FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email


El Papa Juan Pablo II en su carta a las familias nos dice que es necesario que los esposos orienten, desde el principio, su corazón y sus pensamientos hacia Dios, para que su paternidad y maternidad, encuentre en Él la fuerza para renovarse continuamente en el amor.

Así como Jesús creció en sabiduría y gracia ante Dios y los hombres, en nuestras familias debe suceder lo mismo. Esto significa que los niños deben aprender a ser amables y respetuosos con todos, ser estudiosos obedecer a sus padres, confiar en ellos, ayudarlos y quererlos, orar por ellos, y todo esto en familia.

Recordemos que “la salvación del mundo vino a través del corazón de la Sagrada Familia”. La salvación del mundo, el porvenir de la humanidad de los pueblos y sociedades pasa siempre por el corazón de toda familia. Es la célula de la sociedad.


BENDICIÓN DE LOS ESPOSOS (Adaptación)

Oh Dios, que en el Principio hiciste de tierra al hombre
- Y le diste la ayuda inseparable de la mujer,
- Para que fuesen la alegría uno de otro;

Mira con bondad a estos hijos tuyos,
- que unidos en matrimonio piden ser fortalecidos con tu bendición

Concede a ... y ... el don del amor,
- de la fidelidad y de la paz.
- Que se confíen mutuamente, se respeten y se amen.

Haz de su hogar un Punto de Encuentro,
- un Santuario abierto,
- un sitio de tu amor;
- donde haya amaneceres
- con mucha luz y lluvia en los cristales.
- Donde la paz se cuele con el sol de la tarde
- y vele el sueño de sus noches.

Que no les falte una silla para el diálogo,
- Una mesa para los amigos
- Y una plegaria para Ti.
- Que Tu presencia recorra a todas horas los rincones de la casa,
- para que huela a pan y cariño,
- a transparencia y ternura, a cercanía y abrazos.

Que su amor no se instale en la mediocridad
- y que se llene más y más de amigos, de esperanza y de vida.

Hazles sentir tu presencia en su intimidad:
- despierta cada mañana su mutua entrega
- y que la noche les sorprenda más enamorados.

Que, en el silencio del alba, en el rescoldo de cada atardecer
- y en el temblor de la noche,
- Tú estés en el murmullo de sus plegarias.

Ayúdales a hacer fructificar el tesoro de su amor.
- Edúcales en la gratuidad.
- Y que su amor madure al hilo del tiempo bajo el sol de tu amor.

Bendice, Señor, el amor de .... y .....


ORACIÓN DE LOS FIELES ?

1. Oremos hoy por todas las familias del mundo para que logren responder a su vocación tal y como respondió la Sagrada Familia de Nazaret. Oremos.

2. Ayuda especialmente, Dios nuestro, a aquellas familias que se encuentran divididas por el egoísmo de sus miembros, las que están separadas porque emigraron o son refugiados, las que soportan el sufrimiento de la enfermedad en su seno, y las que sufren carencias económicas o graves dificultades.

3. “Jesús, acoge con bondad a nuestras familias, protégelas, guárdalas e infunde en ellas tu paz. Oremos.

4. “María, Madre amorosa de Jesús y Madre nuestra, te pedimos que intercedas por nuestra familia parroquial, para que nunca falte el amor, la comprensión y el perdón entre nosotros y obtengamos su gracia y bendiciones.” Oremos.

5. “San José, ayúdanos en todas nuestras necesidades espirituales y temporales y dadnos coraje para vivir nuestras vidas codo a codo con Jesús. Oremos.


ORACIÓN Y BENDICIÓN FINAL DE LAS FAMILIAS.

Oración por la Familia que hizo el Papa en el Santuario de nuestra Señor Aparecida:

“Quédate con nosotros, Señor Jesús.
- Quédate en nuestras familias,
- ilumínalas en sus dudas, sostenlas en sus dificultades,
- consuélalas en sus sufrimientos y en la fatiga de cada día.

