Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO A

DOMINGO XXXIII (A)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

El talento no es un moneda. Es una cantidad desorbitada de dinero: Dieciséis años de trabajo de un jornalero.

Enterrar el dinero era una práctica no tan extraña.

- Talento =/= a cualidades.
- Talento =/= a tener talento
- Talento= a ser capaz de amar más.

Somos un tesoro de valor incalculable. Nos toca descubrir ese tesoro y ponerlo al servicio de los demás.

* El que no arriesga no lo hace por zanganeo o comodidad, sino por miedo

* Dios no tiene necesidad de castigar. El que escondió el talento ya se ha privado de él, haciéndolo inútil para él y para los demás.

* Dios valora la actitud. Si necesito premio es que no entendí nada. Necesitamos tomar conciencia de la riqueza que ya tenemos.

Se nos pide sólo que seamos fieles en las cosas pequeñas.


En la Parábola, ¿A cuánto equivalía un talento?

La Parábola de los Talentos (Mateo 25:14-30) narra la historia de un hombre que le entrega a sus siervos algunos talentos. A uno le entregó cinco talentos, a otro dos, y a otro uno.

Con frecuencia la entendemos como si el hombre de la historia le hubiera entregado una serie de talentos o habilidades a cada uno de los tres siervos. Luego nosotros lo interpretamos como los distintos dones o talentos que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros.

En cierta manera, también se puede entender así, pero para ser bíblicamente exactos, un talento en tiempos de Jesús era algo distinto. ¿Qué era un talento y cuánto era su valor?

Un talento era un peso. Equivalía a 21.000 gramos de plata. Para entender esto, si un denario equivalía a 4 gramos de plata, entonces un talento equivalía a 6.000 denarios.

Un jornalero judío ganaba un denario en todo un día de trabajo (Mateo 20:2). Si un jornalero quisiera ganar tan solo un talento, tendría que trabajar 6.000 días, o mejor dicho, ¡casi 20 años!

Si hacemos los cálculos correctos, podremos entender que el siervo que recibió cinco talentos en realidad recibió un sueldo de 100 años, el que recibió dos recibió lo equivalente a un sueldo de 40 años y el que recibió uno solo estaba recibiendo el sueldo de 20 años de trabajo.

Quizás algunos pensarán que no han recibido mucho de parte de Dios, quizás un solo talento, pero es una gran bendición; una gran riqueza en tus manos.

Pero lo impresionante de la parábola es que a pesar de que el primero duplicó de cinco a diez talentos (¡equivalente a un salario de 200 años de trabajo!), y el segundo de dos a cuatro (¡equivalente a un salario de 80 años de trabajo!), el señor de la parábola les dice que han sido fieles en lo poco (Mat. 25:21,23).

Quizás, lo que para nosotros sería una fortuna, para nuestro Dios es poco, porque Él tiene una riqueza aún mucho más grande, incontable e inimaginable, y lo más importante de todo, es que la quiere compartir contigo.

Marco Antonio Ll.


◾ ¿Tienes inteligencia? Úsala.

◾ ¿Tienes fuerza? Úsala.

◾ ¿Tienes una familia? Quiérela.

◾ ¿Tienes un trabajo? Cumple bien.

◾ ¿Tienes hijos? Edúcalos.

◾ ¿Tienes fe? Celébrala.

◾ ¿Tienes una iglesia? Visítala.



MISA DE LA FAMILIA


SALUDO:

Bienvenidos todos a esta celebración.

Domingo de los Talentos. Estamos llegando al Adviento, solo nos falta un domingo: El domingo de XTO REY.

Hoy el evangelio nos cuenta que Dios, como en la parábola del Evangelio, nos ha concedido a cada uno de nosotros unos talentos y cualidades, que hemos de hacer fructificar.

Unos talentos que hemos de poner al servicio de nuestros hermanos para hacer posible que el Reino de Dios se haga realidad ya en la tierra.

No hagamos mal uso de ellos.

Para que la Iglesia pueda desarrollar su labor necesita que todos pongamos nuestros talentos a trabajar.

Empecemos alegres la celebración del domingo.


PETICIONES DE PERDÓN:

1. Por las veces que somos perezosos y no ponemos nuestras cualidades al servicio de los demás. Señor, ten piedad.

2. Por las veces que nos olvidamos de hacer crecer los talentos que nos has dado. Cristo, ten piedad.

3. Por las veces que no atendemos a los problemas de la familia. Señor, ten piedad.


EVANGELIO: Mateo 25, 14-30

«El Reino de los cielos se parece a un hombre que, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes:

a uno le dejó cinco talentos,
a otro dos,
a otro uno,
a cada cual según su capacidad; luego se marchó.

El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco.
El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
En cambio, el que recibió uno fue a hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”.

Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.

Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.

Su señor le dijo: “¡Bien, siervo bueno y fiel!; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.

Se acercó también el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”.

El señor le respondió: “Eres un siervo negligente y holgazán. ¿Con que sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.

Y a ese siervo inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”».

PETICIONES:

1.Por el Papa Francisco, por nuestro obispo, por todos los que formamos nuestra parroquia "Corazón de María" para que nos ayudemos unos a otros a crecer como Iglesia de Jesús.

Roguemos al Señor.

2. Para que no enterremos tantas cosas buenas que podemos hacer por la familia, por los amigos y por la iglesia.

Roguemos al Señor.

3. Por los que piensan que no valen para nada para que descubran que Dios les ha dado muchos dones que tienen que poner al servicio de los demás.

Roguemos al Señor.

4. Por los niños y niñas de nuestra diócesis de Zaragoza, para que seamos testigos de la fe de la Iglesia entre nuestros compañeros y amigos.

Roguemos al Señor.



ORACIÓN 1

No enterraré, Señor,
mi alegría de ser cristiano,
la fuerza del perdón
y las ganas de hacer el bien.

No enterraré, Señor,
el deseo de ser diferente
y la ilusión de ser tu amigo.

No enterraré, Señor,
mis tareas y responsabilidades,
mis compromisos con los demás
y mis ganas de conocerte cada día más.

ORACIÓN 2

Jesús, enséñanos
A no amarnos sólo a nosotros mismos
A no amar solamente a nuestros amigos
A no amar sólo a aquellos que nos aman.

Enséñanos a pensar en los otros
Y a amar sobre todo a aquellos a quienes nadie ama.
Que comprendamos, Señor, que
Mientras nosotros vivimos felices
Hay millones de seres humanos
Que son también tus hijos y tus hermanos.
Muchos de ellos pasan hambre y no pueden estudiar.

Haz, Señor, que seamos generosos en nuestra vida.

Martes 14 de noviembre de 2017, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« diciembre de 2018 »
L M M J V S D
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6
Próximamente...

  • ADVIENTO 3ºC / ÉL ESPERA-(16 de diciembre)
  • ADVIENTO 4ºC / NOSOTROS ESPERAMOS-(23 de diciembre)