INICIACIÓN CRISTIANA 20

TESTIMONIOS 20

1. CONFIRMACIÓN EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Guardo siempre en mi memoria un recuerdo agradecido para todas las comunidades cristianas católicas a las que he pertenecido en diversas etapas de mi vida, incluso a aquellas con las que, por pequeños pero importantes matices teológicos o personales, discrepaba en la concepción que tenían de lo que significa ser cristiano católico y el comportamiento que éste tenía que tener en el mundo. A fin de cuentas, todas ellas, me han conformado como el cristiano católico que soy. Unas, me iniciaron en la religión cristiana; otras, me afirmaron en la importancia del estudio de la teología y me introdujeron con rigor en los misterios de la fe. Recuerdo con especial cariño a aquellas comunidades cristianas católicas en las que floreció la amistad, la fraternidad en definitiva, entre todos los miembros de la misma, y a las comunidades cristianas católicas en el extranjero, en las que pude encontrar algo de calor humano en medio de un mundo gris.

Como cristiano católico
soy producto de todas
estas experiencias,
cristiano católico ya confirmado.

Nunca imaginé que confirmaría mi fe cristiana católica en el trascurso de una peste, todavía no finalizada, y tras un confinamiento. Ambos acontecimientos evocan tiempos remotos que, felizmente, se creían más que superados por los avances científicos y tecnológicos de nuestro tiempo, y nadie jamás pensó que se podría vivir una situación como ésta. Esta situación pertenecía a los libros de historia y había sido recreada en la literatura y en el cine. Siempre pensé que mi confirmación en la fe cristiana católica vendría de la mano del amor de una mujer, que me haría “sentar la cabeza”, casarme y formar una familia. Algo así como la salvación del alma de don Juan Tenorio por la intermediación de doña Inés ante Dios. Quiero pensar que existe algún paralelismo entre ambas situaciones, porque en mi concepción del amor cristiano de pareja no creo que haya una manifestación más grande que la de doña Inés. Por otra parte, yo guardaba y entendía mi confirmación como un regalo, como una especie de ajuar o dote de esos que nuestras antiguas abuelas regalaban a sus hijas con motivo de su matrimonio. Éste era, con algún pequeño matiz, el plan, pero no pudo ser. Uno propone y Dios dispone, nunca mejor dicho.

A pesar de que los planes no han salido como tenía previsto y de las contingencias de nuestro tiempo presente, estoy muy feliz de haberme podido confirmar ahora, de cerrar el ciclo eucaristía-bautismo-confirmación ahora. Cerrar un ciclo creo que está asociado a algo negativo aunque sólo sea por el hecho de que se trata de un periodo que termina. Significa además, como consecuencia, que nos hacemos mayores. Pero si el ciclo se cierra en el momento preciso, con la madurez necesaria, siendo consciente de lo que se hace y de lo que se termina, y con precaución pero sin miedo al futuro incierto del nuevo ciclo que empieza, cerrar un ciclo es una de las experiencias más bonitas y más satisfactorias que se pueden tener en esta vida.
No obstante, pues mentiría, no puedo negar mis temores ante un mundo y una sociedad occidental que han colapsado. A pesar de haber recibido el sacramento de la confirmación, tengo más dudas e incertidumbres que certezas. En general, los seres humanos, profesen la religión que profesen y pertenezcan a la comunidad política que pertenezcan, son muy parecidos, tienen mucho ego. Por otra parte, no se ha demostrado que el avance científico y tecnológico suponga una mejora moral de las sociedades en las que estos avances se producen. Finalmente, el progreso económico y cultural de las sociedades tampoco les garantiza a éstas que no caigan en la barbarie. Éstas son las únicas tres certezas a las que he podido llegar. Pero hay una certeza mayor y más importante, que nos permite relativizar las anteriores tres certezas un tanto desalentadoras:

ser cristiano católico es lo mejor que nos ha podido pasar al nacer y proteger el legado judeocristiano y, por tanto, judío, griego y romano, es un deber.

Nuestra vieja y un tanto desaliñada Roma es la luz. Y nosotros debemos ser la sal de la tierra. Debemos, en definitiva, proteger nuestra concepción del mundo que es la más hermosa, no digo la mejor, la más hermosa y que humaniza y confiere, por tanto, su dignidad plena -como le corresponde- al ser humano.

En definitiva, sólo puedo decir que estoy muy feliz por haber recibido el sacramento de la confirmación, estoy muy feliz de haber completado el ciclo y, por fin, ser un cristiano católico confirmado.

Gracias a todas aquellas personas que lo han hecho y lo habéis hecho posible.

                                                       José-Tomás Velasco Sánchez


2. CONFIRMARME A LA 63 AÑOS

Cuando Beatriz nos animó a escribir algo sobre el tiempo de catequesis de nuestra confirmación, motivos que nos llevaron hasta aquí ….. , inicialmente pensé que no tenía nada interesante que contar, pero luego me dije, ¿porqué no compartir los motivos que me animaron a confirmarme a los 63 años y quizás ayudar a otras personas, tengan la edad que tengan, a emprender este camino que para mí ha sido tan gratificante? .

Cuando era niña, por circunstancias de lugar y tiempo, no me confirmé, transcurrieron los años y pensé que mi tiempo de confirmación ya había pasado, pero dentro de mí latía la esperanza de que alguna vez podría hacerlo y cerrar así el ciclo de Bautismo, Comunión y Confirmación.

Siempre animé a mis hijos a confirmarse, y lo hicieron, fui muy feliz.

En Septiembre del año pasado, en mi parroquia de la Almudena anunciaron que si algún adulto estaba interesado en confirmarse se pusiera en contacto con la parroquia del Corazón de María para hacer catequesis de adultos, esta parroquia había sido la parroquia de mis padres y la mía, también en la que me casé, lo vi claro, me dirigí allí y comencé esta andadura.

Todo ha sido positivo, Beatriz nuestra catequista nos ha guiado a profundizar en el Mensaje de Jesús, conocerlo mejor y llevarlo a la práctica. Nos lo ha hecho todo muy fácil, nos hacía sentirnos a todos bien, en un ambiente amistoso y dándonos confianza para compartir nuestros sentimientos sin ningún apuro, fue como volver a mis grupos  de  juventud .

Con todos mis compañeros me sentí muy a gusto y aprendí de cada uno de ellos cuando nos abría su corazón y nos relataba sus experiencias.

Quiero también hacer una mención especial a Juan Espallargas, el coordinador de los grupos de catequesis de adultos que  compartió con nosotros alguna tarde y nos ayudó con su saber y su experiencia a afianzarnos en nuestra fe y llevarla a una forma de vida.

Una vez confirmada me siento más íntimamente ligada a la Iglesia y enriquecida con una fortaleza especial del Espíritu Santo.

Gracias a todos.

 La ceremonia de nuestra confirmación la compartí con vosotros, con mi marido, con mis hijos y mis nietos. Cuando llegué a mi casa envié la foto que nos habíamos hecho todo el grupo con el Obispo en el altar de la Iglesia de Santiago, a mi hermana y a mis amigas, y les dije “ Esta tarde ha sido la ceremonia de mi confirmación y soy muy feliz”.

Josefina Bernal Bernal.


UN ANTES Y UN DESPUÉS   (Ana)

Ya han pasado tres meses desde que di el paso de tomar el Sacramento de la Confirmación y creo que es un buen momento para contaros mi experiencia, que aunque no es nada reveladora, espero pueda ayudaros y haceros sentir identificados en cierta medida. Allá vamos.

Como a cualquier persona, la vida puede complicarse y sin saber muy bien cómo afrontar esas etapas, tomamos decisiones (o no tomamos ninguna) y, en mi caso, yo me alejé de la Fe.

Es increíble como las malas épocas pueden hacernos dudar hasta de uno mismo y por supuesto, no siempre somos conscientes de la repercusión que tendrá en nuestra vida.

Conforme fueron pasando los años, mantenía mi sentimiento hacia Dios, pero ni lo practicaba, ni lo interiorizaba. Un día, volvió a suceder lo mismo que años atrás, se complicaron los planes que tenía, pero esta vez no podía siquiera decir esa frase tan falsa pero recurrente de “¿Por qué me haces esto Dios mío?”. Es increíble como culpamos y responsabilizamos sin pensarlo dos veces.

Para mí, ese momento significó un antes y un después, fue mi punto inflexión.

Volví a la Iglesia, volví los domingos a misa, pero sobre todo, volví a acudir a la Iglesia en días normales y cotidianos, a buscar aquel momento de cordura, de paz y de amor que sientes cuando Dios te reconforta.

Puede sonar increíble, pero me sentía rara, incompleta. Dios había estado para mi en cada momento de necesidad, pero también de felicidad y yo, no había hecho lo mismo por lo que llevaba varios meses queriendo reafirmar mi creencia mediante el Sacramento de la Confirmación, pero nunca encontraba el momento. Y la verdad, una de las mejores enseñanzas que me llevo de todo este proceso es entender que nunca hay un buen momento para nada, hasta que decides que no hay que buscarlo, simplemente lo sientes y lo necesitas. Y ese era mi momento.

Siempre he pensado que cuando das luz, te rodeas de luz y fue justo lo que me pasó.

Cuando decidí compartir con mi circulo más cercano mi decisión de Confirmarme, hubo todo tipo de reacciones, pero todas ellas de apoyo. Comencé entonces la Catequesis y os aseguro que añoro nuestros miércoles por la tarde. Se convirtió en un rato de reflexión y de autoconocimiento tremendo. En mi opinión, mi catequista enfocó de una forma tan humana y sencilla las sesiones, que me ayudó a redescubrir mi entorno y a mi misma.

Como todos sabéis, la pandemia estalló finalmente y las sesiones se paralizaron, al menos de la forma tradicional que conocemos, pero tuve la suerte de contar con alguien que me descubrió “El Voluntariado”.

Cada miércoles, en el horario en el que hubiera acudido Catequesis, iba a mi parroquia a ayudar a que la Misa pudiera celebrarse.

Es increíble como un gesto tan sencillo, afectó tanto en las personas que acudían a su rato de oración y por supuesto, a mi me ayudo a reafirmarme en que iba por el camino correcto. Os recomiendo que probéis a colaborar en vuestra parroquia o simplemente ayudando a los vecinos.

Llegó el día de la Confirmación. Inevitablemente hay ciertas personas que te marcan más que otras y lo curioso fue que en mi caso, hasta la amiga más agnóstica estaba emocionada por el paso que estaba a punto de dar.

¿Podía ser más surrealista que el año que daba el paso de confirmarme hubiera una pandemia mundial y fuese todo tan raro? No, aunque yo prefiero decir que fue único.

Me sentí arropada, acompañada y sobre todo, me sentí segura del paso que daba. Creo que soy mejor persona, que este proceso no solo me ha ayudado a conocerme mejor a mi misma, sino que me ha enseñado a gestionar y a trasmitir unos valores fundamentales para ser feliz.

Como conclusión, deciros que todos tenemos un poquito de luz y es muy fácil hacernos brillar, por dentro y por fuera si buscas tu momento y las personas adecuadas para recibirlo. Dios nos enseña a amar y esa es la mayor luz que podemos enseñar.

Ana


ENLACES RELACIONADOS

CONFIRMACIONES19 (testimonios)

 

CONFIRMACIONES (Testimonios2)

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *