastante gente siendo el grupo más destacado el formado por las mujeres del Centro de mayores San Joaquín y Santa Ana.

La Visitación de María a su prima Santa Isabel cuya festividad celebrábamos, dio pie para “recordar” (pasar por el corazón) tres facetas importantes del pasaje evangélico.

Luego, tras unas oraciones, tocó el turno a la “ofrenda floral” que, aunque sencilla, fue muy emotiva. ¡Qué bien sonaba en ese momento el canto “venid y vamos todos con flores a porfía, con flores a María que madre nuestra es”.

Flores naturales, seleccionadas horas antes con primor para simbolizar la ofrenda de nuestros mejores deseos. Después, las oraciones espontáneas fueron surgiendo de lo más íntimo de los corazones de muchos: “Recibe Madre, la flor de…. nuestro amor, de nuestra alegría, de nuestro compromiso, de nuestra esperanza etc. etc.”

Con pesar tuvimos que cortar esta improvisada letanía de ofrecimientos a la Virgen. Y cuando parecía que todo había terminado, una niña de once años nos sorprendió declamando una poesía a los pies de María (¡nunca mejor dicho pues tan cerca estaba de ellos!).

En ese momento surgió el aplauso para la jovencita y, en ella, para todos los presentes. El acto finalizó entonando el Canto de María “su magníficat”. Con ella y por su mediación, habíamos alabado al Señor, nuestro Dios.

Gracias y reconocimiento a quienes prepararon el acto con cariño y con mimo.


AGRADECIMIENTOS

La Comunidad de Misioneros Claretianos, agradece a los feligreses de la parroquia la cercanía expresada hacia ellos con motivo de la preparación y celebración de la Fiesta del Corazón de María, titular de la parroquia .

Que, por su mediación e imitación, podamos acercarnos a su Hijo Jesús. Gracias.

MES DE MAYO (III)

Me comunica mi amiga Teresa, por whatsapp, que ha puesto este video a sus niños y que les ha gustado mucho. Por si os sirve..

Dijo el poeta:

«Caminante no hay camino,
se hace camino al andar»

Vamos caminando unos al lado de otros, codo con codo, formando una gran cadena.

Caminar con el corazón dispuesto a la entrega, poniendo la ilusión en transformar este mundo en que vivimos.

Caminar aunque la huella se borre una vez andado el camino.

María caminó, hizo camino, dejó huella.


MAYO (II)

YA VES QUÉ TONTERÍA.
me gusta escribir tu nombre,
llenar papeles con tu nombre,
llenar el aire con tu nombre;
decir a los niños tu nombre,

Gloria Fuertes


YA VES QUÉ TONTERÍA

Gloria Fuertes


MARÍA, MADRE NUESTRA

Decimos de María que es madre de Dios, y también que es madre nuestra. Hay devoción, cercanía, oraciones en las que nos dirigimos a ella, para que nos acerque a su hijo.

La hemos visto acunando al niño en el pesebre. Guardando en su corazón lo que no conseguía entender. Siguiéndole, en los caminos, como la primera de sus discípulos. Y al pie de la cruz, con el corazón traspasado, pero firme.

La hemos sentido cercana, con los apóstoles en la hora de la espera, tal vez alentando su confianza, diciéndoles: «No tengáis miedo», antes de que el mismo resucitado se lo dijera.

Necesitamos poner nuestra vida, a veces, en esas manos que protegen, que acunan y que tranquilizan en medio de nuestras tormentas.


MARÍA – REFUGIO DE LOS PECADORES

Porque eres madre que quiere a los suyos. ¿Cuántas veces no ocurre que una madre, aun sabiendo de los desatinos y equivocaciones de su hijos, da la cara por ellos, se esfuerza, saca todo el instinto protector, y la confianza en que saldrán adelante?.

Generaciones enteras que se han puesto en tus manos. Que decimos, confiados, «ruega por nosotros, pecadores…»sabiendo que tú ves con ternura, con delicadeza, con un amor mayor incontestable, nuestra verdad.

Por eso, a veces, es bueno entrar en ese refugio.


MARÍA, REINA DE LA PAZ

María, puedes ser para nosotros maestra de muchas cosas. De confianza, de disponibilidad, de entrega, de servicio… pero hay un título que, sin duda, se vuelve hoy muy necesario. Eres la Reina de la Paz.

Si aprendiésemos de ti, si fuéramos capaces de actuar, en la relación con Dios y con los otros, a tu manera, seguramente el mundo sería un lugar mucho mejor.

Tú, que podrías haber sucumbido al dolor, al fracaso, a la derrota, elegiste confortar a tu hijo en su hora más sombría, sin renunciar a todo lo que, juntos, habíais creído.

Tú, que podrías haberte vuelto a casa, a rumiar tu tristeza, te quedaste, alentando a una comunidad, para que siguiese viviendo desde el amor. A tu manera, un día, en el mundo reinará la paz.

MAYO-1-

MARÍA, MUJER
Y MADRE TRABAJADORA.
FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO.

 

“… se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.” (Lc 1, 39-40)

Te contemplo, en este día en honor de tu esposo San José, a quien veneramos por su trabajo bien hecho y vemos siempre discreto, responsable, como la mujer del Carpintero.

Tú amasaste en tus entrañas el mejor Pan, el Hijo de Dios. En el Evangelio leemos: “No fue Moisés quien os dio el pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo” (Jn 6, 32-33).

Yo te suplico, como aquellos que escucharon de tu Hijo el discurso en Cafarnaúm: “Danos de ese Pan”, del pan de tus entrañas, el pan amasado y cocido en tu seno, el Pan de Vida, Mujer del Carpintero, Mujer trabajadora y solidaria. (Ángel Moreno)

ORACIÓN

María:

Te ofrezco mi trabajo
el trabajo que me cansa y me aburre,
ese trabajo monótono y pesado.

Te pido que me ayudes a trabajar como tú
a no tener miedo a los difícil,
a poner amor en todo lo que hago.

Acuérdate especialmente de los que no lo tienen
para que no desesperen
ni pierdan su dignidad al encontrarlo.

Que el amor y la alegría
envuelva mi trabajo de cada día.