DOMINGO DE RAMOS

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Estamos invitados a comenzar la Semana Santa, con un nuevo ardor...

Que el grito de alegría de hoy no se convierta en un "crucifícalo", el Viernes Santo. Que los ramos, que son brotes nuevos, no se marchiten en nuestras manos y se conviertan en ramos secos. Caminemos hasta la Pascua con amor.

Llevamos hoy a casa los RAMOS BENDECIDOS, como recuerdo de esta celebración. No deben ser vistos como algo folclórico, como amuletos de suerte o de protección contra los peligros, Sino algo sagrado, que llevamos a casa como una SEÑAL visible del compromiso asumido de seguir a Jesús en el camino al Padre.

QUE SEPAS...

La muerte no tiene la última palabra. Nuestro destino no es la cruz y la muerte, sino la vida; no es el sufrimiento, sino la alegría perfecta.

Lo definitivo no son las “semanas santas” que vivamos, -sino la Pascua, la Resurrección, la Vida.


Yo me imagino a Dios estos días «contemplando» con ternura infinita a sus hijos e hijas, a los que disfrutan en la playa y a los que se congregan en los templos, a quienes buscan de alguna manera su rostro y a quienes creen no necesitarlo para nada.

Todos caben en su corazón. Por todos ellos murió Cristo en la cruz. (Pagola)

ORACIÓN

Un día me miraste como miraste a Pedro.

No te vieron mis ojos,

pero sentí que el cielo bajaba hasta mis manos.

¡Qué lucha de silencios libraron en la noche tu amor y mi deseo!

Un día me miraste y todavía siento la huella de ese llanto

que me abrasó por dentro.

Aún voy por los caminos soñando aquel encuentro.

Un día me miraste como miraste a Pedro.

(Ernestina de Champourcín)


PAUTAS PARA LA MISA CON NIÑOS

Repartir tareas a todos los que van a participar. Dos o tres personas se encargan de repartir los ramos según va llegando la gente. El sacerdote sale desde la sacristía haciendo procesión con el grupo de monaguillos y el agua bendita .

SALUDO:

Buenos días, Hoy es Domingo de Ramos. Vamos a recordar la entrada de Jesús en Jerusalén. Los niños judíos cogiendo ramas de árboles y flores que encontraban por el camino lo aclamaban como rey.

Nosotros, hoy, con nuestras ramas de olivo, también vamos a aclamarlo y a decirle con fuerza que es nuestro Rey, nuestro amigo, que no queremos que muera.

A esta misma hora en la que nosotros nos reunimos en esta Parroquia " CORAZÓN DE MARÏA”, se celebran en todas las ciudades de España, y también en ZARAGOZA, grandes procesiones con palmas y con "borriquilla".

Hacemos silencio y comenzamos nuestra Celebración. Que nadie se sienta extraño.

Tres partes importantes en la celebración de hoy:

1. Bendición de los Ramos
2. Lectura de la Pasión.
3. La propia Eucaristía

1. BENDICIÓN DE LOS RAMOS

Pequeña monición del sacerdote.

a.- ORACIÓN DE BENDICIÓN de los ramos:

Dios todopoderoso y eterno, santifica con tu bendición estos ramos, y, a cuantos acompañamos a Jesús y le aclamamos con cantos, concédenos entrar en la Jerusalén del cielo por medio de Él.

b.-ASPERJAR LOS RAMOS QUE TODOS TENDRÁN LEVANTADOS.

(Mientras, se canta “ALABARÉ” vamos entrando procesionalmente a la iglesia procurando que los niños vayan lo más cerca del sacerdote cantando y dando palmas….

.

Te aclamamos queriendo unirnos a todos los que sufren.
A tantos enfermos que no pueden con el dolor,
a tantas familias deshechas por la droga,
a todas las parejas rotas por el desamor y la soledad,
a tantos niños llenos de cosas y necesitados de amor.

Te aclamamos pidiéndote nos ayudes a acompañar la vida
de tantos inmigrantes llenos de nostalgia e inseguridad,
de todos los deprimidos, desanimados y sin ganas de vivir,
de los que no tienen valores que merezcan la pena,
de los que tienen penas que nadie consuela,
de los que cumplen penas en cárceles deshumanizadas.

Te aclamamos contentos porque nos llenas de esperanza.
Por eso creemos que este mundo tiene remedio,
que se puede dar la vida como Tú, para crear vida,
que juntos contigo y con los otros, somos una familia,
que poco a poco vamos haciendo tu reino
y que nos juntaremos en tu abrazo final de los días.

Te aclamamos, te felicitamos y te admiramos,
por lo bien que nos explicaste la mejor manera de vivir,
por cómo nos contaste quién es nuestro Dios padre y madre,
porque nos abriste caminos nuevos y nos llenaste de ilusión,
porque, aunque las cosas te fueron difíciles, llegaste hasta el fin,
porque nos invitas a vivir a tu manera y a contar con tu presencia.

Y porque sentimos, que caminas a nuestro lado...
GRACIAS, JESÚS... TU PASIÓN MERECIÓ LA PENA

. Mª Patxi Ayerra

c.- LECTURA DEL EVANGELIO DE LA BORRIQUILLA

*****

2. LECTURA DE LA PASIÓN Colocar convenientemente los niños lectores en los micrófonos.

Relato de la Pasión y Muerte de Jesús

Narrador. Jesús, después de cenar salió con sus discípulos al Monte de los Olivos, donde había un huerto. Entraron allí. Judas, el discípulo que lo iba a traicionar, conocía el sitio, porque Jesús solía ir allí a orar. Judas se reunió con una patrulla de soldados romanos y unos guardias judíos y fueron al huerto con antorchas, palos y armas. Jesús, sabiendo lo que le venía encima, se adelanta y les dice:

Jesús. ¿A quién buscáis?

Soldado. A Jesús de Nazaret.

Jesús. Yo soy.

Narrador. Los soldados y los guardias cogieron preso a Jesús. Lo ataron y lo llevaron donde Caifás, el Sumo Sacerdote. Pedro y Juan seguían de lejos para ver lo que hacían con Jesús. Juan tenía amistad con Caifás y entró dentro del palacio junto con los que llevaban preso a Jesús. Luego salió y habló con la portera para que dejara entrar también a Pedro. Pero la portera al ver a Pedro le preguntó:

Portera. ¿No eres tú uno de los amigos de Jesús?

Narrador. Pedro le contestó:

Pedro. No, no soy.

Narrador. Como hacía frío, los criados y los guardias habían encendido una hoguera y estaban en torno a ella calentándose. Pedro estaba también con ellos. Uno le preguntó:

Criado. ¿No eres tú uno de los discípulos de ese hombre?

Narrador. Pedro lo negó:

Pedro. No, no lo soy.

Narrador. Poco después se acercaron a Pedro los que estaban allí y le dijeron:

Judío. No hay duda de que tú eres uno de ellos: se te nota en el acento.

Narrador. Entonces Pedro se puso a maldecir y a jurar.

Pedro. No conozco a ese hombre!

Narrador. Inmediatamente cantó un gallo. Pedro recordó lo que Jesús le había dicho: «Antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces». Y saliendo fuera lloró amargamente. Mientras tanto, Caifás preguntó a Jesús sobre las cosas que enseñaba. Y Jesús le contestó:

Jesús. ¿Por qué me preguntas a mí? Pregúntaselo a los que me han escuchado. Ellos saben todo lo que he dicho.

Narrador. Entonces uno de los guardias le pegó una bofetada y le dijo:

Guardia. ¿Así contestas al Sumo Sacerdote?

Jesús. Si he faltado al hablar, dímelo, pero si he hablado como se debe, ¿por qué me pegas?

Narrador. Después llevaron a Jesús del palacio de Caifás al palacio de Pilato, que era el gobernador romano. Pilato salió fuera y les preguntó:

Pilato. ¿De qué acusáis a este hombre?

Narrador. Los que llevaban preso a Jesús le dijeron:

Fariseo. Te lo entregamos porque es un delincuente.

Narrador. Entonces Pilato llamó a Jesús y le preguntó:

Pilato. ¿Eres tú el Rey de los judíos?

Jesús. Sí. Yo soy rey, pero no como los reyes de esta tierra.

Narrador. Después de esto Pilato salió donde estaban los judíos y les dice: Pilato. Yo no encuentro en él ninguna culpa. Sabéis que es costumbre entre vosotros en la fiesta de Pascua soltar a un preso. ¿Queréis que os suelte a Jesús o a Barrabás?

Narrador. Barrabás era un bandido. Todo el pueblo gritó:

Pueblo. ¡A Barrabás a Barrabás!

Pilato. ¿Y qué hago con Jesús?

Pueblo. ¡Crucifícalo, crucifícalo!

Narrador. Pilato mandó azotar a Jesús. Los soldados le pegaron y se burlaron de Él. Después lo llevaron a crucificar. Jesús salió de casa de Pilato con la cruz en los hombros. Llevaban también con Él a otros dos malhechores. Cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», crucificaron allí a Jesús y también a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús dijo:

Jesús. Padre, perdónales porque no saben lo que hacen.

Narrador. Al mediodía la oscuridad cubrió toda la región hasta las tres de la tarde. Entonces Jesús lanzó un grito y dijo:

Jesús. Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

Narrador. Después de decir esto, Jesús inclinó la cabeza y murió. El centurión, al ver que había muerto de aquella manera, dijo:

Centurión. Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.

