Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO C

DOMINGO XXVIII (C)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

De muchas maneras y en muchos momentos, el Señor, nos bendice con su presencia: la familia, los amigos, el amor, la entrega, el sol, la lluvia, la fe, la salud. ¿No os parece que, muchas veces, somos muy fríos para expresar nuestro agradecimiento a Dios? Sabemos pedirle, intentemos el esfuerzo de agradecerle algo cada día.


Érase una vez un niño que jugando en el muelle del puerto se cayó a las aguas profundas del océano. Un viejo marinero, sin pensar en el peligro, se lanzó al agua, buceó para encontrar al niño y finalmente, agotado, lo sacó del agua.

Dos días más tarde la madre vino con el niño al muelle para encontrarse con el marinero. Cuando lo encontró le preguntó: "¿Es usted el que se lanzó al agua para rescatar a mi hijo?

- "Sí, yo soy", respondió.

- La madre le dijo: "¿Y dónde está el gorro de mi hijo?


Jesús toma la palabra y hace tres preguntas expresando su sorpresa y tristeza ante lo ocurrido.
- “¿No han quedado limpios los diez?”.¿No se han curado todos? ¿Por qué no reconocen lo que han recibido de Jesús?

- “Los otros nueve, ¿dónde están?”. ¿Por qué no están allí? ¿Por qué hay tantos cristianos que viven sin dar gracias a Dios casi nunca? ¿Por qué no sienten un agradecimiento especial hacia Jesús? ¿No lo conocen? ¿No significa nada nuevo para ellos?

- “¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?”. ¿Por qué hay personas alejadas de la práctica religiosa que sienten verdadera admiración y agradecimiento hacia Jesús, mientras algunos cristianos no sienten nada especial por él?

Según el relato de Lucas, un grupo de leprosos, excluidos social y religiosamente, se detienen a distancia y «desde lejos» le piden a gritos lo que no encuentran en la sociedad: «Ten compasión de nosotros». La reacción de Jesús es inmediata. Hay que acogerlos: nada ha de ser obstáculo para atender a los que sufren.

Son muchos los que sufren hoy en el mundo. Su grito nos llega «desde lejos», desde otras razas y otros pueblos que no son los nuestros.

Hay quienes caminan por la vida con aire triste y pesimista. Su mirada se fija siempre en lo desagradable y desalentador

Otros viven siempre en actitud crítica. Se pasan la vida observando todo lo negativo que hay a su alrededor.

Sin embargo, nunca alaban, admiran o agradecen

Otros hacen el recorrido de la vida indiferentes a todo. Sólo tienen ojos para lo que pueda servir a sus propios intereses. No se dejan sorprender por nada gratuito, no se dejan querer ni bendecir por nadie.

Hay quienes viven de manera monótona y aburrida Nunca estrenan día nuevo

Su corazón no conoce la alabanza.

Su fe necesita descubrir que la primera actitud ante la bondad y la grandeza de Dios se encierra en esa sencilla palabra: «Gracias.» Lo mismo que a los niños, ante el regalo de la vida alguien nos tendría que advertir: «¿Qué se dice?»

san Ireneo de Lion: "Lo que a Dios le da gloria es un hombre lleno de vida"

José Antonio Pagola


SALUDO

Amigos. Hemos comenzado el curso, la catequesis, los encuentros con los amigos de curso, de trabajo. Hoy, domingo, también nos hemos reunido para celebrar nuestra fe en esta Eucaristía, que significa “Acción de Gracias”.

Durante la celebración se va a escuchar en varias ocasiones la palabra “gracias”, por eso te pregunto: ¿Tú ya sabes decir “gracias”?

Bienvenidos a la fiesta. La comenzamos cantando.

´PERDÓN

1. Nos olvidamos de alabarte y darte las gracias por los favores recibidos SEÑOR, TEN PIEDAD

 2. No somos agradecidos con nuestros amigos y vecinos por la ayuda prestada, CRISTO, TEN PIEDAD…

3. Muchas ayudas recibimos cada día y sin embargo no somos capaces de decir “gracias”. SEÑOR, TEN PIEDAD…

PETICIONES

1. Por la Iglesia: Para que en toda ocasión, y en especial en sus instituciones de caridad, manifieste a todos los que sufren el rostro compasivo de Cristo. Roguemos al Señor.

 2. Por los enfermos y cuantos padecen desgracias: Para que encuentren en Jesucristo alivio en el sufrimiento, compañía en la soledad, y esperanza en la vida futura. Roguemos al Señor.

3. Para que seamos agradecidos con Dios, que nos da cada día la vida. Roguemos al Señor.

 4. Por los científicos y profesionales de la sanidad…: Para que defiendan siempre el derecho fundamental a la vida, y rechacen toda práctica que atente contra la dignidad o la vida de las personas. Oremos.

 5. Por todos los que se olvidan de dar gracias a Dios…, y a los hermanos. Roguemos al Señor.

 6. Por nosotros: para que tengamos una fe profunda, y seamos agradecidos a Dios todos los días. Roguemos al Señor.


ACCIÓN DE GRACIAS (Dos niños)

1- Gracias, Señor, por el milagro de crearnos.

2- Gracias, Señor, por el milagro de hacerte hermano nuestro.

1- Gracias por el milagro de la vida.

2- Gracias, por el milagro del amor.

1- Gracias, Señor, por el milagro de la naturaleza

2- Gracias, Señor, por el milagro de un detalle.

1- Gracias, Señor, por el milagro de un amigo.

2- Gracias, Señor, por el milagro de las madres.

1- Gracias por el milagro de la Eucaristía.


Se pueden repartir copias para los asistentes y dar gracias todos juntos.

EL CÁNTICO DE LAS CRIATURAS

Altísimo y omnipotente buen Señor,
tuyas son las alabanzas,
la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, Altísimo, te convienen
y ningún hombre es digno de nombrarte.

Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.

Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.

Alabado seas, mi Señor,
por la nuestra hermana madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

Alabado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,

Alaben y bendigan a mi Señor
y denle gracias y sírvanle con gran humildad.


Entregar a los niños al final de la Eucaristía

Miércoles 5 de octubre de 2016


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Próximamente...