- Tú que eres la Vida, quédate en nuestros hogares,
- para que sigan siendo nidos donde nazca la vida humana
- abundante y generosamente,
- donde se acoja, se ame, y se respete la vida
- desde su concepción hasta su término natural.

- Quédate, Señor, con nuestros niños y con nuestros jóvenes,
- que son la esperanza y la riqueza de nuestro Continente,
- protégelos de tantas insidias que atentan contra su inocencia
- y contra sus legítimas esperanzas.

- ¡Oh buen Pastor, quédate con nuestros ancianos y con nuestros enfermos.
- ¡Fortalece a todos en su fe para que sean tus discípulos y misioneros! Amén”.

PARA ENTREGAR A LOS PADRES

Los niños aprenden lo que viven.

- Si los niños viven con crítica, aprenden a condenar.
- Si los niños viven con hostilidad, aprenden a pelear.
- Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.

- Si los niños viven con lástima, aprenden a sentir pena por ellos mismos.
- Si los niños viven con ridículo, aprenden a sentir timidez.
- Si los niños viven con celos, aprenden a sentir envidia.
- Si los niños viven avergonzados, aprenden a sentir culpa.
- Si los niños viven con estímulo, aprenden a tener confianza.
- Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.
- Si los niños viven con elogios, aprenden a valorar las cosas.
- Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar.
- Si los niños viven con aprobación, aprenden a quererse.
- Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta.

- Si los niños viven compartiendo, aprenden a ser generosos.
- Si los niños viven con honestidad, aprenden la sinceridad.
- Si los niños viven con imparcialidad, aprenden la justicia.
- Si los niños viven con amabilidad y consideración, aprenden el respeto.
- Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener confianza en sí mismos y en los de su alrededor.

- Si los niños viven con amistad, aprenden que el mundo es un lugar agradable donde vivir.


LA OTRA NAVIDAD

Los cristianos perseguidos

Un niño iraquí cristiano, desplazado de su hogar por la violencia en Mosul, posa para un retrato con un gorro de Papá Noel en la iglesia católica Mar Elia Chaldean (en la región kurda de Arbil), alrededor de la cual han acampado los cristianos refugiados. Para muchos, las fiestas serán tristes tras las crecientes matanzas de cristianos en la zona.


PALABRAS DEL PAPA

“PERMISO”, “GRACIAS”, “PERDÓN”.

Y ahora los invito a repetir todos juntos estas tres palabras: “permiso, gracias, perdón”… ¡todos juntos! “permiso, gracias, perdón”. Son tres palabras para entrar realmente en el amor de la familia, para que la familia quede bien.

La primera palabra es “¿permiso?” Cuando nos preocupamos por pedir gentilmente también aquello que quizás pensamos que podemos pretender, nosotros ponemos un verdadero presidio para el espíritu de la convivencia matrimonial y familiar. Entrar en la vida del otro, incluso cuando es parte de nuestra vida, necesita la delicadeza de una actitud no invasiva, que renueva la confianza y el respeto.

La segunda palabra es “gracias”. Ciertas veces pensamos que estamos transformándonos en una civilización de los malos modales y de las malas palabras, como si fueran un signo de emancipación. Un cristiano que no sabe agradecer es uno que ha olvidado la lengua de Dios.

La tercera palabra es “perdón”. Palabra difícil, cierto, sin embargo tan necesaria. Cuando falta, pequeñas grietas se ensanchan – también sin quererlo – hasta transformarse en fosos profundos.

Jesús nos enseña que la obra maestra de la sociedad es la familia

Tú mamá, papá, enseña a los niños a rezar, a hacer la señal de la cruz. Es una hermosa tarea.

Aprendamos a decir juntos alguna oración con los hijos.

Hacer presente en el mundo la bondad de Dios.

Domingo 25 de diciembre de 2016


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Próximamente...

  • FESTIVAL DE NAVIDAD 17-(16 de diciembre)
  • ADVIENTO III (B)-(17 de diciembre)