DOMINGO 31B

Lo primero que nos dice Jesús es:
Amar a Dios
y al prójimo
Amar a Dios
en el prójimo
Amar a Dios
amando al prójimo
No se puede amar a Dios
sin hacer nada por los demás.
-Aprender a escuchar al otro
-Aprender a dar
-Aprender a perdonar
La última palabra la tiene siempre el amor.

TRUCOS PARA LA BELLEZA DE TU ALMA

Para conseguir unos labios atractivos di palabras de ternura.

Para conseguir unos ojos preciosos, busca lo que hay de bueno en la gente.

Para conseguir una silueta esbelta comparte tu comida con los que pasan hambre.

Para tener un pelo bonito deja que un niño pase sus dedos por tu cabello una vez al día.

Para tener una buena pose camina sabiendo que nunca caminas solo.

La gente, mucho más que las cosas, debe ser restaurada, revivida, reclamada y redimida; nunca deseches a nadie.

Recuerda, siempre que necesites una mano que te ayude, la encontraras en el extremo de tu brazo.

Cuando vayas envejeciendo descubrirás que tienes dos manos: una para ayudarte a ti mismo y la otra para ayudar a los demás.

La belleza de una persona no está en la ropa que lleve, la figura que tenga o en cómo se peine.

La belleza de una persona debe ser buscada en sus ojos, que son la puerta de acceso a su corazón, el lugar donde reside el amor.

La belleza de una persona no está en los rasgos de su cara, su verdadera belleza se refleja en su alma.

Está en el cuidado que da con amor, en la pasión que muestra.

La belleza de una persona aumenta con el paso de los años.


SALUDO

Bienvenidos a esta celebración. Hoy la Palabra de Dios nos recuerda por dónde tenemos que caminar y en qué se resume su doctrina: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. Y amarás al prójimo como a ti mismo”.

No es un camino fácil de recorrer; por eso vamos a estar atentos para entenderlo un poco mejor. Comenzamos esta Eucaristía como todos los días reconociéndonos limitados y pidiéndole perdón al Señor.


PETICIONES DE PERDÓN

Perdón1. – Porque nos olvidamos de querer a los demás como Dios desea le decimos. Señor, ten piedad.

Perdón2- Tenemos unos compañeros y una familia a la que demostrar nuestro amor, con hechos y detalles concretos. Porque a veces no lo hacemos así le decimos. Cristo, ten piedad.

Perdón3- Porque somos muy cómodos y rechazamos hacer lo que nos cuesta le decimos, Señor, ten piedad.


EVANGELIO Mc 12, 28b-34

Cronista: Un escriba que oyó la discusión, viendo lo acertado de la respuesta, se acercó a Jesús y le preguntó:
Escriba: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?».
Cronista: Respondió Jesús:
Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos».
Cronista: El escriba replicó:
Escriba: «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».
Cronista: Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:
Jesús: «No estás lejos del reino de Dios».
Cronista: Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.


PETICIONES

P1- Por la Iglesia, para que fiel al mandato de Jesús, manifieste su amor a las personas, de forma especial a las que Él llama bienaventurados. ROGUEMOS AL SEÑOR

P2- Por nuestra familia y nuestros amigos, que son los más cercanos que tenemos para que les queramos de verdad y les tratemos como a nosotros mismos,
roguemos al Señor.

P3- Además de querer a nuestro prójimo tenemos que amar a Dios. Él nos ha creado y es nuestro Padre. Para que le sintamos cercano en nuestras vidas y nos dirijamos a Él como a un verdadero amigo, roguemos al Señor.

P4- Por todos los que participamos en esta celebración eucarística, para que no busquemos disculpas diciendo que es muy complicado el cristianismo. Para que amemos a Dios y a las personas que tenemos a nuestro lado, roguemos al Señor.

P5- Por aquellos que más necesitan de nuestra oración: los que no tienen trabajo, las familias rotas, los que no se quieren, los que sufren por cualquier causa…, roguemos al Señor.


DINÁNICA PARA LA HOMILIA

Las leyes de Dios abren caminos y dan luz al comportamiento humano.
En Jesús el amor de Dios dio el máximo.

Cristo es el puente entre Dios y los hombres.

 


ORACIÓN FINAL

Antes de marchar a la vida, Señor,
Queremos recordarte, Padre, Dios:

No nos abandones en el camino de la vida (todos)
Enséñanos a ser tus amigos (todos)
Ayúdanos a querer a los que nos rodean (todos)

Que no nos olvidemos de tu cercanía y amistad (todos)
Que no nos cansemos de hacer el bien (todos)
Que no olvidemos que tú eres nuestro Padre. (todos)

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.