DOMINGO DE PASCUA V (A)

 El domingo pasado Jesús se nos mostraba como “un buen pastor”, como “la puerta” por la que pasan las ovejas.
Hoy se nos presenta como “el camino”.
Por ese camino se llega al Padre. Las dudas de los discípulos se hacen notar.
¿Qué camino? ¿Qué padre?    
Muéstranos el camino y el Padre.


¿Qué camino? ¿Qué padre? Muéstranos el camino y el Padre. El Evangelio de hoy tiene una nota de nostalgia. El Señor dice a sus apóstoles: me voy a casa, a la casa de mi Padre.

Recoge palabras que en el contexto de la Pascua preparan a los discípulos para la Ascensión, su desaparición física después de la muerte.
Los discípulos tienen experiencias intensas de que Jesús sigue viviendo entre ellos, de que está vivo. Estas experiencias les vuelven a unir y a reunir. (Eso no quita que las primeras comunidades tengas sus discusiones y tensiones propias de cualquier grupo humano) Protagonistas el Pan y la Palabra.
Yo soy el camino y vine a su mundo para enseñarles el camino que lleva a casa.
Con el tiempo surgen las dudas y ….
Tomás: Si no sabemos a dónde vas, ¿ cómo podemos saber el camino?
Tomás está pidiendo el mapa de carreteras.
Felipe le dice también a Jesús: Enséñanos una fotografía del Padre y eso nos basta.

Yo soy el camino y la autopista.
Yo soy el fin del viaje.
Yo soy la fotografía del Padre.

Si siguen las dudas al menos creed en las obras… Muerte en Cruz, Resurrección a la vida.


Son hoy muchos los hombres y mujeres que se han quedado sin caminos hacia Dios. No son ateos. Nunca han rechazado de su vida a Dios de manera consciente. Ni ellos mismos saben si creen o no. Sencillamente, han dejado la Iglesia porque no han encontrado en ella un camino atractivo para buscar con gozo el misterio último de la vida que los creyentes llamamos «Dios».

Al abandonar la Iglesia, algunos han abandonado al mismo tiempo a Jesús. Desde estas modestas líneas, yo os quiero decir algo que bastantes intuís. Jesús es más grande que la Iglesia. No confundáis a Cristo con los cristianos. No confundáis su Evangelio con nuestros sermones. Aunque lo dejéis todo, no os quedéis sin Jesús. En él encontraréis el camino, la verdad y la vida que nosotros no os hemos sabido mostrar. Jesús os puede sorprender. (Pagola)


PAUTAS PARA LA MISA CON NIÑOS

Muy buenos días a todos y bienvenidos a nuestra eucaristía de todos los domingos. Seguimos celebrando el tiempo de Pascua.
Seguimos celebrando la resurrección de Jesús.
Seguimos celebrando el amor de Dios que perdona todos nuestros pecados y nos ayuda a vivir la vida con alegría y felicidad.
Hoy Jesús se nos presenta como camino, como verdad y como vida.

Estamos muy atentos y participamos todos activamente en esta eucaristía.


PERDÓN
• Por las veces que no hemos sido fieles a las llamadas que nos
haces a querernos de verdad, SEÑOR, TEN PIEDAD.
• Por las veces que no hemos dado buen ejemplo a nuestros
compañeros, CRISTO TEN PIEDAD.
• Por las veces que no hemos amado al prójimo como tú os has mandado,
SEÑOR, TEN PIEDAD.


ORACIÓN
Señor Dios Todopoderoso, te pedimos que nos mires siempre con amor de
Padre y que, apoyados en la ayuda y mensaje de Jesús, seamos capaces
de progresar en nuestra vida y construir un mundo mejor. PJNS


Hace unos días, un grupo de chavales encontró algo increíble: estaban jugando en el barrio como todas las tardes. De repente, uno de ellos vio que del suelo sobresalía algo que no era una piedra ni una raíz.

Tirando y escarbando poco a poco, al final tuvo en sus manos un estuche de cuero manchado de tierra y algo comido por el tiempo y la humedad. Todos fueron hacia él para ver qué era aquello. Cuando consiguieron romper el cuero con una llave, pudieron desplegar el papel que estaba dentro, el papel que indicaba dónde se esconde un tesoro.

Desde aquel día apenas se les ve jugar por el barrio. Hay quien dice que Jorge, el más listo,
ya ha conseguido descifrar una parte del mapa. Ana va todas las tardes a la biblioteca
a consultar mapas y libros de geografía.
Carlos, Eva y Roberto están juntando todo el material que creen que les hará falta:
Una brújula, aparatos de medida, picos, palas, una tienda de campaña y sacos de dormir… y dinero, porque quizás tendrán que hacer un largo viaje. Desde que hallaron el mapa no tienen otra cosa en la cabeza: ¡hay que encontrar el tesoro!

En sus casas y en el colegio nadie sabe nada de esto. No quieren que su plan se venga abajo o que alguien se les adelante en la búsqueda.

El tesoro, ese tesoro que permanece escondido en alguna parte e ha convertido en el centro de sus vidas: estudian cada día, pero lo hacen pensando que eso les va a servir para encontrarlo; ayudan en casa, pero están seguros de que ayudarán más cuando vuelvan con el tesoro; son cada vez más amigos porque saben que la búsqueda se ha de hacer en equipo…
Ojalá lleguen a encontrarlo.

Ojalá todos encontremos el tesoro de nuestras vidas. Ojalá todos pongamos el mismo esfuerzo para buscar el camino de nuestra vida.


PETICIONES

1.- Por el Papa Francisco y por toda la Iglesia Universal, por todas las comunidades cristianas para que Jesús sea su auténtico camino hacia el Padre Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR
2 – Para que sepamos vivir en el Colegio, en la familia, en la catequesis como auténticos amigos. ROGUEMOS AL SEÑOR.
3.- Pedimos por la paz en el mundo, para que terminen las guerras, florezca la paz. Y nosotros demos ejemplo de que se puede vivir en paz con los demás, ROGUEMOS AL SEÑOR.
4.- Pedimos hoy por los niños que recibirán por primera ve la Comunión, para que no olviden que Jesús quiere ser su mejor amigo para siempre. ROGUEMOS AL SEÑOR.


PRECES SEMANA VOCACIONAL

­ 1. Por la Iglesia, por todos los bautizados, para que escuchemos a Dios, miremos al mundo
y seamos generosos con nuestras capacidades, ROGUEMOS AL SEÑOR

­ 2. Por los misioneros y misioneras que viven cerca de nosotros, para que nos sigan ayudando
a crecer y madurar como seguidores de Jesús, ROGUEMOS AL SEÑOR

­ 3. Por los misioneros y misioneras que viven lejos, muchas veces donde nadie quiere,
entregando toda su persona y todo su tiempo a los demás, ROGUEMOS AL SEÑOR

­ 4. Por los misioneros y misioneras que están pasando momentos de dificultad,
para que también tengan cerca a alguien que les ayude, ROGUEMOS AL SEÑOR

­ 5. Por las personas que viven en mayor necesidad, material o espiritual,
para que cada uno les demos todo lo que podamos ofrecerles, ROGUEMOS AL SEÑOR

­ 6. Para que haya jóvenes que escuchen la llamada del Señor a la vocación misionera
y le respondan con generosidad, ROGUEMOS AL SEÑOR



                    ACCIÓN DE GRACIAS 
                     Tengo necesidad de decir
porque lo siento de verdad.
Tengo que proclamar en todos
los medios de comunicación
lo que el Señor ha hecho conmigo,
que supera toda alabanza.

Un Dios me amó
se dignó invitarme a que le siguiera,
me regaló su Espíritu para que reviviera.
Contaré lo que el Señor ha hecho conmigo:
se quedó conmigo para siempre,
se hizo mi pastor y mi alimento,
mi maestro y mi libro,
mi médico y mi medicina,
y ahora lo es todo para mí.

Diré también lo que el Señor me pide:
que lo reconozca y lo ame en el pobre,
que lo acoja y lo ame en el emigrante,
que lo cuide y lo ame en el enfermo,
que lo respete y lo ame en el humilde,
que lo quiera y lo ame en el que lo pasa mal,
que lo ame en todos y en todo, todo eso.

Por eso os lo tengo que decir:
mi Dios está conmigo y me ama.


Voy a seguir creyendo,

aún cuando la gente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando amor,
aunque otros siembren odio.
Voy a seguir construyendo,
aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de Paz,
aún en medio de una guerra.
Voy a seguir iluminando,
aún en medio de la oscuridad.
Y seguiré sembrando,
aunque otros pisen la cosecha.

Y seguiré gritando,
aún cuando otros callen.
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas.
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Invitaré a caminar al que decidió quedarse
y levantaré los brazos a los que se han rendido.

Porque en medio de la desolación,
Siempre habrá un pájaro que nos cante,
un niño que nos sonría..

Pero…si algún día ves que ya no sigo,
no sonrío o callo,
solo acércate y dame un beso,
un abrazo o regálame una sonrisa,
con eso será suficiente.-
Solo un gesto tuyo hará que vuelva a mi camino.

 Nunca lo olvides…..


Misa de catequesis del domingo V. El P. Oscar Romano, joven sacerdote claretiano, trabajó el tema de este año con los diversos grupos de la parroquia.

 

 

 

 

 

 

 


 

DOMINGO DE PASCUA IV (A.B)

      VIDEO PARA ESTE DOMINGO ( por Paloma e Isaac) 

LECTURAS DEL DOMINGO DE PASCUA IV (A) 

Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (2,14a.36)

EL día de Pentecostés Pedro, poniéndose en pie junto a los Once, levantó su voz y declaró:
«Con toda seguridad conozca toda la casa de Israel que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías».
Al oír esto, se les traspasó el corazón, y preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: «¿Qué tenemos que hacer, hermanos?»
Pedro les contestó: «Convertíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesús, el Mesías, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa vale para vosotros y para vuestros hijos, y para los que están lejos, para cuantos llamare a sí el Señor Dios nuestro».
Con estas y otras muchas razones dio testimonio y los exhortaba diciendo: «Salvaos de esta generación perversa».
Los que aceptaron sus palabras se bautizaron, y aquel día fueron agregadas unas tres mil personas.
                                                                 Palabra de Dios

Salmo: Sal 22,1-3a.3b-4.5

R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R/.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mi,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.


Segunda lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (2,20-25):

QUERIDOS hermanos:
Que aguantéis cuando sufrís por hacer el bien, eso es una gracia de parte de Dios.
Pues para esto habéis sido llamados, porque también Cristo padeció por vosotros, dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas.
Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca.
Él no devolvía el insulto cuando lo insultaban; sufriendo no profería amenazas; sino que se entregaba al que juzga rectamente.
Él llevó nuestros pecados en su cuerpo hasta el leño, para que, muertos a los pecados, vivamos para la justicia.
Con sus heridas fuisteis curados. Pues andabais errantes como ovejas, pero ahora os habéis convertido al pastor y guardián de vuestras almas.

Palabra de Dios


Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (10,1-10):
EN aquel tiempo, dijo Jesús: «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños».
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon.
Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.
El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante».

                              Palabra del Señor

 



             Este cuarto domingo de pascua se conoce popularmente como “domingo del Buen Pastor”. Es una jornada dedicada a proponer la vocación sacerdotal y religiosa, y a rezar por esta intención.


Pascua significa que somos personas transformadas. Pascua no es un solo domingo, un solo día, no es solo una celebración, sino una manera de vivir.

El cristianismo comienza con la Pascua. Sin la Pascua no tendríamos evangelio que predicar, ni Cristo en el que creer, ni iglesia a la que pertenecer, ni misión,

ni curas, ni…
Sin Pascua, silencio.
Sin Pascua, nada.
Sin Pascua, sólo muerte.

Alégrense. Cristo ha resucitado. Cristo vive.
Jesús es el pastor que vive.
Si Jesús es el pastor tiene que existir una relación entre el pastor y sus ovejas.
Seguirle es ser discípulo, ser miembro comprometido de su iglesia y pertenecer a su rebaño.

Hoy, la Palabra nos invita a todos a escuchar su voz, a seguirle y a conocerle. Él no es un asalariado ni un intruso, es el Hijo de Dios, es la puerta del cielo y la puerta de su comunidad, la iglesia.

Y hoy celebramos la jornada mundial de oración por las vocaciones.
Todos tenemos una vocación, la vida cristiana vivida en plenitud es una gran vocación. Todos hemos sido llamados por nuestro nombre por Dios.


PAUTAS PARA UNA MISA CON NIÑOS

SALUDO

Muy buenos días a todos y bienvenidos a nuestra eucaristía de todos los domingos. Seguimos celebrando el tiempo de Pascua.

Seguimos celebrando la resurrección de Jesús.
Seguimos celebrando el amor de Dios que perdona todos nuestros pecados y nos ayuda a vivir la vida con alegría y felicidad.

Hoy Jesús nos va a poner un ejemplo para que entendamos cómo nos quiere:
El ejemplo de un pastor.
Como los pastores cuidan a sus ovejas, así Jesús nos cuida a nosotros.
Este es el amor de Jesús y el amor que nos llama a dar a los demás.

Igual no está de moda en nuestra sociedad, Pero si nos lo tomamos en serio, seguro que todo irá cambiando poco a poco a nuestro alrededor.


SÍMBOLOS:

Una estola blanca (signo del sacerdote en la iglesia)
Un crucifijo que se pueda colgar del cuello, a modo de misionero o misionera, signo de persona dedicada a la misión


PETICIONES

1. Por la Iglesia. Para que nunca falten hombres y mujeres, dispuestos a dar su vida por el Evangelio. Pidamos al Señor para que no nos falten sacerdotes. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2. Para que sepamos vivir en amistad y confianza en nuestra familia, con los amigos y en el Colegio, ROGUEMOS AL SEÑOR.

3. Pedimos por la paz en el mundo, para que terminen los atentados, las guerras y el terrorismo, y para que nosotros demos ejemplo de que se puede vivir en paz con los demás, ROGUEMOS AL SEÑOR.

4. Pidamos por los sacerdotes de nuestra parroquia. Para que seamos sus colaboradores y Jesús les de fuerza para seguir adelante en el anuncio del Reino de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR

5.Pedimos por los niños que harán la primera comunión, por los jóvenes que se confirmarán, para que todos gocemos del precioso regalo de la vida, ROGUEMOS AL SEÑOR.


1. Señor Jesús,
tú quieres que todos vivamos
juntos como amigos,
que compartamos lo que tenemos,
que seamos distintos
y por eso también nos queramos,
que nos ayudemos unos a otros,
que comprendamos al que tiene problemas,
que intentemos ayudar al que lo pasa mal
y no se da cuenta de lo bonito que es vivir en paz.

Mil gracias por tu amor.
Mil gracias por tu ejemplo.
Mil gracias por tu enseñanza.
Mil gracias por tu amistad.

Ayudamos a ser amor, a ser ejemplo,
a ser maestros y a ser amigos
de todos los que nos rodean.


La puerta de esta casa no entiende de candados,
llaves, pestillos, alarmas de seguridad,
miedos ancestrales o porteros actuales…

Esta puerta no entiende de portazos,
de esperas interminables,
de colas compradas,
de voces enlatadas
para que vuelva usted mañana.

La puerta de esta casa no entiende de fronteras,
ni de papeles que discriminan,
ni de órdenes judiciales que hollan su acogida,
ni de permisos de salida y ausencia,
ni de llenos que niegan más cabida.

Esta puerta entiende de colores, brisas y perfumes:
de rostros anhelantes que suplican y no piden,
de manos que sangran y se ensucian
arrancando a la niebla la oportunidad de vivir,
de ojos que miran y ven más allá de los disfraces,
de risas que hieren todas las oscuridades.

Esta puerta entiende de la urdimbre de los sueños,
de tapices siempre misericordiosos,
de serenos atentos y acogedores,
de riesgos compartidos,
de días trabajados y noches disfrutadas,
de promesas sembradas,
de cafés que se quedan fríos
en diálogos cálidos,
y de bienvenidas a todas las horas.
La puerta de esta casa
es puerta abierta:
acoge a quien se acerca,
venga como venga
y sea la hora que sea;
favorece las entradas y salidas,
no retiene a nadie
y protege a quien se queda.
No podría ser de otra forma,
pues la puerta de esta casa
está diseñada y creada por el Espíritu
en sus muchas noches de vela.

Lleva grabados sus surcos
Y funciona con su santo y seña.
¡Yo soy la puerta!,
grítalo por caminos y veredas,
en las plazas y en los corazones,
y rompe las fronteras.
Hoy, Señor, como casi todos los días,
es día de entrada,
de acogida
y compañía.

Florentino Ulibarri


Hay días en que la mesa es sagrada,
porque el pan que partimos
tiene el gusto maravilloso
del encuentro y del amor.
Ese día, Dios está en el umbral de tu casa.

Hay días en que el vino es sagrado, porque provoca la embriaguez, no la que vuelve loco el espíritu sino la embriaguez que te coge el corazón.
Ese día, Dios está muy cerca de ti.
Hay días en que la acogida es sagrada, porque tu hermano está en la puerta, busca su lugar, tiene hambre de pan y sed de vino y posiblemente más…
Ese día, Dios está de rodillas para servir

Hay días en que el pueblo es sagrado,
porque es llamado a compartir en memoria de Jesús…
Y, si tú también, te unes a ellos
para recibir y para dar,
Ese día, Dios, eso es seguro,
está sentado a tu lado.

Robert Riber Mil Textos, Fenêtres Ouvertes


                              Un abuelo estaba hablando con su nieto sobre sus  sentimientos.
Entonces le dijo: » Me siento como si dos lobos estuvieran luchando en mi corazón.

Un lobo es violento y negativo, el otro es amoroso y compasivo».
El nieto le preguntó: «Qué lobo saldrá ganando en la pelea de tu corazón?»

Y el abuelo respondió: «Aquel al que alimente»

 

DOMINGO DE PASCUA III (A)

Jesús se acerca cuando los discípulos lo recuerdan y hablan de él. Se hace presente allí donde se comenta su evangelio, donde hay interés por su mensaje, donde se conversa sobre su estilo de vida y su proyecto. ¿No está Jesús tan ausente entre nosotros porque hablamos poco de él?

El domingo pasado la figura «central» era Tomás, el que no estaba cuando se apareció Jesús, el que dudó, el del «Señor mío y Dios mío»

Después de la aparición ante Tomás, donde se destacaba su incredulidad, quizás por no estar el día que se presentó a los demás apóstoles, en este pasaje, es como si incidiera aún más en la necesidad de estar en comunidad para comprender.

Este domingo tercero se le conoce como el domingo de los discípulos de Emaús.


En estos dos discípulos se refleja dramáticamente el trauma y la desilusión producida por la muerte de Jesús. “nosotros esperábamos que él fuera el liberador de Israel”;

Pero después de recordarse a sí mismos pasajes bíblicos se dijeron ¡qué torpes hemos sido para entender!, y sintieron que les ardía el corazón…

En realidad, el mismo Señor, los había acompañado y les había explicado las Escrituras, pero ellos, ofuscados, no habían sido capaces de reconocerlo.

Esa experiencia extraordinaria mientras iban de camino y al partir el pan les hizo realizar inmediatamente el camino de vuelta.

Jesús nos sale al encuentro y, si le damos conversación, nos explica las Escrituras; si le invitamos, nos invita él y parte para nosotros el pan.

Nos envía, en primer lugar a nuestros hermanos como constructores de comunidad, como piedras vivas de la Iglesia; y, después, a todo el mundo, como testigos del Señor Resucitado.


PAUTAS PARA LA MISA CON NIÑOS

MOTIVACIÓN
Amigos: Pasada la Pascua de resurrección ya estamos metidos de nuevo en nuestras actividades y trabajos. También seguimos con las reuniones de catequesis o de grupos. Y todo esto, con la gran alegría de saber que Jesús Resucitado nos acompaña. Hay que saberlo descubrir. Siempre está junto a nosotros. Lo vamos a escuchar hoy en el evangelio de Emaús.

PETICIÓNES DE PERDÓN

1 – Porque no te reconocemos al partir el pan de la Eucaristía. Señor ten piedad.

2 – Porque no te reconocemos en tu Palabra de vida. Cristo ten piedad.

3 – Porque no te reconocemos en las personas que caminan junto a nosotros. Cristo ten piedad.


Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,13-35)

Aquel mismo día, dos de ellos iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos sesenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido.

Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.

Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?».

Ellos se detuvieron con aire entristecido. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos días?».

Él les dijo: «¿Qué?».

Ellos le contestaron:

«Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron».

Entonces él les dijo:

«¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?».

Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras.

Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída». Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno al otro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?».

Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón».

Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

(Palabra del Señor)


ORACION DE FIELES. PETICIONES

1. Por todos los cristianos para que seamos portadores de la alegría por la resurrección de Jesús. Roguemos al Señor.

2. Por los que tienen dudas. Por los que han perdido la fe en Jesús resucitado y viven tristes. Roguemos al Señor.

3. Por los pobres. Por los que no tienen lo necesario para vivir o ser felices. Roguemos al Señor.

4. Por los que se preparan para la primera comunión. Para que vivan este tiempo ilusionados por conocer más y mejor a Jesucristo. Roguemos al Señor.

5. Pedimos a Jesús que nos haga personas alegres y demos testimonio de que queremos ser buenos cristianos. Roguemos al Señor.

6. Por todos y cada uno de nosotros, para que sepamos descubrir el nuevo rostro del crucificado en los más desfavorecidos de nuestra sociedad y seamos capaces de transmitir vida y esperanza. Roguemos al Señor.


Signos que podemos utilizar:

-UNA HOGAZA DE PAN Y UNA JARRA DE VINO

EXPLICACIÓN: Señor Jesús: Tú te hiciste el encontradizo con los discípulos de Emaús; tú caminaste con ellos y les explicaste la Palabra. Pero sólo te reconocieron al partir el pan.

Nosotros, al presentarte la ofrenda del pan y del vino, te expresamos nuestro deseo de ir a anunciar tu Buena Nueva a todos nuestros amigos.

Ayúdanos.

-PRESENTACIÓN DE UN PERIÓDICO

EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy un periódico. Es el reflejo de la actualidad. Al ofrecerte hoy este diario, quiero comprometerme, en nombre de todos, a leer la actualidad con ojos que miren al corazón de las noticias y de los hombres que las viven o las sufren. Abre nuestros corazones a la solidaridad.


-TRES NIÑOS PUEDEN LEER EL SIGUIENTE CUENTO,

Narrador: Esta es la historia de un padre y un hijo que viven en el campo y que se dedican a cuidar y domar caballos. El hijo es joven e impulsivo, el padre es viejo y sabio.

Padre: ve con estos animales al campo y déjales comer en los pastos y beber en el río, y al atardecer vuelves….

Hijo: Papá ¡qué mala suerte tengo! se me han escapado en el campo varios caballos

Padre: Tranquilo, no te preocupes !mala suerte o buena suerte no lo sabemos, confía en Dios

Narrador: al cabo de unos días, los caballos perdidos vuelven acompañados de varias caballos más……

Hijo: Papá, ¡qué buena suerte! Los caballos perdidos se han traído con ellos a varios más, ya somos ricos……

Padre: Tranquilo, ¡buena suerte o mala suerte no lo sabemos, Dios sabrá…Confía en Dios…..

Narrador: Al aumentar el número de bestias en el patio y tener el mismo espacio, las bestias estaban más apretujadas, y el hijo al ir a echarles agua recibe una patada y se parte una pierna.

Hijo: Papá ¡qué mala suerte tengo! Ahora que todo nos iba bien me rompo la pierna….

Padre: Tranquilo hijo ¡mala suerte o buena suerte, no lo sabemos, Dios sabrá…confía en Dios…..

Narrador: Al cabo de unos días, el rey manda a llamar a todos los jóvenes a filas, ya que el país acaba de entrar en guerra con sus vecinos, pero al hijo no lo llevan porque tenía la pierna rota.

Hijo: Papá ¡qué buena suerte, no me han llevado a la guerra!

Padre: Tranquilo hijo mío ¡buena suerte o mala suerte!, no lo sabemos, Dios lo dirá, confía en Dios.

Narrador: Este es un cuento que nunca termina, porque es el cuento de las cosas que nos pasan cada día, en la que tenemos que aprender a mirar los acontecimientos desde la tranquilidad y la confianza en que Dios nunca nos deja solos, sino que está siempre con nosotros en la vida de cada día.


DAVID CAMERON:
Mensaje de Pascua

«La Pascua es la ocasión para los cristianos de celebrar el triunfo definitivo del amor sobre la muerte, con ocasión de la resurrección de Jesús.

Y para todos nosotros es una ocasión de reflexionar sobre el papel del cristianismo en la vida de nuestra nación. La Iglesia no es una colección de edificios antiguos de gran belleza; es una fuerza viva y activa que realiza obras admirables a lo largo y ancho de nuestro país: cuando la gente carece de hogar, allí está la Iglesia proporcionando alimentos calientes y cobijo; cuando la gente es aplastada por la adicción o está desahuciada, cuando la gente sufre o está desolada, ahí está la Iglesia.

