Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO A

DOMINGO XXI (A)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Y tú, ¿quién dices que soy yo?

Ser cristiano significa responder a esta interpelación de Jesús.

No de manera teórica y aprendida, sino con las actitudes vitales que él me exige hoy.

En el momento que deje de hacerme la pregunta, he dejado de ser cristiano.

Si tengo ya la respuesta definitiva, me he colocado fuera del camino.



También hoy nos dirige Jesús a los cristianos la misma pregunta que hizo un día a sus discípulos: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». ¿Qué le podemos responder desde nuestras comunidades?

No sirve yo opino como el otro, yo digo lo mismo, yo como dice la Biblia, yo como dice el párroco, yo como dice la iglesia…

Llega un momento en la vida en que nuestra respuesta tiene que ser personal, tiene que salir del corazón y brotar del amor.

¿Nos esforzamos por conocer cada vez mejor a Jesús o lo tenemos «encerrado en nuestros viejos esquemas aburridos» de siempre? ¿Somos comunidades vivas, ...... o vivimos estancados en la rutina y la mediocridad?

Quienes se acercan a nuestras comunidades, ¿pueden sentir la fuerza y el atractivo que tiene para nosotros?

¿Nos da igual vivir de cualquier manera o hemos hecho de nuestra comunidad una escuela para aprender a vivir como Jesús?

¿Miramos desde nuestras comunidades a los necesitados y excluidos con compasión y responsabilidad o nos encerramos en nuestras celebraciones,....

¿Seguimos a Jesús colaborando con él en el proyecto humanizador del Padre o seguimos pensando que lo más importante del cristianismo es preocuparnos de nuestra salvación?

..................

¿Sabemos ser testigos del misterio de esperanza que llevamos dentro de nosotros?

Pagola


SALUDO:

Bienvenidos todos a esta celebración Eucarística.

La vida continúa, y la liturgia quiere acompañarnos en nuestra vida de fe.

Hoy, apoyándose en la lectura del Evangelio, quiere que nos tomemos el pulso de nuestra fe y nos pregunta por boca del mimo Jesús ¿Quién dice la gente que soy yo? Y ¿Quién dices tú que soy yo, para ti? Jesús nos invita en medio de nuestro verano particular a definirnos a tomar partido por su causa.

Que el encuentro con Jesús en esta Eucaristía nos ayude, una vez más a reafirmar nuestra fe en El.

Que la Palabra que vamos a escuchar llene de alegría y confianza nuestros corazones y nos dé fuerza para seguir caminando llenos de optimismo.

Hagamos silencio en nuestro interior, pongámonos ante Dios y pidámosle que derrame sobre nosotros su bondad y su perdón.

PERDÓN:

1. Tú el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Señor, ten piedad.
2. Tú la roca firme que sostiene la Iglesia. Cristo, ten piedad.
3. Tú, el camino, la verdad y la vida. Cristo, ten piedad.

PETICIONES:

Con la fuerza del Espíritu que nos conduce y nos revela a Jesús, presentamos al Padre nuestras peticiones y necesidades.

1. Por la Iglesia edificada sobre la fe en Jesucristo, para que sea fiel a la fe de los apóstoles y por los cristianos de todas las iglesias y confesiones. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2. Por el Papa, sucesor de Pedro, y por todos los que ejercen autoridad en la Iglesia, para que su trabajo sea siempre un auténtico servicio eclesial que nos aliente a todos a vivir con alegría nuestra fe. ROGUEMOS AL SEÑOR

3. Por la paz en el mundo, para que la distribución justa de los recursos y bienes contribuya a la pacificación de los países en guerra y los gobernantes busquen de verdad la solidaridad y cooperación entre los pueblos. ROGUEMOS AL SEÑOR

4. Por todos los que sufren las tristes consecuencias de terremotos, incendios, accidentes de tráfico, terrorismo. Que el Señor acoja el dolor de los que viven y las vidas de los que han muerto y a nosotros nos cambie el corazón para que ayudemos en lo que podamos y le alabemos y demos gracias cada mañana por el don de la vida. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5. Por todos nosotros para que seguir a Jesucristo e identificarse como cristianos no sea motivo de orgullo ni de cobardía, sino una forma de vida. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Que nuestra oración, Señor, sea coherente con nuestra vida y experimentemos diariamente el gozo de creer y de vivir. Por J.N.S. Amén.


¿QUIÉN DICE LA GENTE QUE SOY YO?


¿Qué decís de mí?

La gente dice que eres un milagrero
y que dices cosas buenas y eso...,
que buena voluntad no te faltaba, pero....

Nosotros decimos
que hablas y actúas con entera libertad,
que piensa y sientes por convicción.
Responsable de tus decisiones,
consciente de tus desafíos,
coherente con tus convicciones.

¿QUIÉN DICE LA GENTE QUE SOY YO?
¿Qué decís de mí?

La gente dice que te pasaste un poco,
reconócelo.

Que no hacía falta que llegaras tan lejos, hombre..
que por qué te empeñaste tanto, total...

Nosotros decimos
que actuaste con pasmosa libertad
frente a la opinión pública,
frente a los poderes e instituciones,
frente a las modas y costumbres,
frente a la moral vigente,
frente a las creencias oficiales,
frente a las normas y leyes.

¿QUIÉN DICE LA GENTE QUE SOY YO?
¿Qué decís de mí?

la gente dice que si te metiste en política.
Vaya... que la gente... no te entiende.

Nosotros decimos
que encarnas los valores que nos humanizan:
El amor desinteresado,
el perdón incondicional,
la exigencia de justicia,
la fe auténtica,
la conducta irreprochable,
la persona íntegra, sincera, realizada.

¿QUIÉN DICE LA GENTE QUE SOY YO?
¿Qué decís de mí?

La gente dice que te crees Dios,
que a saber quién eres....

Nosotros decimos
que eres la presencia de Dios
en la historia de los hombres.
Que eres la absoluta cercanía
de lo divino a lo humano.
Que eres el rostro humano de Dios.
Que en tu humanidad
nos encontramos con el Dios mismo.

¿QUIÉN DICE LA GENTE QUE SOY YO?
¿Qué decís de mí?


¿Quién es Cristo para mi?

Para responder,
no basta buscar en la memoria
alguna fórmula que aprendimos en el catecismo,
o hemos oído o leído en los libros.

Es preciso buscar
en el corazón,
en nuestra fe vivida y testimoniada.
Así descubriremos
lo que Jesús representa, en nuestra vida.

Cristo no es
un personaje histórico muerto del PASADO.
Él resucitó y está vivo.

Él vive también hoy
en el menor de los hermanos:
vive en el mendigo,
en el emigrante, en el borracho, en el marginado,
en el pecador, en el ladrón...

- Él vive dentro de nuestro corazón.
Él vive en tus familiares, en tus hermanos.
Él vive en el corazón de todos.

- Él nos habla también HOY
en su Evangelio:
que debemos conocer con fidelidad,
que debemos vivir con autenticidad,
que debemos anunciar con renovado ardor misionero...

Lunes 21 de agosto de 2017, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Próximamente...

  • CRISTO REY (A)-(26 de noviembre)