DOMINGO XVI (A)


A ESO.. LLÁMALO..

A eso de caer y volver a levantarte.
De fracasar y volver a comenzar.
De seguir un camino y tener que torcerlo.
De encontrar el dolor y tener que afrontarlo.
A eso no lo llames adversidad,
Llámalo sabiduría.

A eso de sentir la mano de DIOS
Y saberte impotente.
De fijarte una meta y tener que seguir otra.
De huir de una prueba y tener que encararla.
De planear un vuelo y tener que recortarlo.
De aspirar y no poder, de querer y no saber,
De avanzar y no llegar.
A eso no lo llames castigo,
Llámalo enseñanza.


«El reino de los cielos se parece
-a un hombre que sembró buena semilla en su campo;
-“El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza
-“El reino de los cielos se parece a la levadura


-Jesús critica la prisa de los Apóstoles con TRES PARÁBOLAS:

EL TRIGO Y LA CIZAÑA

  La Parábola nos revela DOS ACTITUDES:
-La Impaciencia de los hombres: «Señor, ¿quieres que arranquemos la cizaña?»
La Paciencia de Dios: «Dejadlos crecer juntos hasta la siega…»
-Dios no quiere la destrucción del pecador y la segregación de los malos.
«Dios es paciente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad y leal» (Sal 85)

-«Nuestra Historia de católicos, a veces, se ha convertido en Historia de arrancadores de cizaña, cuanto debería haber sido historia de perdón, de misericordia y de amor.»

* Olvidamos que el mal y el bien se mezclan en mundo, en la vida y en el corazón…
* Olvidamos que el Reino de Dios es un mundo de trigo y de cizaña, de guerra y de paz, de gozo e inquietud…

* Olvidamos que la cizaña de hoy podrá convertirse mañana en trigo para Dios…
* Olvidamos que incluso en cada uno de nosotros hay trigo y cizaña.
* Y Cristo también hoy continúa repitiendo: «Dejadlos crecer juntos hasta la siega».
* El Reino de Dios es una realidad irreversible, que está en un proceso de crecimiento en el mundo.

+ ¿Qué dice esta Parábola?

-Para los LÍDERES de la comunidad que quieren una comunidad perfecta de la noche a la mañana
-Para algunos PADRES que quieren ver a los hijos cambiados en un parpadeo de ojos
-Para ANIMADORES de movimientos o grupos pastorales, que quiere que todo el mundo actúe como ellos….


Las otras dos parábolas (LEVADURA, GRANO DE MOSTAZA) complementan el mensaje:

-Debemos ser la SIMIENTE DE MOSTAZA, pequeña, insignificante, pero que crece hasta anidar los pájaros en sus ramas.
-Debemos ser la LEVADURA, que fermenta toda la masa, el mundo en que vivimos…
Así transformaremos la CIZAÑA en TRIGO.
El Reino de Dios ya está presente entre nosotros, aunque mezclado con la cizaña, aunque pequeño como el grano de mostaza, o un poco de levadura…


LECTURAS DEL DOMINGO

Primera lectura
Lectura del libro de la Sabiduría (12,13.16-19):

Fuera de ti, no hay otro dios al cuidado de todo, ante quien tengas que justificar tu sentencia. Tu poder es el principio de la justicia, y tu soberanía universal te hace perdonar a todos. Tú demuestras tu fuerza a los que dudan de tu poder total, y reprimes la audacia de los que no lo conocen. Tú, poderoso soberano, juzgas con moderación y nos gobiernas con gran indulgencia, porque puedes hacer cuanto quieres. Obrando así, enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser humano, y diste a tus hijos la dulce esperanza de que, en el pecado, das lugar al arrepentimiento.

Palabra de Dios


Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,26-27):

El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios.

Palabra de Dios


Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,24-43):

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: «El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: «Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?» Él les dijo: «Un enemigo lo ha hecho.» Los criados le preguntaron: 

«¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él les respondió: «No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.»»

Les propuso esta otra parábola: «El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.»
Les dijo otra parábola: «El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para que todo fermente.»
Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré los secretos desde la fundación del mundo.»
Luego dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará sus ángeles y arrancarán de su reino a todos los corruptos y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su padre. El que tenga oídos, que oiga.»

Palabra del Señor


¿CUÁNTO PESA UN COPO DE NIEVE?

Dime, ¿Cuánto pesa un copo de nieve? -preguntó un gorrión a una paloma.
Nada de nada, le contestó.
Entonces, si es así debo contarte una historia, dijo el gorrión:
Estaba yo posado en la rama de un abeto, cerca de su tronco, cuando empezó a nevar. No era una fuerte nevada ni una ventisca furibunda. Nada de eso.

Nevaba como si fuera un sueño, sin nada de violencia. Y como yo no tenía nada mejor que hacer, me puse a contar los copos de nieve que se iban asentando sobre los tallitos de la rama en la que yo estaba. Los copos fueron exactamente 3.741.952. Al caer el siguiente copo de nieve sobre la rama que, como tú dices, pesaba nada de nada, la rama se quebró.

Dicho esto, el gorrión se alejó volando.
Y la paloma, se quedó cavilando sobre lo que el gorrión le había dicho.


PETICIONES

Padre, queremos ser fermento de tu Reino
· Que la Iglesia sea maestra en acogida e inclusión, que no caiga en el fácil recurso de dividir a las personas en buenas o malas porque esta división vulnera los criterios del Reino.

Padre, queremos ser fermento de tu Reino
· Que todos los seguidores de Jesús no nos olvidemos que nuestra seña de identidad no es la pertenencia a la Iglesia sino la práctica del amor al prójimo.

Padre, queremos ser fermento de tu Reino

· Que todos nosotros seamos conscientes que el Reino necesita nuestro trabajo, nuestro compromiso, nuestra acción para hacerse presente entre nosotros.
Padre, queremos ser fermento de tu Reino

· Que todos los hombres y mujeres que dedican este tiempo de vacaciones a cooperar con distintas Ongs y en distintas acciones, vivan su cooperación como esa semilla o grano que el Padre se encargará de fecundar.
Padre, queremos ser fermento de tu Reino

· Que seamos sensibles a la soledad de algunos mayores y enfermos, a la angustia de los refugiados, a la estrechez de vida de los parados, al dolor de los excluidos y a la pena de quienes han perdido a un ser querido.
Padre, queremos ser fermento de tu Reino

Padre bueno, con gozo acogemos tu invitación a ser fermento de humanidad en el corazón del mundo; haznos audaces y comprometidos, concédenos el Espíritu de tu hijo Jesús. Te damos las gracias por tu hijo Jesús.
                                                                                                                                                              Vicky Irigaray



 Enlace con la película LITTLE BOY 


Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.