DOMINGO 25ºB

 

Lo importante en esta vida es ayudar a ganar a otros, aún cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.

Lo importante no es competir, sino ganar…

Ganar el corazón de los demás.

Lo importante en esta vida va más allá de ganar nosotros mismos.


UNA HISTORIA REAL

Hace algunos años, en los paraolímpicos infantiles de Seattle, nueve concursantes, todos con alguna discapacidad física o mental, se reunieron en la línea de salida para correr los 100 m. lisos.

Al sonido del disparo todos salieron con gran entusiasmo por participar en la carrera, llegar a la meta y ganar.

A pocos metros del punto de salida, uno de ellos, tropezó en el asfalto, se cayó y empezó a llorar.

Los otros ocho oyeron al niño llorar, disminuyeron la velocidad y volvieron hacia atrás.
Todos dieron la vuelta y regresaron… Todos.

Una niña con síndrome de Down se agachó, le dio un beso en la herida y le dijo: «Eso te lo va a curar».

Entonces, los nueve se agarraron de las manos y juntos entraron en la meta.

Lo importante en esta vida es ayudar a ganar a otros, aún cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.


LES DECÍA:


Yo no entiendo a la gente grande,

¿por qué tapan la luz del sol?
¿Por qué quitan las flores de las plantas para dejarlas marchitar en un jarrón, ¿ Por qué enjaulan a los pájaros?

-Yo no entiendo a la gente grande,
¿por qué no sienten el placer de perder el tiempo mirando a su alrededor y son incapaces de dar vueltas en un tiovivo?
¿por qué cuando me porto mal me amenazan con una inyección y cuando me pongo enfermo me dicen que una inyección me pondrá bien?

Yo no entiendo a la gente grande,
¿Por qué cuando pregunto algo no me contestan porque soy muy pequeño ¿por qué dicen mentiras y ni ellos mismos se las creen?

Yo no entiendo a la gente grande,
¿por qué me piden que sea bueno y ellos mismos me regalan revólveres y flechas para jugar?

Yo no entiendo a la gente grande…
Por qué cuando hago algo malo, me dicen: «no te quiero más» y tengo miedo de que me dejen de querer en serio.
Los regalos más lindos de la vida son los niños. ¡escúchalos!


PARA LA CELEBRACION DE LA EUCARISTÍA


SALUDO
Bienvenidos, una vez más, al encuentro con el Señor.
Hoy, por ejemplo, Jesús nos indica que el servicio y la humildad, son características que sus amigos hemos de cultivar. Muchas personas quieren ser siempre los primeros en todo. Pero, los cristianos, hemos de ser los primeros en ser generosos, en demostrar nuestra alegría y sobre todo en buscar siempre el bien de los demás. Iniciamos esta celebración, como siempre, con el canto que nos alegra el corazón y nos lleva hasta Dios.

Primera lectura

Lectura del libro de la Sabiduría (2,12.17-20):
Se dijeron los impíos: «Acechemos al justo, que nos resulta incómodo: se opone a nuestras acciones, nos echa en cara nuestros pecados, nos reprende nuestra educación errada; veamos si sus palabras son verdaderas, comprobando el desenlace de su vida. Si es el justo hijo de Dios, lo auxiliará y lo librará del poder de sus enemigos; lo someteremos a la prueba de la afrenta y la tortura, para comprobar su moderación y apreciar su paciencia; lo condenaremos a muerte ignominiosa, pues dice que hay quien se ocupa de él.»
Palabra de Dios



Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol Santiago (3,16–4,3):
Donde hay envidias y rivalidades, hay desorden y toda clase de males. La sabiduría que viene de arriba ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz, y su fruto es la justicia. ¿De dónde proceden las guerras y las contiendas entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, que luchan en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis; matáis, ardéis en envidia y no alcanzáis nada; os combatís y os hacéis la guerra. No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís mal, para dar satisfacción a vuestras pasiones.
Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,30-37):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»  Palabra del Señor


PETICIONES

1. Un recuerdo especial por el Papa Francisco. Por nuestro Obispo. Por los sacerdotes. Por los catequistas. Para que nos animen a buscar siempre, en el servicio, nuestra alegría y nuestro orgullo. Roguemos al Señor.

2. Por las naciones de la tierra y todos sus pueblos, para que desaparezcan las barreras que les separan, fomenten entre ellos la solidaridad y destierren para siempre la explotación y la competitividad. ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por todos los que han comenzado el colegio. Por los alumnos y los profesores. Para que crezcamos en sabiduría. ROGUEMOS AL SEÑOR

3. – Por todos los que colaboran y participan desinteresadamente en la parroquia para que en el servicio encuentren un motivo para vivir con alegría. ROGUEMOS AL SEÑOR

4.- Por todos los aquí reunidos para que hagamos de nuestra parroquia y familia un lugar de encuentro con los demás y con Dios.
ROGUEMOS AL SEÑOR



 

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.