DOMINGO XXX (A)

Jesús nos habla apoyándose en el A.T:Deuteronomio 6,4, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y toda tu mente” y del Levítico el capítulo 18 “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.


Las disputas de Jesús con los hombres religiosos, los teólogos de su tiempo, son siempre disputas sobre religión.
Maestro, le preguntó, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?
Jesús tenía 613 mandamientos en el Antiguo Testamento para elegir. No invalida ninguno, simplemente prioriza para sus oyentes de ayer y de todos los tiempos..


PARA LA CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA 


MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos y bienvenidos a esta fiesta.

En este domingo de celebración, Jesús nos dice que tenemos que actuar movidos únicamente por el amor a Dios y hacia los demás.

Sólo el amor debe guiar nuestros actos, y sólo el amor puede justificar lo que hagamos en nuestro día a día. Vamos a empezar nuestra celebración con alegría y cantando.

 

PETICIONES DE PERDÓN
1. Por las veces en que nos enfadamos y rechazamos a los demás en vez de ayudarlos. Señor, ten piedad.
2. Por las veces en que no nos comportamos como se comportarían los amigos de Jesús. Cristo, ten piedad.
3. Por las veces en que nos creemos mejores que los demás y despreciamos a los que no son como nosotros. Señor, ten piedad.


MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
La primera lectura nos recuerda que los preferidos de Dios son los más pobres, los que más le necesitan, y que hay que ayudarles para que descubran que Dios también los quiere. 

Lectura del libro del Éxodo (22,20-26):

Así dice el Señor: «No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto. No explotarás a viudas ni a huérfanos, porque, si los explotas y ellos gritan a mí, yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos. Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar? Si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo.»
                                                                                       Palabra de Dios

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA
En esta segunda lectura, San Pablo felicita a los cristianos de una ciudad griega que se llamaba Tesalónica, los felicita por su fe y los invita a ser modelo para las demás comunidades.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (1,5c-10):

Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya. Desde vuestra Iglesia, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la acogida que nos hicisteis: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que nos libra del castigo futuro.

Palabra de Dios

MONICIÓN AL EVANGELIO
Y Jesús nos recuerda en el Evangelio que si somos amigos de Jesús nos importa todo lo que les pase a las demás personas.

Estemos atentos.

Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,34-40):

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?»

Él le dijo: «»Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.» Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.»

Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.»

                                                                           Palabra del Señor


PETICIONES

1. Por todos los que formamos la Iglesia, para que sea el amor y sólo el amor, el motor de nuestros actos hacia quienes nos necesitan. Roguemos al Señor.

2. Por los gobernantes de todos los países, que se comprometieron a trabajar para que no haya pobres en nuestro mundo, para que lo cumplan. Roguemos al Señor.

3. Por las familias en las que falta el amor porque la realidad que viven les ha hecho perder la esperanza, para que recobren la alegría de amar. Roguemos al Señor.

4. Por nosotros, niños y niñas de todo el mundo, para que sea Jesús quien guíe nuestros actos de ayuda, perdón, comprensión y solidaridad. Roguemos al Señor.

5. Por todos los padres y mayores que habéis venido hoy a esta Misa, para que, con vuestro amor hacia nosotros, vuestros hijos, nos ayudéis a acercarnos cada día más a Jesús de Nazaret. Roguemos al Señor.


SÍMBOLO-OFRENDA
Presentar el cartel con la Oración del Padre Claret y rezarla todos juntos con los gestos aprendidos.




Si el amor te escogiera 

Si el amor te escogiera y se dignara
llegar hasta tu puerta y ser tu huésped
¡Cuidado con abrirle e invitarle,
si quieres ser feliz como eras antes! 

Pues no entra solo: tras él vienen
los ángeles de la niebla. Tu huésped solitario
sueña con los fracasados y los desposeídos
con los tristes y con el dolor infinito de la vida. 

Despertará en ti deseos que nunca podrás olvidar,
te mostrará estrellas que nunca viste antes;
te hará compartir, en adelante
el peso de su tristeza divina sobre el mundo. 

¡Listo fuiste al no abrirle! y, sin embargo,
¡qué pobre, si lo echaste de un portazo! 

(S.R. Lysaght) 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.