Estás aquí: Portada > CUARESMA

CUARESMA III (A)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

"DAME DE BEBER" es el comienzo para que nuestra noche se convierta en mediodía.


DICE EL POETA MACHADO:

Bueno es saber que los vasos
nos sirven para beber.
Lo malo es que no sabemos
para qué sirve la sed.

Agua y sed de consumo. Agua y sed de individualismo. Agua y sed de poder, saber y tener. Agua y sed de ser libre. agua y sed...

"Estoy que me muero, necesito beber...." A veces nos sentamos, cansados de caminos sin sentido, caminos cortados, caminos trillados, junto al del agua y le decimos "dame de beber".

"Lo malo es que no sabemos para qué sirve la fe"

Que nos sirva para dejar nuestro cántaro de piedra, volver la mirada y decirle al corazón de los otros una palabra de acogida, de aceptación, de ánimo, de perdón....

André Gide dice:

"Yo no puedo rezar, ni siquiera escuchar a Dios. Si Él, quizá, me habla, yo no le oigo. Su voz se me ha hecho indiferente.

Y sin embargo estoy ahí, con menosprecio ante mi propia sabiduría, y porque me falta la alegría que Él me da, se me ha quitado toda alegría.

Si Tú debes ayudarme, ¿Señor a qué esperas? Yo estoy solo, yo soy impotente. Yo no puedo. El espejo que llevo dentro de mí está roto y ciego"


• Elementos del relato que giran en torno al «agua».

- La mujer no tiene buena fama, no tiene marido, no tiene un agua que le satisfaga. Atrapada en lo cotidiano, carece también de profundidad.

- Jesús, poco a poco, en diálogo, va revelándose a la mujer como el don que quita la sed y provoca en ella el deseo del «agua viva» que es plenitud.

- Jesús, superando malentendidos, provoca que la mujer abandone el cántaro. Ha bebido del «agua viva» que es Jesús mismo. Ahora lleva la fuente dentro de ella.

- La mujer, discípulo-testigo, corre al pueblo para llevar a otros a Jesús, para que crean. Y aquellos samaritanos reconocieron a Jesús: «Estamos convencidos de que él es el Salvador del mundo».


PAUTAS PARA LA MISA CON NIÑOS

El evangelio de hoy y los de los dos próximos domingos eran una preparación inmediata para quienes iban a recibir el bautismo en la Vigilia Pascual: el agua (la samaritana); la luz (el ciego de nacimiento); la vida resucitada (Lázaro).

Por lo tanto, se puede dar una cierta unidad en los signos: Todos los símbolos de los domingos de cuaresma delante del altar.

Primero: Laspiedras Segundo: LaPalabra Tercero: agua Cuarto: Luz Quinto: Flor

1. MOTIVACIÓN

Amigos: Siempre hemos tomado el agua como un elemento que da vida a la naturaleza y a las personas. Jesús nos invitará hoy a experimentar “el agua que da Vida”. No te quedes sin participar. Merece la pena entrar en esta celebración que nos acerca más a las personas y a Jesús.

Amigos, vamos a estar atentos y a celebrar con alegría esta Eucaristía.

Canción: “El agua del Señor”.

4. PETICIÓN DE PERDÓN Hoy se invita a los niños a rezar juntos el “Yo confieso” que se lo saben casi todos.


ORACION DE FIELES.

1. Por el Papa Francisco para que siga dándonos ejemplo de alegría y optimismo y su palabra sea como agua fresca que nos que nos ayude a seguir creyendo en Jesús. Roguemos al Señor.

2. Para que demos a todos el ejemplo de ser personas felices, que viven la vida cristiana y saben ayudar a la gente. Roguemos al Señor.

3. Para que nadie pase “sed” y hambre en el mundo. Roguemos al Señor.

4. Para que nos preparemos bien a las fiestas de Resurrección, haciendo un camino de conversión a Jesús. Roguemos al Señor.

5. Para que también nosotros sepamos llevar la alegría de nuestra fe, que es el agua que recibimos por nuestro Bautismo, a nuestra familia, amigos y conocidos. Roguemos al Señor.


EVANGELIO (Juan 4, 5-42) “Si conocieras el don de Dios…”

NARRADOR Lectura del santo evangelio según san Juan. En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía. Llega una mujer de Samaria a sacar agua y Jesús le dice:

JESÚS: Dame de beber.

NARRADOR: Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida. La samaritana le dijo:

SAMARITANA:¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?

NARRADOR: Porque los judíos no se tratan con los samaritanos. Jesús le contestó:

JESÚS: Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva.

SAMARITANA Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?

JESÚS El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.

SAMARITANA Señor, dame de esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla. Veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén.

JESÚS Créeme, mujer: se acerca la hora, y ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad.

NARRADOR: Entonces le dijo la samaritana

SAMARITANA: Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo.

NARRADOR: Y Jesús se dio a conocer diciendo

JESÚS: Soy yo, el que habla contigo

Palabra del Señor.


MI HERMANO EL POZO

Alháquime - decía Abul Beka - se asomó un día a un pozo y dijo: Allá abajo hay alguien que viste igual que yo. Cada vez que me asomo, él también se asoma; y cuando levanto la mano para saludarle, él rápidamente, y al mismo tiempo, levanta también la mano para saludarme.

Parece como si leyera mis pensamientos; porque, cuando lo miro fijamente a los ojos, me responde con el lenguaje del silencio.

Cuando estoy triste, él está triste. Cuando estoy lleno de alegría, él está lleno de alegría.

Y Alháquime se pasaba las horas asomado a la boca del pozo y algunos días se olvidaba hasta de comer. Cincuenta lunas cambiaron y Alháquime iba todos los días al mismo lugar.

Y era considerado todo un sabio porque en todo aquello que aconsejaba era la Sabiduría. Y venían de todas partes para pedirle consejo. Y muchos le preguntaban: Maestro, dónde adquiriste tanto Conocimiento?

Y Alháquime siempre le respondía: Mi hermano el pozo me desveló todo cuanto os transmito... Y su boca enmudecía y no decía más.

Entonces muchos, por curiosidad, se asomaban al pozo, pero lo más que veían eran sus rostros reflejados en el agua, más no se veían a sí mismos.

Y Abul Beka reflexionaba: Mirad que el amigo más cercano que tenéis sois vosotros mismos. Aprended a amarlo y a conocerlo. Porque, ¿cómo si no sabríais amar y comprender y ayudar a aquellos que están a más distancia de vosotros?.


Viernes 6 de marzo de 2015, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Próximamente...