Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO C

DOMINGO XXVI (C)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

La parábola del mendigo Lázaro y del rico que vive en la abundancia es un retrato de la sociedad (¿de la Iglesia?) de entonces y de ahora.

Es un clamor profético contra los que se enriquecen a costa de los más débiles

El que en esta vida recibe bienes en la otra lo pasará mal, y el que lo pasa mal en esta vida, en la otra lo pasará bien. Pues no. Ni el rico es malo por ser rico, ni el pobre es bueno por ser pobre.

Esta parábola presenta a dos personas: el Epulón, o Comilón. Sin nombre propio. El otro tiene nombre propio.

Lázaro (etimológicamente "Dios ayuda") es un mendigo lisiado y sarnoso: tiene su puesto de mendigo a la puerta del rico, escena habitual en aquel país y tiempo en que no había más que tres clases sociales: los ricos; los pobres que trabajaban con sus manos y ganaban mal que bien lo justo para vivir; y los mendigos, ciegos, cojos, lisiados, en número enorme.

La parábola del rico y de Lázaro, tendido al otro lado del portón, pudiéramos llamarla la “parábola de la indiferencia e insensibilidad”.

Dos hombres distanciados por un abismo de egoísmo e insolidaridad. La indiferencia para con los demás es la mejor manera de vivir en la burbuja de su soledad, ajeno a todo y a todos.

La indiferencia nos hace además “insensibles”. Y la insensibilidad es una de las señales que también uno está muerto por dentro, por muy opíparamente que coma y beba. Después de un accidente, una de las primeras cosas que suelen hacer los médicos es comprobar que los miembros, los brazos, las piernas, las manos, la cabeza tienen sensibilidad


Sabiduría Rabínica

Dice un antiguo cuento judío, que hombre muy rico fue a pedirle consejo al rabino, si debía o no dar dinero a los pobres, ya estaba cansado de dar y dar. El rabino le tomó de la mano, lo acercó a la ventana y le dijo
’Mira por esa ventana’.
El rico miró por la ventana a la calle.
El rabino le preguntó ¿qué ves?
El hombre le respondió: ’veo gente’.

El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo: ’qué ves ahora?’
El rico le respondió: ’Ahora me veo yo’. El rabino le contestó: ’¿Entiendes?’ En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio. Pero el vidrio del espejo tiene agregado un poco de plata.

Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver gente y comienza a verse solo a sí mismo.


Durante mi segundo mes en la escuela de enfermería el profesor nos hizo un test. Yo que era buena estudiante contesté a las preguntas con rapidez hasta que llegué a la última pregunta: “¿Cuál es el nombre de la señora que limpia la escuela?”

Me parecía una broma. Yo la había visto, era alta, de pelo oscuro y de unos 50 años, pero ¿cómo podía saber su nombre?

Dejé la pregunta sin contestar.

Antes de terminar la clase, alguien preguntó si esa pregunta también contaba para la nota.

Por supuesto, dijo el profesor. A lo largo de sus vidas encontrarán muchas personas. Todas son importantes. Todas merecen su atención, incluso si sólo les dicen hola o les sonríen.


SALUDO:

La condición indispensable para hacer parroquia es sentirnos hermanos y celebrar juntos algunos acontecimientos importantes. Si lo hacemos dentro de la Eucaristía dominical esto adquiere mayor sentido.

Hacemos silencio en nuestro corazón, nos sentimos comunidad y oramos para reclamar la presencia del mismo Dios que nos invita a su mesa.


PETICIONES:

1. Que los cristianos sepamos dar a nuestros bienes un destino pastoral y social. Que sus obispos y sacerdotes estén siempre comprometidos en favor de los pobres y de los humildes. Oremos.

2. Por los que están en paro, por los que buscan y no encuentran su primer trabajo, por los inmigrantes que viven entre nosotros. Roguemos al Señor.

3. Por cuantos sufren la angustia del desempleo o las migajas de un salario insuficiente. ROGUEMOS AL SEÑOR…

4. Por los que se movilizan y rebelan contra la tiranía de los que dominan al mundo con su dinero, por los “lázaros” del nuestro mundo que sólo disponen de las migajas que ellos dejan. Roguemos al Señor.

5. Te pedimos por los que han visto rotas sus familias por la guerra y las injusticias humanas y viven en soledad, para que un día reciban un gesto cariñoso. Roguemos al Señor.

6. Por todos los que celebramos esta Eucaristía para que nos sintamos unidos por la presencia de Cristo entre nosotros. Roguemos al Señor.


ORACIÓN para después de la Comunión

Gracias, Señor, por los que comparten,
los que viven con poco.
GRACIAS, SEÑOR.

Gracias, Señor, por los que saben perdonar,
los que se dejan perdonar por sus hermanos,
los que viven con gozo tu perdón.
GRACIAS, SEÑOR.

Gracias, Señor, por los que siembran la paz,
los que tratan a todos como a tus hijos,
los que siembran el respeto y la concordia.
GRACIAS, SEÑOR.

Gracias, Señor, por los que trabajan
por un mundo más justo y más santo.
GRACIAS, SEÑOR.

Gracias, Señor, por los que no guardan en su granero
el trigo de esta vida que termina,
sino que lo siembran,
para que dé fruto de Vida que no acaba.
GRACIAS, SEÑOR.


He llamado a tu puerta, he llamado a tu corazón en busca de una cama y de un fuego para calentarme.
¿Por qué me rechazas?
ÁBREME, HERMANO.

¿Por qué me preguntas si soy de África, si soy de América,
si soy de Asia, si soy de Europa?
¿Por qué me preguntas por el nombre de mis dioses?
ÁBREME, HERMANO.

Yo no soy un negro, yo no soy un oriental,
yo no soy un blanco,
yo sólo soy un ser humano.
ÁBREME, HERMANO.

Ábreme tu puerta, ábreme tu corazón
porque soy un ser humano,
un ser humano como tú.
ÁBREME, HERMANO.



Detrás de cada letra un texto.

Miércoles 21 de septiembre de 2016


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Próximamente...

  • FESTIVAL DE NAVIDAD 17-(16 de diciembre)
  • ADVIENTO III (B)-(17 de diciembre)