Personalmente he experimentado en los momentos más difíciles de mi vida el gran consuelo que representa la misericordia de la Iglesia; en toda Gran Bretaña la Iglesia no solamente predica “ama a tu prójimo”, sino que lo vive constantemente en los centros de fe, las cárceles, en las asociaciones ciudadanas.

Así es: …… el gobierno que yo dirijo ha realizado algunas acciones importantes: desde invertir decenas de millones de libras para el mantenimiento de iglesias y catedrales hasta aprobar leyes que reafirman el derecho de los consistorios municipales a recitar oraciones en sus ayuntamientos.

Y como país cristiano nuestra responsabilidad no termina aquí: tenemos el deber de levantar nuestras voces contra la persecución de los cristianos en el mundo. Es realmente dramático el hecho que en 2015 todavía hay cristianos amenazados, torturados e incluso asesinados por causa de su fe, …..asediados hasta ser expulsados de sus hogares, forzados a huir de una población a otra, verse forzados a renunciar a su fe o asesinados brutalmente.

A todos los cristianos en Irak o en Siria que practican su fe o que dan cobijo a otros debemos decirles: “Estamos a vuestro lado”.

Así, en este tiempo de Pascua deberíamos tener en nuestro pensamiento a todos esos cristianos en países distintos al nuestro que se enfrentan a la persecución, y a la vez agradecer a todos los cristianos que marcan una diferencia aquí en nuestro hogar.

Y con esto, quiero desearos a todos vosotros y a vuestras familias, una muy Buena Pascua”.


Tú, Señor, que has hecho camino con nosotros,
tú que te has acercado a nuestras dudas,
a nuestros temores, a nuestros desánimos:

¡Quédate con nosotros!

Tú que nos has abierto la Escritura
y con tu palabra y tu presencia,
has hecho arder nuestros corazones:

¡Quédate con nosotros!

Tú que has aceptado no abandonarnos al declinar el día,
tú que has compartido nuestro techo
y partido para nosotros el pan:

¡Quédate con nosotros!

Tú que nos has devuelto el ánimo
has hecho renacer en nosotros el gozo;
tú que nos envías a anunciar a los que tienen miedo
que nos precedes en el camino y nos preparas una mesa:

¡Quédate con nosotros!

Tu cuerpo es el pan que nos congrega,
tu sangre es el vino de nuestra fiesta:
al reunimos en tu nombre,
tu Eucaristía se convierte para nosotros
en esperanza de una vida siempre nueva.

¡Quédate con nosotros!


Entrega de los evangelios a niños que harán su Comunión este año. Fue el joven misionero Edgardo, claretiano de Honduras, que nos ha acompañado en estas jornadas misioneras, el que hizo la entrega.

DOMINGO DE PASCUA VI (C)

» La paz os dejo…» Me voy y vuelvo ….»

Estamos en el último domingo antes de la Ascensión,
que encierra la presencia humana de Cristo en la tierra.
El anuncio de esa separación provoca tristeza a los apóstoles.

Cristo les asegura que no los dejará solos, por lo contrario, CONTINUARÁ PRESENTE, aunque de otra forma.

La comunidad, que ama, se convierte en una MORADA de Dios

El Evangelio presenta el final del discurso de la despedida. Cristo promete
a sus discípulos enviar el ESPÍRITU SANTO:

“Él os lo ENSEÑARÁ todo y os irá RECORDANDO todo lo que os he dicho» Y vendrá a morar en el corazón del hombre con el PADRE: La verdadera vivienda de Dios es el corazón humano.

Ahí donde menos nos imaginamos que está.
Ahí donde menos lo solemos visitar.

Ahí donde menos creemos encontrarle. Es que el verdadero hogar de Dios no es el templo de cemento, de ladrillo o de piedra. Dios quiere templos vivos. A Dios le gusta la vida.


Un turista americano visitó a un famoso rabino …

Se acercó a su casa y se quedó asombrado al ver que la morada del rabino consistía, sencillamente, en una habitación atestada de libros.

El único mobiliario lo constituían una cama, una mesa y una banqueta.
–“Rabino, ¿ dónde están sus muebles?”, preguntó el turista.
–“¿Dónde están los suyos?”, replicó el rabino.
–“¿Los míos?”, respondió, sorprendido… “pero si yo sólo soy un visitante… estoy aquí de paso”, dijo el americano.
–“Yo también”, dijo el rabino


El que me ama, judío o gentil, negro o blanco, es fiel, escucha mi palabra, me obedece, se fía de mí, me experimenta vivo.
Ése habitará en mí y yo en él.
El que me ama recibirá el don del Espíritu que le enseñará todo lo necesario y lo necesario es amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo.La herencia que Jesús nos deja es su Espíritu y su paz. De esta herencia tenemos que vivir porque no se agota.

La Palabra es el Espíritu Santo que hace presente la acción del Padre.
El Espíritu Santo es el maestro de la iglesia, por eso cambia, por eso cambias y comprendes más y mejor cada día.

El Espíritu Santo es el maestro de la fidelidad para la iglesia y para cada cristiano.


SALUDO

Celebramos la Eucaristía en el sexto y último domingo de Pascua con el gozo de la resurrección del Señor.

En el evangelio que hoy vamos a proclamar Jesús nos ofrece la promesa de enviar su Espíritu para fortalecer nuestra fe y su Paz, que concede a quienes escuchan su palabra.
Celebramos en este domingo el “día del enfermo”. Recordamos a los enfermos, a sus familias y a quienes cuidan de ellos, para que no les falte la fortaleza y el amor que necesitan.
También felicitaremos y daremos gracias a Dios por nuestras mamás.


Toda una homilía en un dibujo maravilloso de Fano

         Y en un texto de Teresa de Calcuta


PETICIONES

1. – Por la Iglesia para que sea un hogar abierto; donde la única ley sea el amor, encontremos paz y quepamos todos. ROGUEMOS AL SEÑOR…

2. – Por los enfermos para que encuentren fuerza en Jesús y atención y cariño en los que están a su alrededor. ROGUEMOS AL SEÑOR…

3. – Por los que asisten a los enfermos y luchan contra la enfermedad, para que sean fortalecidos en su servicio y entrega. ROGUEMOS AL SEÑOR…

4. – Por los niños que hacen la primera comunión Para que la celebración de la Eucaristía sea para ellos y sus familias un encuentro con Jesús y con los hermanos. ROGUEMOS AL SEÑOR…

5. – Te pedimos por todas las madres del mundo, sobre todos por las madres que viven en los países más pobres, para que nunca les falte el pan para sus hijos. Roguemos al Señor.

6. – (Niño) Te pedimos padre Dios por nuestras mamás. Que sientan tu apoyo en sus necesidades. Dales muchas fuerzas para que sigan cuidándonos y queriéndonos como siempre lo hacen. Roguemos al Señor.

7. – (Madre) Te pido que bendigas nuestras familias. Danos fuerzas para educar a nuestros hijos. Haz de ellos personas de buen corazón. Y a nosotras, las madres enséñanos a guardar, todos los días, tu Palabra en el corazón, como lo hacía la Virgen. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


CRISTIANOS DE RESURRECCIÓN

Gracias Padre
porque nos has regalado tu presencia en nuestras vidas.
Desde niños nos elegiste y nos hiciste de los tuyos,
más tarde te elegimos y decidimos seguirte.

Nos vamos manteniendo con tu amistad al lado,
ignorándote a veces, disfrutándote en muchas ocasiones
y recurriendo a ti siempre en los malos momentos.

Necesitamos vivir más el Jueves Santo,
comportándonos en el mundo como en un gran banquete,
intentando que todos nos sentemos a la mesa
y lavando los pies de los más desvalidos.

Tenemos que vivir de lleno
el dolor de la vida,
el sufrimiento del hermano,
compartir el camino del que le cuesta andar,
y en los malos momentos abandonarnos en Ti.

Pero sobre todo Padre,
hace falta que seamos cristianos resucitados,
alegres, confiados, armónicos y relajados.

Sabemos que somos como niños y contigo somos muy grandes,
que nuestra fragilidad con tu amor se vuelve fuerza creativa
para construir una tierra nueva,
que nos conviertes el corazón de piedra
en uno de carne que ama hasta el extremo.

Resucítanos, Padre, alégranos el corazón,
quítanos este gesto serio de cristianos tibios
y píntanos un gesto de felicidad;
la que nos da el sabernos cuidados por Ti
ya que tienes nuestro nombre tatuado en la palma de tu mano.

Mari PATXI

DOMINGO DE PASCUA V (C)

…. como yo os he amado…

Jesús se está despidiendo de sus discípulos. La comunidad es pequeña y frágil. Acaba de nacer.

