LA INMACULADA

-Dios realiza la salvación a través de personas atentas a sus proyectos y con el corazón disponible para el servicio de los hermanos.


-Dios actúa en el mundo, manifiesta a los hombres
su amor e invita a cada persona a recorrer los
caminos de la felicidad y de la realización plena.


APROVECHAMOS PARA ENSEÑAR A NUESTROS PEQUEÑOS EL AVE MARÍA.

ORACIÓN

Gracias por haber sabido ser una mujer de pueblo,
por no haber necesitado ni ángeles, ni criadas
que te amasaran el pan y te hicieran la comida,

gracias por haber sabido vivir sin milagros ni prodigios,
gracias por haber sabido que estar llena
no era estarlo de títulos y honores, sino de amor.

Gracias por haber respetado la vocación de tu Hijo
cuando se fue hacia su locura,
por no haberle dado consejitos prudentes,
gracias por haberle dejado crecer
y por sentirte orgullosa de que El te superase.

Gracias por haber sabido quedarte en silencio
y en la sombra durante su misión,
pero sosteniendo de lejos
el grupo de mujeres que seguían a tu Hijo.


PARA RECITAR UN GRUPO DE NIÑOS

POESÍA A LA VIRGEN INMACULADA

Madre bendita, luz de mi alma,
Me perdería si no te hallara,
Como se pierde la tarde triste
Cuando sus sombras la noche manda,
Como su aroma las flores pierden
Cuando del cierzo son azotadas…

Como aparece la luz rosada
Del día nuevo tras la montaña.
Así a Ti, Virgen, reina dorada,
Te ven mis ojos llena de gracia.

Tú eres la reina de mis suspiros,
Tú eres la madre que yo buscaba.

Madre bendita, luz de mi alma.
Me perdería si no te hallara,
Como se pierde la tarde triste
Cuando sus sombras la noche manda,
Como su aroma las flores pierden
Cuando del cierzo son azotadas…


Primera lectura

Lectura del libro del Génesis (3,9-15.20):

Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre: «¿Dónde estás?»
Él contestó: «Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí.»
El Señor le replicó: «¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?»
Adán respondió: «La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto, y comí.»
El Señor dijo a la mujer: «¿Qué es lo que has hecho?»
Ella respondió: «La serpiente me engañó, y comí.»
El Señor Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón.»
El hombre llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.
Palabra de Dios

 

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (1,3-6.11-12):

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor. Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria.

Palabra de Dios
 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (1.26-38):

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.
Palabra del Señor


PARA LA REFLEXIÓN CON LA ASAMBLEA

Contemplamos a María como

María “peregrina de la fe”, como la mujer que buscó a Dios y se dejó encontrar por Él en su vida cotidiana, en los quehaceres de cada día, y que a pesar de no ver claro sus designios (cómo puede ser eso si no conozco varón) respondió con un sí total (hágase en mí según tu palabra) Y el ángel la dejó. Y se puso en camino. Proclama mi alma la grandeza de Dios.

María, Señora del adviento. Llega, preparadle el camino, haced un hueco en el corazón donde quepa Dios.
Ella ha creído que a pesar de todos los imponderables, para Dios nada hay imposible. Y el fruto de su fe es Dios con nosotros.

María, Punto de encuentro, Dios y la humanidad cara a cara, sin reproches.Dios y la humanidad cogidos de la mano, fundidos en un abrazo.

Ella puede ayudarnos a dar sentido a lo que vivimos cada día. Y a hacer de nosotros hombres y mujeres esperanzados a pesar de las dificultades para vivir y para creer.


Poemas de Casaldáliga

EL VERBO QUISO DE MÍ

Para no ser sólo Dios,
el Verbo quiso de mí
la carne que hace al Hombre.
Y yo le dije que sí,
para no ser sólo niña.

Para no ser sólo vida,
el Verbo quiso de mí
la carne que me hace a la Muerte.
Y yo le dije que sí
para no ser sólo madre.

Y para ser Vida Eterna
el Verbo quiso de mí
la carne que resucita.
Y yo le dije que sí
para no ser sólo tiempo.


Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.