Narrador. Y toda la gente que había acudido, al ver lo sucedido, volvía golpeándose el pecho. Todos los que conocían a Jesús y también las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, estaban allí presenciando todo esto desde lejos.

Palabra del Señor.

HOMILÍA: Muy corta

3. RITMO DE LA EUCARISTÍA

PETICIONES:

1. Por todos los que luchamos cada día por llevar con dignidad el nombre de cristianos para que nuestro modo de vivir se parezca al modo de vivir de Jesús. Roguemos al Señor.

2. Por la sociedad en la que vivimos, para que surjan profetas y mensajeros del amor de Dios que nos saquen del conformismo, la rutina y la sinrazón de nuestras vidas. Roguemos al Señor.

3. Por todos los que sufren por el hambre o la guerra, la enfermedad o la soledad, la injusticia o la discriminación. Para que experimenten la fuerza de Dios y la ayuda de los que les rodean. Roguemos al Señor.

4. Por todos los que estamos celebrando juntos esta Eucaristía para que esta Semana Santa nos ayude a acercarnos más a Jesús y sean para nosotros días de reflexión y vivencia más que de trompeta y tamboril. Roguemos al Señor.

OFRENDAS: (Colocadas previamente al fondo de la Iglesia)

Rama de Olivo:
Te presentamos, Señor, esta rama de olivo cogido en nuestros campos, con él te presentamos todo el buen olor de nuestras buenas acciones de cada día.

Bolsa de monedas:
Te ofrecemos, Señor, esta bolsa de monedas parecida a la de Judas, en ella te traemos todas nuestras traiciones a los amigos, todas nuestras mentiras, nuestra falta de compromiso con la familia, con el trabajo, con los estudios. Cámbialas por monedas de amistad.

Pan y vino:
Te ofrecemos, Señor, el pan y el vino, Jesús los escogió como símbolo de su entrega y amistad. A la vez que te lo ofrecemos, te pedimos que te acuerdes de los que no tienen pan para comer ni esperanza y alegría para vivir.

Cruz:
Traemos ante el altar la cruz símbolo del cristiano. Que no nos avergoncemos nunca de ser amigos tuyos, Jesús. Que, aunque a veces te traicionemos, no olvidemos que tú estás siempre al principio y al final de nuestro camino.

DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:

Sube un niño, levanta la cruz en alto, mirando al pueblo, y se lee el texto:

Niños, tengo los brazos rotos cuento con vuestros brazos para construir un mundo donde habite la paz.

Niños, tampoco tengo pies, necesito los vuestros para construir caminos de la libertad.

Niños, me han roto la boca necesitaré vuestros labios para decir a todos que Dios es un Padre buenísimo.

Niños, me han roto el corazón, cuento con el vuestro para lograr que todos los hombres y mujeres del mundo vivan como auténticos hermanos.

Vosotros, sois ahora mis testigos para comunicar a todos que Dios nos quiere hasta la muerte. Niños y niñas, gracias por vuestra generosidad. AMÉN.

........... después, todos cantamos No adoréis a nadie”


Ni en coche,
porque no los había;
ni a caballo,
que es lo que se creía y quería;
ni en camello,
tan apto para mercancías y comercio;
ni en carroza,
que es sólo para sus señorías;
ni a pie,
porque no hubiera merecido reseña...

Fue en pollino prestado,
Para mostrar quién era
y para que lo recordara la historia.

Y la gente se concentró:
gritó, cantó, bailó,
sacó lo mejor de sí misma;
de eso se trataba y Dios así lo quería.

Alfombraron el camino
con sus mantos peregrinos;
cortaron palmas, flores,
y ramas de laurel y olivo;
aplaudieron con ganas
al que los había reunido;
sus gritos se oyeron en el cielo,
en el único templo del pueblo
y en los palacios de los señores dueños.
Y temblaron los cimientos de la tierra
mientras Dios reía.

Y tan mal les sentó
que el pueblo despertara de su sueño
e hiciera manifestación,
que decidieron matar,
en nombre de Dios, de la paz y del bienestar,
al hombre que traía la esperanza y la osadía
a los parias de toda la historia.

Desde entonces,
todos los años hay intentos y escaramuzas
al llegar la primavera
y terminarse la cuaresma,
o cuando los pueblos reciben una sacudida
o aparece un profeta
en el reverso de la historia.

Pero todavía ninguna procesión
ha logrado ser como aquella manifestación,
aunque se haga con palmas benditas
y cantando cantos de Iglesia.

¡Bendito seas, Jesús de Nazaret,
nuestro hermano y Mesías!

Florentino Ulibarri

Ver más fotos en esta misma página web FOTOS DOMINGO DE RAMOS



MÁS FOTOS EN:

RAMOS 17

Domingo 19 de marzo de 2017, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)

Portafolio

Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Próximamente...