El amor que han recibido de Jesús seguirá difundiéndose entre los suyos.

Lo que permitirá descubrir que una comunidad que se dice cristiana es realmente de Jesús, no será la confesión de una doctrina, ni la observancia de unos ritos, ni el cumplimiento de una disciplina, sino el amor vivido con el espíritu de Jesús.

Lo primero que los discípulos han experimentado es que Jesús los ha amado como a amigos. Esta amistad vivida por los seguidores de Jesús genera una comunidad donde el clima cordial y amable que se vive dispone a acoger a quienes necesitan acogida y amistad.

La medida del mundo de una persona es el tamaño de su corazón; y la medida de nuestra fe en Cristo es la lista de gente en quien creemos y esperamos


ORACIÓN

Si me olvido del amor y de la justicia,
me separo de Ti, Dios mío,
y todo lo que haga, aunque te lo ofrezca,
no puede agradarte.
Mi culto es paja e idolatría

Si me olvido de tu mandato,
de amarte con todo mi ser y fuerzas
y de amar al prójimo de igual manera,
¿de qué me sirven mis saberes,
títulos y creencias?

Si me olvido de tus tiernas preferencias,
¿de qué me sirve lo demás?,
¿Dónde pongo mi centro, eje y meta?
Me pierdo sin remedio.
Soy persona hueca y vacía.

Aunque me haga a holocaustos y sacrificios,
penitencias, rezos y obediencias,
no estaré mas cerca de tu casa solariega.
Sólo tu mandato de amarte y amarnos
es senda clara y segura

Hace algunos años un científico ateo ascendía a una gran montaña guiado por algunos cristianos. Observó que sus guías, cuando atardecía, se detenían en cualquier rincón y se ponían a rezar y celebrar la eucaristía.

Se acercó el científico y les preguntó qué era lo que hacían. «Hacemos oración», contestaron. «¿Y a quién se dirigen en la oración?», volvió a preguntar. «A Dios», le respondieron. El científico sonrió maliciosamente y les preguntó: «¿Han visto ustedes a Dios alguna vez?». Le respondieron que no. «Y, ¿lo han tocado con sus manos?». Nuevamente le dijeron que no. «¿Han escuchado la voz de Dios con sus oídos?». La respuesta nuevamente fue negativa.
El científico concluyó: «¡Entonces no sean ustedes locos! Si nunca han visto a Dios, ni lo han tocado, ni oído, ustedes no deben creer en Dios».

Los cristianos no le dijeron nada por el momento.

A la mañana siguiente, mientras amanecía con una aurora espectacular, el científico salió de la carpa y, al ver las huellas de un león, les comentó a los guías: «Por aquí pasó un León».

Uno de los cristianos le preguntó al ateo: «Pero señor, ¿acaso ha visto usted al león?». «No lo he visto», respondió. Volvió a preguntarle: «O, ¿acaso lo oyó cuando pasó por aquí?». «Nada de eso», dijo el científico. «¿Lo tocó con sus manos?», insistió el guía. «Tampoco». El cristiano concluyó: «Entonces usted está loco: ¿Cómo puede creer que pasó por aquí un León, si usted no lo vio, ni lo oyó, ni tocó con sus manos?». El científico, señalando el suelo, repuso enojado: «Es que aquí sobre la arena están las huellas del León».

Entonces el cristiano, mirando el cielo y señalando la aurora que asombraba a todos, concluyó: «Señor, ahí tiene usted las huellas de Dios; por tanto, no cabe duda de que Dios existe y actúa.

Un Dios que también lo ama y ha dejado su huella en toda la creación, incluso en usted mismo, aunque usted no lo reconozca».


SALUDO

Buenos días a todos: Seguimos en tiempo de Pascua. El tiempo de Pascua es tiempo de alegría y de resurrección. Cada domingo recordamos que somos comunidad de Jesús. Sin la comunidad cristiana, nuestra fe se ahoga y nuestra tarea misionera muere. En toda la celebración vamos a escuchar de fondo la sinfonía titulada «el mandamiento del amor».

Lo que nos tiene que distinguir como comunidad de Jesús es el amor, nuestro deseo sincero de ser signos de acogida, de justicia y de paz. Comenzamos cantando..


PETICIONES

1- Para que como auténticos cristianos siempre vivamos dando testimonio de Cristo Resucitado y seamos conscientes de que los demás nos van a conocer por el amor que nos tenemos los unos a los otros, roguemos al Señor.

2- Por todos los niños y niñas que, en este tiempo, reciben su primera comunión y por sus familiares para que la familia entera descubra la importancia de la persona de Jesús de Nazaret en sus vidas. Roguemos al Señor.

3- Por los padres y madres para que sepan transmitir a sus hijos la importancia de la fe y el valor de la alegría, de la amistad, de la vida y la felicidad de los otros. Roguemos al Señor.

4- Por todos los que nos reunimos en esta eucaristía. Para que crezca entre nosotros el perdón, la fraternidad, la alegría y el deseo de ser mejores personas. Roguemos al Señor.

5. Recordamos a todos los que han sufrido las trágicas consecuencias del terremoto en Ecuador, que los muertos sean acogidos por el amor misericordioso de Dios y los que han sobrevivido reciban el apoyo y la colaboración de todos. Roguemos al Señor.


¿Qué características debe tener el amor cristiano?

Universal: No se trata de amar solamente a los nuestros (familia, amigos, cultura, religión, clase social, nación…). Nuestro amor cristiano tiene que ser universal, es decir: además de amar a los nuestros, tenemos que amar también a los que tienen otra cultura; a los que pertenecen a otras religiones; a los que son de otra raza o nación.

Gratuito: Vivimos en una sociedad utilitarista, cuya pregunta siempre es: ¿Para qué sirve?. Y en la medida en que una cosa nos sirve la valoramos y la amamos.
Frente a ese amor comercial con que nos movemos en la vida, Jesús nos habla de un amor “gratuito”; a fondo perdido; sin esperar nada; desinteresado, como fue el amor de Jesús.

Eficaz: No quedarnos solamente en palabras, deseos o buenas intenciones. Con eso no se soluciona nada. Nuestro amor ha de ser “eficaz”: que solucione los problemas, que ayude a las personas.


Este domingo, Celebración de la Pascua del enfermo

Ver en esta misma página web PASCUA DEL ENFERMO

DOMINGO DE PASCUA IV (C)

LO QUE QUIERO SER

Quiero ser pastor que vele por los suyos;
árbol frondoso que dé sombra al cansado;
fuente donde beba el sediento.

Quiero ser canción que inunde los silencios;
libro que descubra horizontes remotos;
poema que deshiele un corazón frío;
papel donde se pueda escribir una historia.

Quiero ser risa en los espacios tristes,
y semilla que prende en el terreno yermo.

Ser carta de amor para el solitario,
y grito fuerte para el sordo…

Pastor, árbol o fuente, canción, libro o poema…
Papel, risa, grito, carta, semilla…

Lo que tú quieras, lo que tú pidas,
lo que tú sueñes, Señor… eso quiero ser.

(José María R. Olaizola, sj)


La escena es tensa y conflictiva. Jesús está paseando dentro del recinto del templo. De pronto, un grupo de judíos lo rodea acosándolo con aire amenazador.

Jesús no se intimida, sino que les reprocha abiertamente su falta de fe: «Vosotros no creéis porque no sois ovejas mías». El evangelista dice que, al terminar de hablar, los judíos tomaron piedras para apedrearlo.

Para probar que no son ovejas suyas, Jesús se atreve a explicarles qué significa ser de los suyos. Solo subraya dos rasgos, los más esenciales e imprescindibles: «Mis ovejas escuchan mi voz… y me siguen».

Después de veinte siglos, los cristianos necesitamos recordar de nuevo que lo esencial para ser la Iglesia de Jesús es escuchar su voz y seguir sus pasos.


REFLEXIÓN

Jesús da Vida definitiva porque ha hecho suya la del Padre.
Son dos aspectos eminentemente pascuales.
No se trata de una Vida para el más allá.
Se trata de participar aquí y ahora de la misma Vida de Dios.
………………..

Desde la vida biológica, en la que me encuentro,
debo acceder a la Vida Divina, que también está en mí.
A esta VIDA no le afecta la muerte,
por eso, cuando la vida biológica termina, AQUELLA continúa.
…………………

Tener fe, consiste en confiar en estas palabras de Jesús.
Es pasar ya, desde ahora, a esa Vida Nueva.
Nacer de nuevo a una Vida que ya no terminará.
Ahí encontraré la verdadera salvación.


Si tú sabes que te amo, te protejo y te defiendo
«Soy Amor;» siempre lo he sido y nunca dejaré de serlo.

Soy tu amigo del cielo, por ti y por los tuyos velo;
aunque tú me seas infiel, Yo siempre fiel permanezco.

¡Es tanto lo que te amo! Nunca podrás comprenderlo,
por eso me gozo en ti cuando me dices: Te quiero.

Me agradas cuando me hablas, cuando te tomas tu tiempo
para confiar en Mí todo lo que llevas dentro.

Sigue confiando, espera, sigue amándome y sirviendo;
son aquellos que me aman los que llevarán el premio.

Si sufres persecución por causa del Evangelio
resiste todo temor con el amor que es perfecto.

Recuerda, nunca lo olvides; soy tu amigo y te defiendo;
te amo, te amaré siempre y nunca dejaré de hacerlo.

(Cf. Zaida C de Ramos)


ORACIÓN DE LOS FIELES (Subsidio Vocaciones)

Nuestra vida es conocer, amar y servir al Señor, y en Él a los hermanos. Esa es la auténtica vocación del cristiano, que nos llena de paz, que se concreta luego en las demás vocaciones. Animados por la fe en Cristo resucitado, oremos para ser dignos de la llamada que Dios nos ha hecho.

-Por la Iglesia de Cristo, para que, sintiéndose discípula fiel del Señor resucitado, sepa escuchar con docilidad su palabra de vida, oremos.

-Por el Santo Padre el Papa Francisco, que el Señor ha puesto al frente de su grey, para que viva su ministerio con la ayuda de nuestra plegaria y así nos confirme en la fe que hemos recibido, oremos.

-Por todos los cristianos, para que reconozcamos cada uno nuestra propia vocación a la fe y, por la oración y el testimonio, puedan surgir en nuestras comunidades nuevas vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa, oremos.

-Por los sacerdotes, los religiosos, los misioneros, los laicos consagrados y cuantos dedican su vida al anuncio del Evangelio, para que sepan responder cada día a la mirada de amor misericordioso con la que el Señor los llamó a su seguimiento, oremos.

-Por los jóvenes a quienes el Señor llama a una vida de especial consagración, para que respondan prontamente y sin miedo, ayudados por nuestros testimonio, para colaborar en la edificación del Reino y en la santificación de la humanidad, oremos.

-Por quienes pasan dificultades de cualquier tipo en su vida, especialmente por los que sufren las consecuencias de la crisis económica, para que encuentren en Jesús Resucitado su esperanza y en la Iglesia las manos de sus hermanos tendidas a su sufrimiento, oremos.

-Por nuestra comunidad (parroquial), para que mirando al Señor Resucitado, que ofrece su vida por nosotros, pueda dar abundantes frutos de bondad, amor y servicio gozoso, oremos.

Padre santo, que te sirves de nosotros para reunir a la humanidad, dispersa por el pecado: haz que no dejemos de reconocer tu voz, especialmente en medio de las dificultades que encontremos en el camino. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.


La Iglesia, madre de vocaciones

Queridos hermanos y hermanas:

Cómo desearía que, a lo largo del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, todos los bautizados pudieran experimentar el gozo de pertenecer a la Iglesia.
Ojalá puedan redescubrir que la vocación cristiana, así como las vocaciones particulares, nacen en el seno del Pueblo de Dios y son dones de la divina misericordia.
La Iglesia es la casa de la misericordia y la «tierra» donde la vocación germina, crece y da fruto.

Oración de un niño

Jesús,
te miro y me siento bajito…
me siento pequeño ante ti.
¡Eres tan grande!
Por eso, me buscas…
por eso me miras,
por eso quieres tocar mi corazón.
Alcánzame Tú a mí, Jesús.
Mírame, tócame, transfórmame,
como a tu amigo Zaqueo
Amén.

 

 


ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO

Padre de misericordia,
que has entregado a tu Hijo por nuestra salvación
y nos sostienes continuamente
con los dones de tu Espíritu,

concédenos comunidades cristianas
vivas, fervorosas y alegres,
que sean fuentes de vida fraterna
y que despierten entre los jóvenes
el deseo de consagrarse a Ti
y a la evangelización.

Sostenlas en el empeño
de proponer a los jóvenes
una adecuada catequesis vocacional
y caminos de especial consagración.
Dales sabiduría para el necesario discernimiento
de las vocaciones de modo que en todo brille
la grandeza de tu amor misericordioso.

Que María, Madre y educadora de Jesús,
interceda por cada una de las comunidades cristianas,
para que, hechas fecundas por el Espíritu Santo,
sean fuente de auténticas vocaciones
al servicio del pueblo santo de Dios.

Francisco

________________

ORACION FINAL

Nosotros, Señor, somos tus amigos…….
TU ERES NUESTRO BUEN PASTOR

Nosotros, Señor, somos tus seguidores…
TU ERES NUESTRO BUEN PASTOR

Nosotros, Señor, escuchamos tu Palabra..
TU ERES NUESTRO BUEN PASTOR

Nosotros, Señor, vamos detrás de Ti…….
TU ERES NUESTRO BUEN PASTOR

Nosotros, Señor, queremos Vida Eterna…
TU ERES NUESTRO BUEN PASTOR

Nosotros, Señor, queremos tu Vida…..
TU ERES NUESTRO BUEN PASTOR

Ver más en esta misma página web DOMINGO DE PASCUA IV

DOMINGO DE PASCUA III (C)

Los discípulos, tras la muerte de Jesús, se encuentran tristes y solos. Vuelven a Galilea, a pescar, como antes. Pero las cosas no son como cuando estaba Jesús.

Me amas Pedro

más que a los otros

lo preguntas

lo susurras

lo afirmas

lo pides

Yo conozco las notas

clamando amor

y nadie aun responde.


Los discípulos están pescando, es decir, habían vuelto a su tarea habitual. Nada más contrario a una búsqueda específica de algo espiritual. Ajenos a lo que les va a pasar, y por lo tanto, ni lo esperan ni lo buscan.

Los discípulos están juntos, es decir, forman comunidad. No se hace alusión a los doce. Aparece el siete que es un número de plenitud, referido a todas las naciones paganas. Misión universal de la nueva comunidad.

La pesca es la imagen del resultado de la misión.

No ven primero a Jesús, sino fuego y la comida, expresión de su amor a ellos.

Jesús es ahora el centro de la comunidad que irradia la fuerza de vida y amor. Esa presencia hace capaces a los suyos de entregarse como él.

Jesús usa el verbo amar = amor-amor. Pedro contesta con el verbo querer, amistad. Pedro empieza a comprender. Jesús no es el Señor, sino el amigo.


PETICIONES

1) Por todos los que trabajan en las parroquias. Por los sacerdotes, catequistas, grupos, etc. Para que nunca se cansen de echar las redes para dar a conocer el mensaje de Jesús. Roguemos al Señor.

2) Pedimos para que todos nosotros nos sigamos formando en la fe por medio de la catequesis, seamos portadores de la alegría que supone la resurrección de Jesús y lo transmitamos a los que nos rodean, roguemos al Señor.

3) Por todos los que se encuentran tristes o desanimados en su fe, para que sepan que Jesús nos acompaña, roguemos al Señor.

4) Para que todos nosotros vayamos mejorando nuestra vida y seamos, así, verdaderos testigos de la resurrección de Jesús, roguemos al Señor.

5) (Bautizo de Ángel) Para que Ángel viva como hijo de Dios, el Señor lo llene de su ternura y favor, y ayudado por la palabra y el ejemplo de sus padres crezca como miembro activo de la Iglesia, roguemos al Señor.


LA PESCA MILAGROSA

NARRADOR: Después de esto Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, apodado el Mellizo; Natanael, el de Caná de Galilea; los Zebedeos y otros dos discípulos suyos.
Simón Pedro les dice:

PEDRO: «Me voy a pescar».

NARRADOR: Ellos contestan:

DISCIPULOS: «Vamos también nosotros contigo».

NARRADOR: Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice:

JESÚS: «Muchachos, ¿tenéis pescado?».

NARRADOR: Ellos contestaron:

DISCÍPULOS: «No».

NARRADOR: Él les dice:

JESÚS: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis».

NARRADOR: La echaron, y no podían sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo a quien Jesús amaba le dice a Pedro:

DISCÍPULO: «Es el Señor».

NARRADOR: Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos doscientos codos, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice:

JESÚS: «Traed de los peces que acabáis de coger».

NARRADOR: Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice:

JESÚS: «Vamos, almorzad».

NARRADOR: Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos después de resucitar de entre los muertos.


Después de comer, dice Jesús a Simón Pedro*:

JESÚS: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?».

NARRADOR: Él le contestó:

DISCÍPULO: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero».

NARRADOR: Jesús le dice:

JESÚS: «Apacienta mis corderos».

NARRADOR: Por segunda vez le pregunta:

JESÚS: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?».

NARRADOR: Él le contesta:

DISCÍPULO: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero».

NARRADOR: Él le dice:

JESÚS: «Pastorea mis ovejas».

NARRADOR: Por tercera vez le pregunta:

JESÚS: «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?».

NARRADOR: Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez: «¿Me quieres?» y le contestó:
_ DISCÍPULO: «Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero».

NARRADOR: Jesús le dice:

JESÚS: «Apacienta mis ovejas. En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras».

NARRADOR: Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió:

JESÚS «Sígueme».

Palabra de Dios


Los dos peregrinos

Dos peregrinos se arrastraban por una senda inaccesible mientras los azotaba un viento gélido. Amenazaba la tormenta. Ráfagas tempestuosas de cristales de hielo silbaban entre las rocas.

Los dos hombres caminaban cansados. Sabían muy bien que si no llegaban a tiempo al refugio perecerían en la ventisca de nieve.

Mientras rodeaban el borde de un abismo, con el corazón en la garganta por la angustia y los ojos casi cegados por la nevada, oyeron un gemido. Un pobre hombre había caído en un hoyo y, sin poder moverse, pedía auxilio. Uno de los dos dijo: “Es el destino; ese hombre está condenado a muerte; aceleremos el paso o tendremos su mismo fin”. Y aceleró el paso, curvándose hacia delante para vencer la fuerza del viento.

El segundo, en cambio, se apiadó y bajó por la pendiente hasta encontrar el herido. Luego se lo cargó sobre su espalda y volvió a subir fatigosamente la cuesta.

Anochecía y el sendero era cada vez más oscuro. El peregrino que llevaba al herido sobre sus hombros iba sudoroso y agotado, cuando de pronto vio a lo lejos las luces del refugio. Animó al herido para que aguantara. De pronto se tropezó con algo tirado a lo largo del camino. Miró y no pudo reprimir el horror: a sus pies yacía tendido el cuerpo de su compañero de viaje; el frío había terminado con su vida.

Él había logrado sobrevivir por el esfuerzo de llevar sobre sus hombros al herido que había salvado en la montaña. Su cuerpo y el esfuerzo le habían proporcionado el calor suficiente para salvar la vida.

Bruno Ferrero


Oración de los padres de Ángel:

Señor, tú nos has dado este hijo.

Has puesto en nuestras manos esta vida que ahora empieza. Recibe ahora nuestro gesto de presentación en el que te damos gracias por tu bondad.

Aquí tienes a nuestro hijo, míralo con tu amor de Padre, con tu confianza de Padre, abre ante él los caminos que conducen a ti, ayúdanos a todos a acompañar y servir su crecimiento, día tras día, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


ORACIÓN FINAL

Cuando no nos avergonzamos de ser cristianos:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando nos esforzamos por hacer el bien:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando decimos que somos amigos de Jesús sin miedo:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando vivimos con alegría:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando nos juntamos para celebrar la Eucaristía cada domingo:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando nos preocupamos por los otros:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando los niños venimos alegres a la catequesis

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando rezamos a nuestro Padre Dios y escuchamos su Palabra:
ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS

Cuando perdonamos y olvidamos:

ESTÁ JESÚS CON NOSOTROS


DOMINGO DE PASCUA VI (B)

CARTEL DEL DOMINGO 6º DE PASCUA (CICLO B)


Yo soy el Buen Pastor, Yo soy la vid… Amaos sin límites… Amaos como yo os he amado.

Si así lo hacéis no tendréis más remedio que estar alegres….

Hoy se nos recuerda de nuevo que el corazón del cristianismo es el amor

*UN AMOR SIN LÍMITES, COMUNIDAD SIN FRONTERAS.

Amor a Dios, amor de unos para con otros. Jesús nos dice que tenemos que amarnos unos a otros como él nos ha amado. Quien ama está en el camino de Dios. Quien no ama está fuera del camino.

*COMO YO OS HE AMADO

Hoy nos convoca a nosotros, sus amigos, y nos dice: Amaos unos a otros como yo os he amado”.
Anunciar que Dios es amor y que los hombres estamos llamados a amarnos es encontrar el sentido y la razón de la iglesia
Dar culto a Dios y negar los derechos al prójimo, es falsear la fe de Cristo.
El amor es imposible cuando hay orgullo por medio.

*Y VUESTRA ALEGRÍA LLEGUE A PLENITUD

Es la alegría de quien transmite vida, de quien ayuda a crecer al otro.
Sólo es feliz quien hace un mundo más feliz.
Sólo conoce la alegría quien sabe regalarla. Sólo vive quien hace vivir.


HOJA PARROQUIAL


“Amaos como yo os he amado”.

Y esa será vuestra señal.

Nadie os identificará por tener mucho poder.

Nadie os identificará por poseer mucha riqueza.

Nadie os identificará por subir siempre a la cima de la sociedad.

A vosotros os conocerán como “discípulos míos”

Porque os amáis.

Porque amáis a los demás.

Porque no delatáis a los que os engañarán la vida.

Porque no descubrís a los que os traicionarán.

Porque no delatáis a los que os venderán negándoos lo vuestro.

Porque, a pesar de todo, vuestro corazón seguirá lleno de amor.

Hasta “amar a vuestros enemigos”.


En la vida hay cuatro clases de personas:

una, la de los que hacen bien a los que les hacen bien;

otra, la de los que hacen mal a los que les hacen mal;

otra, la de los que hacen mal a los que les hacen bien;

y finalmente, la de los que hacen bien a los que les hacen mal.

Estos últimos son los más fuertes, los que más se parecen a Dios, que derrama la lluvia y tantos beneficios, incluso sobre los malvados.
Y no olvidemos que la única manera de ser felices es amar y sentimos amados.



PAUTAS PARA LA MISA DE FAMILIA

SALUDO

La Eucaristía de hoy es la última del tiempo de Pascua, antes de las grandes fiestas de la Ascensión, Pentecostés y Corpus. En esta Eucaristía, vamos a hacer un resumen de todo lo que hemos compartido las semanas anteriores. Es muy fácil de hacer porque se resume con una sola palabra: Amor. Jesús da la vida por amor, y si nosotros permanecemos en su amor, amaremos como Él. El ser amigos de Jesús nos tiene que hacer sentir alegres y contentos. Hagamos de esta Misa una auténtica fiesta con Jesús.


GESTO: Dinámica de la amistad….

PETICIONES

1– Por todos los que formamos la Iglesia, para que seamos conscientes de que Jesús nos amó primero y nos entrega su amor para que lo repartamos a los demás. ROGUEMOS AL SEÑOR…

2– Por los gobernantes y ciudadanos, para que nos esforcemos en vivir en el respeto a todos, aceptando las diferencias. OREMOS…

3– Por los matrimonios que experimentan dificultades en su relación o han terminado en ruptura, para que se sientan acompañados por la comprensión de la Iglesia y de cada uno de nosotros. OREMOS…

4- Para que en nuestra comunidad fomentemos actitudes de cercanía, de acogida, de atención y de cariño hacia todos los que sufren. Oremos.

5- Por los niños y niñas que comulgarán por primera vez, para que se comprometan a seguir siendo amigos de Jesús. Oremos.


SÍMBOLOS:

Metro metálico:

Resaltamos, Dios bueno, que nos mides a todos con el mismo metro, que no haces distinciones, ni discriminas a nadie. Tu única medida es el amor.

Teléfono móvil:

Padre, mostramos con este símbolo que queremos estar disponibles para amar y servir en todo momento. (música del móvil)


1. Gracias, Padre Dios, por el sol que nos calienta, por el viento por el sol, por los puentes y las fuentes que nos quitan la sed.

2. Gracias, padre Dios, por las palabras, porque con ellas podemos llamar por su nombre a los amigos.

3. Gracias, padre Dios, por los días de fiesta y de trabajo, por las puertas, por las manos con ellas podemos acoger a los amigos.

4. Gracias, padre Dios, por nuestras familias, por nuestra sala de estar.

5. Gracias, padre Dios, por el colegio, por nuestros profesores y profesoras, por los patios, por las cuerdas de saltar y los balones.

6. Gracias, padre Dios, por la parroquia, por sus catequistas y sus sacerdotes por los amigos de la Misa de una.

7. Gracias, padre Dios, por el mundo, por los niños y niñas; gracias por tantas razas y lenguas.

8. Gracias, padre Dios, por cada día te siento más amigo, gracias por Jesús que me invita a su mesa cada domingo. Gracias por nuestra madre María….

Gracias, padre Dios


En el año 202, Sta. Perpetua fue encarcelada en Cartago, separada de su pequeño hijito.

«Me horroricé —dice la Santa—, jamás había sentido sensación de tal oscuridad. ¡Terrible día!, insoportable estrechez por el hacinamiento de los encarcelados; pero mi mayor preocupación era por el chiquitín».

Entonces intervinieron dos diáconos ante los carceleros y trasladaron a los presos a las celdas del piso superior, desde donde podía verse el mar. Y dice la Santa: «sentimos un refrigerio».

Además, le permitieron tener consigo al niño. «Yo daba el pecho al niño, que estaba esmirriado por no haber mamado nada»….y «noté como si la cárcel se me hubiese convertido en palacio», y ya prefería estar allí a ningún otro sitio.


APOYOS PARA EL DIA DE LA MADRE

DOMINGO V, AL FINAL DEL DOCUMENTO. DÍA DE LA MADRE

DOMINGO DE PASCUA V (B)

Jesús habla en el evangelio de hoy de la vid y de los sarmientos, de la poda y de los frutos.
Una viña se poda para descargarla de elementos inútiles y para que dé frutos buenos y abundantes.
Semana Misionera en la parroquia.


CARTEL PARA LA EUCARISTÍA

HOJA PARROQUIAL PARA ESTE DOMINGO

Un misionero en África tenía una planta eléctrica que iluminaba la iglesia y su pequeña casa. Un día le hicieron una visita unos hombres de unos campos lejanos. Uno de ellos se fijó en la bombilla que colgaba del techo de la sala. Cual no fue su sorpresa cuando el cura le dio al interruptor y la bombilla se encendió.

Uno de los visitantes le pidió una bombilla y pensando que la quería como adorno o Juguete le dio una bombilla fundida.

En una de sus visitas a los poblados el misionero entró en la choza del que le había pedido la bombilla y la vio colgada de una cuerda cualquiera.

El misionero tuvo que explicarle que para que diera luz necesitaba una planta, unos cables, una conexión y una bombilla nueva.


FOLIO PARA LOS NIÑOS


PAUTAS PARA LA MISA FAMILIAR

SALUDO

El domingo pasado veíamos el evangelio del “Buen Pastor”, que “da su vida por las ovejas”, hoy Jesús cuenta la alegoría de “la vid” y los sarmientos en su discurso de despedida, para instruir a sus discípulos sobre cómo continuará su relación con la comunidad de los discípulos.

Con esta eucaristía ponemos Broche de oro a la Semana misionera, que estamos celebrando en la Parroquia, animada por nuestro hermano Claretiano Antonio.

Juntos cantamos la alegría de ser Iglesia de Dios.


En una ocasión, un periodista fue enviado a convivir durante quince días con la comunidad de la Madre Teresa de Calcuta con el fin de elaborar un artículo bien documentado sobre su forma de vida y su tarea asistencial.

Al concluir la experiencia, y cuando se despedía de la Madre Teresa, le dice: “Bien, muy bien; me ha parecido todo estupendo. Pero hay algo que no entiendo. He visto que están desbordadas de trabajo, de pobres que las asedian; y he visto que se pasan ustedes cuatro horas al día de oración.

Cuatro horas por tres mil religiosas que forman el Instituto son 12.000 horas, que ustedes podrían emplear al servicio de los pobres más pobres”.

La Madre Teresa se le queda mirando fijamente, le tiende la mano y, dibujando una sonrisa compasiva y comprensiva, le dice: “Lo siento mucho, pero usted no ha entendido nada de lo nuestro”.


PETICIONES

Decimos: Padre, ayúdanos.

1. Para que la Iglesia resplandezca ante el mundo con los frutos abundantes del Espíritu y anuncie el auténtico evangelio de Jesús. OREMOS…

2. Para que desaparezcan del mundo los frutos amargos del odio, la injusticia y la violencia. OREMOS…

3. Para que los excluidos por falta de medios, de trabajo, de salud encuentren la ayuda para su realización. OREMOS…

4. Para que los misioneros y colaboradores laicos seamos portadores de tu Palabra de salvación en especial para los jóvenes que buscan al Dios Salvador.
OREMOS…

5. Para que todos los que formamos la comunidad parroquial Corazón de María, aprendamos de la vid y de la espiga a entregar nuestra vida con generosidad sirviendo a los que más lo necesitan. OREMOS…

6. Para que los aquí reunidos experimentemos en nuestras vidas la fuerza de Cristo resucitado y llevemos, por el amor y el perdón, su alegre noticia al mundo que nos rodea. OREMOS…


SÍMBOLOS:

Esqueje de planta:

Una planta de romero que se pueda podar…..

Racimo de uvas, pan y vino:

El fruto de la vida, alimento verdadero se comparte humildemente en el seno de la fraternidad.


HIMNO COTIDIANO

En este nuevo día que me concedes, Señor,

dame mi parte de alegría,

que sea tu amigo entrañable y que consiga ser mejor.

Dichoso yo si al fin del día, un odio menos llevo en mí;

si una luz más mis pasos guía y si un error más yo extinguí.

Dichoso yo si aun con la rudeza mía nadie sus lágrimas vertió;

y si alguien tuvo la alegría que mi ternura le ofreció.

Que cada tumbo en el sendero me vaya haciendo conocer

cada pedrusco traicionero que mi ojo al fin no supo ver.

Y más potente me incorpore, sin protestar, sin blasfemar;

y mi ilusión la senda dore, y mi ilusión me haga amar.

Y que por fin el siglo engreído, en su grandeza material,

no me deslumbre hasta el olvido, de que soy barro y soy mortal.

Que ame a los seres este día, a todo trance halle la luz.
Que ame mi gozo y mi agonía, ¡Que ame la prueba de mi cruz¡

(Cf. Gabriela Mistral)


GESTO PRESENTADO EN LA EUCARISTÍA DE ESTE DOMINGO DE «LA VID Y LOS SARMIENTOS». PRESIDIÓ LA EUCARISTÍA EL P. ANTONIO ALCANTARA QUE NOS HA ACOMPAÑADO DURANTE TODA ESTA SEMANA MISIONERA.



PREPARANDO EL DÍA DE LA MADRE

http://www.cormariazaragoza.es/IMG/gif/Corazon_Feliz_d_a_de_la_MADRE-2.gif

A LAS MADRES


DANOS, SEÑOR,

Madres cristianas como María, tu Madre,

Madres que sepan decir sí a la verdad,

Madres que sepan sorprenderse del fruto de sus entrañas.

Madres que aprendan a ser madres,

Madres que nos busquen cuando nos perdemos,

Madres que nos miren cuando dormimos,

Madres que nos mimen cuando sentimos frío,

Madres que nos dejen ser hijos,

Madres que sepan esperar y confiar.

Madres que sepan facilitar nuestra libertad.

Madres que sepan callar y amar siempre, siempre, siempre.

Madres que sepan estar en segundo plano,

Madres que no se avergüencen nunca de sus hijos.

Madres que sepan rezar y llorar por sus hijos.

Madres que sepan decir palabras bonitas en momentos difíciles.

Madres que nos enseñen a amar y amarte.

Madres que nos abran el corazón para vivir con corazón.

Madres que nos acaricien para aprender lo que es el amor.

Madres que no esperen nada de sus hijos

Para que nos enseñen lo que es amor sin medida.

Madres… madres..

Sí, Señor, danos madres

Que sean mujeres santas y fuertes;

Que sepan estar como María,

Al pie de la Cruz,

Al pie de la vida de sus hijos.


PIDIENDO LA BENDICIÓN PARA NUESTROS HIJOS

Señor, de ti recibimos los hijos,

que son la gracia y la gloria de nuestras vidas.

No queremos mayor riqueza ni deseamos nada más,

sino que los protejas y los bendigas.

Así como Jesús abrazaba a los niños

y extendía sus manos sobre los enfermos,

te pedimos también que abraces a nuestros hijos

y extiendas tus manos sobre ellos.

Ayúdanos a protegerlos cuando nos sentimos incapaces.

Cúbrelos con tu protección

y muéstrales el camino del bien y de la paz, del Evangelio y de la Vida. Amén.