Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO C

ADVIENTO 3ºC / ÉL ESPERA

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Tres grupos de personas que se acercan al Bautista
- el pueblo,
- los recaudadores de impuestos,
- los soldados .

Una pregunta:
- “¿Qué debemos hacer?”

-  El domingo pasado el Bautista nos invitaba a examinar nuestra relación con Dios si de verdad queremos prepararnos para su venida.

Juan no sugiere nada de específicamente “religioso”, no recomienda prácticas devocionales, ceremonias penitenciales (ceniza, ayunos, oraciones, retiros espirituales en el desierto). Exige algo muy concreto: una revisión radical de la propia vida desde el principio ético del amor a los hermanos.

-  Hoy, se centra en la nueva relación que debemos establecer con el prójimo. El amor, la solidaridad, el compartir, la eliminación de las desigualdades, abusos de poder, son las palabras claves de su discurso .


«¿Entonces, qué hacemos?» (Gente, publicanos, soldados)

- «El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.»

- «No exijáis más de lo establecido.»

- «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga.»

Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba el Evangelio.


¿Cómo estáis?: con achaques mil, pero vivo, …sin blanca, pero vivo, …con deudas, pero vivo…

Pero aquí venimos a celebrar otra manera de estar vivos, a recuperar otra alegría, a sanar otras enfermedades: las del corazón. Y a heredar la vida eterna con el Señor.

Aquí venimos a preguntar a Juan Bautista:
- ¿Y nosotros qué debemos hacer?

La respuesta de Juan es sencilla, nada de grandes discursos abstractos, y hace referencia a la vida de cada día, al trabajo de cada día, a las relaciones de cada día.

¿Qué debemos hacer hoy?

Mirar al futuro.
No hacer sufrir a nadie.
No escandalizar ni maldecir a nadie.
No deber nada a nadie.
Debemos hacer justicia.
Debemos amar más para sufrir menos.
Debemos acoger a Jesús en nuestro corazón.

El pasado es la cabra que hiede y que hay que despachar porque hace la vida insoportable.

El hoy es “la vida es hermosa"

¿Qué debemos hacer hoy?

Debemos hacer obras buenas, obras de amor,
salir de nuestro encierro
mirar al Señor que viene,
salir y encontrar al Mesías en los hermanos. -


MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la Eucaristía en este tercer domingo de Adviento. Ya queda muy poquito, ya pronto vamos a celebrar el nacimiento de Jesús en nuestra Iglesia, llenos de alegría.

Por eso este tercer domingo de adviento, se conoce como el domingo de la a1egría porque sentimos la alegría de Jesús que se acerca.

Mientras se enciende la tercera vela de adviento, nosotros cantamos bien fuerte. VEN, SEÑOR JESÚS, VEN, VEN, VEN.

PERDÓN

1. Porque muchas veces estamos tristes y no tenemos alegría. Señor ten piedad

2. Por las veces que utilizamos las manos para hacer el mal. Cristo ten piedad

3. Por pensar que no todos somos iguales y no decir NO al racismo .Señor ten piedad

PETICIONES

1. • Pidamos por la Iglesia, por las comunidades de cristianos, por nosotros.., para que seamos señal de alegría para todos. Roguemos al señor

2. • Por todos los pobres, por los pueblos más pobres, para que en nuestras manos les llevemos el mensaje de Jesús que es paz, justicia y alegría. Roguemos al señor

3. • Por nuestra Parroquia, por nuestros sacerdotes y catequistas, sean mensajeros de la alegría de Jesús. Roguemos al señor

4. • Por quienes sufren por cualquier causa: enfermedad, soledad, marginación, lejanía de los suyos, hambre, guerra, para que encuentren alivio en sus preocupaciones y sepan que también es para ellos la alegre cercanía de Dios. Roguemos al Señor.

5. • Por nuestros padres, por nuestros abuelos, que siempre nos reciben con sus manos abiertas. Roguemos al señor

ACCIÓN DE GRACIAS

Gracias, Jesús por las manos, manos que nos acarician, nos abrazan, nos limpian y nos hacen sentir bien. Ayúdanos a tenerlas siempre abiertas para hacer cosas por los demás.

Y agradecer cada día las caricias y abrazos de los que nos quieren especialmente nuestros papás.

Gracias Jesús por la manos.


TEXTO

No nos vaya a pasar lo de aquel revolucionario que rezaba a Dios de esta manera: – “Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo”. A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir:

– “Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho”. Ahora, que soy un viejo y tengo los días contados. Mi única oración es la siguiente:

– “Señor, dame la gracia de cambiarme a mi mismo”. Si yo hubiera orado así desde el principio, no habría malgastado mi vida.


HISTORIAS DE MI ABUELO

La vida es insoportable, le decía un parroquiano a su párroco.

Estamos viviendo nueve personas en un cuarto. ¿Qué debo hacer?

El párroco le contestó:
meta la cabra también con ustedes en el cuarto.
Eso no puede ser.
Haga lo que le digo y venga a verme al final de la semana.

El parroquiano regresó el día indicado y dijo:
No podemos aguantar. La cabra es sucia y el olor es insoportable.

Vaya a casa. Saque la cabra y vuelva a verme al final de la semana.
Cuando regresó, nuestro parroquiano estaba radiante.
La vida ahora es hermosa. No hay cabra. Sólo nosotros nueve. ¡Qué felicidad!
La cabra le ayudó a aquel hombre y a su familia a hacer memoria de las bendiciones recibidas. Una pequeña dosis de sufrimiento nos ayuda a estar en nuestro sitio, a ser humildes y agradecidos.

Jueves 10 de diciembre de 2015, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« junio de 2018 »
L M M J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1
Próximamente...

  • SAN JUAN BAUTISTA-(24 de junio)
  • MISAS DE VERANO 2018-(30 de junio)