DOMINGO 12ºB



Las olas se adentran en el mar de Galilea, 212 metros bajo el nivel del mar. Las olas de solo 2 metros, pero las embarcaciones son pequeñas. Peligro. tempestades.
Travesía a país lejano. Se lo llevaron tal como estaba. Le secuestraron, no quieren que otros seguidores no israelitas compartan su cercanía
Del relato al problema de la fe

¿Cuál es su problema y nuestro problema?

  • que se nos ha hecho tarde?
  • que nos da miedo la otra orilla?
  • que el huracán puede hundir nuestra barca?
  • o que Jesús se nos ha quedado dormido de puro aburrimiento. (Amigo que siempre está ahí, pero olvidado).
Cállate. Silencio.
  • Increpar al lago es fácil, lo difícil es que vosotros creáis en mí.
  • no será que nos falta confianza? (los amigos solo cuando me llega el agua al fondo de mi barca).
No te importa que nos hundamos
  • no será que sois unos cobardes que no tenéis fe.
  • después de tanto tiempo juntos solo miedo y admiración. ¿ dónde queda la adhesión? Es necesario pasar de la admiración a la fe.

¿POR QUÉ GRITAS?

Un día un maestro occidental preguntó a sus discípulos lo siguiente: ¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?

Los hombres pensaron unos momentos: Porque perdemos la calma —dijo uno—, por eso gritamos. Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? —preguntó el maestro— ¿no es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas
satisfacía al maestro. Finalmente él explicó: «Cuando dos personas están   enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuertes tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia».

Luego, el maestro preguntó: «¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente, ¿por qué? Sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña». El maestro continuó:     «Cuando se enamoran, más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor. Finalmente, no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así están dos personas cuando se aman».

Luego, el  maestro dijo: «Cuando discutan, no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tan larga que no encontrarán más el camino de regreso.

(En boletín educativo-pastoral, N.° 25, Argentina)


PARA LA CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTIA


SALUDO

A punto de terminar el curso escolar y de comenzar las vacaciones de verano, nos hemos reunido para compartir nuestra fe en Jesús; a Él le vamos a presentar nuestras preocupaciones, miedos y también nuestra acción de gracias. El evangelio, nos anima a ser fuertes con la fe y desde la fe. El Señor nos acompaña en todas dificultades. Disfrutemos en esta Eucaristía de la presencia del Señor y la cercanía de los hermanos.

PERDÓN

1. Pedimos perdón al Señor por el miedo que tenemos a manifestar nuestras convicciones religiosas. Señor, ten piedad
2. Pedimos perdón al Señor por las veces que le negamos con nuestras palabras y obras. Cristo, ten piedad
3. Pedimos perdón al Señor por la debilidad y la blandura de nuestra fe. Señor, ten piedad.

MONICIÓN A LAS LECTURAS

Job nos recuerda que, Dios, es Señor de todo. San Pablo,  nos recuerda que el que descubre a Cristo vive de forma diferente, es persona nueva. Finalmente, el evangelio, nos anima a ser fuertes con la fe y desde la fe. Él nunca duerme.

ORACIÓN DE LOS FIELES

1. Por la Iglesia para que siga adelante en su misión. Para que no se detenga a pesar de las dificultades. Roguemos al Señor.
2. Te pedimos por todos los que no son felices, o no han encontrado un amigo en quien confiar. Roguemos al Señor.
3. Por los hombres del mar. Por todos los que mueren en el mar. Para que Dios les conceda su consuelo y su presencia. Roguemos al Señor.
4. Por los niños y niñas que han celebrado su Primera Comunión para que no olviden que Jesús camina a sus lado. Roguemos al Señor.
5. Por cada uno de nosotros para que seamos hombres y mujeres con esperanza. Una esperanza basada en el encuentro con Jesús de Nazaret. Roguemos al Señor.

Primera lectura

Lectura del libro de Job (38,1.8-11):

El Señor habló a Job desde la tormenta: «¿Quién cerró el mar con una puerta, cuando salía impetuoso del seno materno, cuando le puse nubes por mantillas y nieblas por pañales, cuando le impuse un límite con puertas y cerrojos, y le dije: «Hasta aquí llegarás y no pasarás; aquí se romperá la arrogancia de tus olas»?»

Palabra de Dios


Segunda lectura

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (5,14-17):

Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. Por tanto, no valoramos a nadie según la carne. Si alguna vez juzgamos a Cristo según la carne, ahora ya no. El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,35-40):

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: «Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón.
Lo despertaron, diciéndole: «Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: «¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma.
Él les dijo: «¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros: «¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!»                       Palabra del Señor




Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *