BEATO OSCAR ROMERO

        Últimas palabras
        https://youtu.be/2X4fsE18m_4

La hermana María Julia cuenta cómo las monjas corrieron a su auxilio pero ya era tarde. “La bala no le atravesó su corazón”, dice. “Fue una bala explosiva que destruyó la arteria aorta.” Sangraba por todos lados. Asegura que muy posiblemente Monseñor Romero vio a su asesino, y según ella “Dios le dio la gracia de no esconderse, gritar o avisar.” Fue el 24 de marzo de 1980.


Ese mismo odio con que lo mataron se manifestaba en lo que ha sido descrito como «montañas» de cartas que llegaban a la Santa Sede buscando entorpecer el camino a la santidad de Romero. Lo acusaban de ser comunista. Embajadores salvadoreños ante el Vaticano decían que Romero era simpatizante de la guerrilla izquierdista contra quien el gobierno mantuvo una larga y sangrienta guerra civil.


Tomó una serie de acontecimientos inesperados, la llegada de un Papa Latinoamericano y posiblemente una intercesión divina para cambiar el rumbo de la historia y dejar constancia de que, en efecto, Monseñor Romero vivió un martirio.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.