CUARESMA I (C)

EL LEÓN Y EL RATÓN

Estaba durmiendo un día un león en la falda de una montaña y los ratones de campo, que andaban jugando por allí, llegaron hasta su presencia. Casualmente uno de ellos saltó cerca del león y éste le cogió.

El ratón, viéndose preso y a punto de ser devorado, suplicaba al león que tuviese misericordia de él, pues no había intentado molestarle sino que sólo estaba jugando. Y le suplicaba humildemente perdón.

El león, viendo que no era digno de él vengarse de aquel ratón, por ser un animal tan pequeño, le dejó ir sin hacerle ningún mal.

Poco tiempo después el león cayó en una trampa, viéndose enlazado en una red, y comenzó a dar poderosos rugidos. Oyéndolo el ratón acudió al momento y viendo que estaba preso en aquella red, le dijo:
Señor, no te preocupes, no debes tener miedo; yo me acuerdo del bien que recibí de ti y quiero devolverte el favor.
Y diciendo esto, comenzó a roer con sus dientes la curda, logrando romper los ligamentos de la red, y el león quedó libre.
Se abrazaron y decidieron ser amigos para siempre.


 

-«No sólo de pan vive el hombre»

-«Sólo a Dios adorarás»

-«No tentarás al Señor tu Dios»

 


-Comenzamos a subir la montaña de la misericordia. 

 MI

De fondo para todos los domingos el cartel general con la palabra

  MI-SE-RI-COR-DIA

 


PETICIONES:

Conscientes de nuestras debilidades y de las dificultades y tentaciones que encontramos a lo largo de nuestra vida, oremos a Dios diciéndole: ¡NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN!

 1.– Por los dirigentes de la Iglesia y de las Naciones, para que no caigan en la tentación del poder. ¡NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN!
2.– Por los países desarrollados, para que no caigan en la tentación del conformismo y del consumo, olvidándose de los países subdesarrollados. ¡NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN!
3.– Por los que formamos la Iglesia de Jesús, para que no caigamos en la tentación de considerarnos superiores a los creyentes de otras religiones. ¡NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN!
4.– Por todos los que creemos en Jesús, para que no caigamos en la tentación de seguirle solamente en aquello que nos resulta fácil. ¡NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN!
5.-Por los que nos ayudan a descubrir a Jesús en la familia, en el cole, en la catequesis, para que no caigan en la tentación de pensar que lo que hacen por nosotros no sirve de nada. ¡NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN!

Oremos: No nos dejes, Señor, caer en la tentación; líbranos de todo mal y danos siempre la luz y la fuerza de tu Palabra y de tu Espíritu.


 

OFRENDAS: SÍMBOLOS
-Una bolsa de arena
-Una bolsita de arena para cada niño
-La biblia de fondo



Ver más en esta misma página web  CUARESMA

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.