Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO C

DOMINGO XIII (C)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Seguir a Jesús. Seguir para servir al Reino. Seguir, estar en camino, en el camino.Estar junto a Él, con Él, detrás de Él, cercanos a Él. Vivir en comunión con Él.

Donde no hay movimiento, no hay seguimiento; sólo queda el inmovilismo, el pasado, el mirar atrás, el desierto, los medios.

Muchas veces se habla en los evangelios de SEGUIR (90), ninguna de IMITAR. Sígueme, sin mirar atrás. "Que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz y me siga". El seguimiento de Jesús no admite condiciones, ni siquiera las más sagradas.


151. NO HAY LUGAR PARA PASAJEROS DE PRIMERA CLASE. D. L. Moody

Un hombre sacó un pasaje para viajar en diligencia. Había boletos de primera, segunda y tercera clase.

Pero cuando fue al coche, vio que todos estaban sentados juntos, sin ninguna diferencia. Partió la diligencia, y al rato llegó al pie de una colina.

El coche se detuvo, y el cochero gritó:
- "Pasajeros de primera, permanezcan sentados.
- Pasajeros de segunda, salgan y caminen.
- Pasajeros de tercera, vengan atrás y empujen."

En la iglesia no tenemos lugar para los pasajeros de primera, gente que cree que la salvación significa un viaje cómodo al cielo. No tenemos lugar para los pasajeros de segunda, que son transportados la mayor parte del tiempo, y que cuando tienen que trabajar, van caminando por su cuenta sin pensar en la salvación de los demás.

Los cristianos deben ser pasajeros de tercera, listos para bajar del coche, empujar todos juntos, y empujar bien fuerte.

¿Qué tipo de billete hemos comprado?


SALUDO

Hermanos, cada uno de nosotros, con nuestras alegrías, nuestras penas…, hemos venido esta mañana a la parroquia.

El Señor nos sigue convocando e invitando a celebrar la Eucaristía, aunque haya llegado el verano, estemos donde estemos y hagamos lo que hagamos.

La Palabra del Señor nos va a recordar que ser cristiano es una opción de vida, desde la libertad. Seguir a Jesús dejando de lado lo que dificulta el camino.

Jesús nos dice hoy lo mismo que dijo a sus discípulos: ¡Sígueme!

Bienvenidos, todos, a esta celebración.


PETICIONES

- Para que tu alimento, que compartimos en cada eucaristía, nos dinamice, nos aliente, nos dé osadía y fortaleza para seguir siendo tus seguidores con cara alegre, gesto optimista y entusiasmo vital, como los primeros cristianos.

Haznos buenos discípulos tuyos, Señor.

- Para que sepamos manejar bien las emociones y desterrar de nosotros la ira, acortar los enfados, frenar las críticas y los resentimientos.-

Haznos buenos discípulos tuyos, Señor.

- Para que todos los cristianos vivamos el espíritu de las bienaventuranzas, siendo alegres, misericordiosos, compasivos y comprometidos con el bien común.

Haznos buenos discípulos tuyos, Señor.

- Por todos los que se dedican a la vida contemplativa y por todos los que distraídos con otros dioses, no tienen tiempo para contemplarte.

Haznos buenos discípulos, tuyos, Señor.

- Por todos los que viven atentos a los hermanos, se comportan solidariamente y gastan parte de su vida en que los demás vivan mejor.

Haznos buenos discípulos, imitadores tuyos, Señor.

.

A Ti, Señor, levantamos nuestro corazón y te dirigimos esta oración.

Santo, santo...

Nos hemos reunido alrededor de esta mesa, Padre Dios, para recordar la vida de tu hijo Jesús de Nazaret y testimoniar que nosotros sí creemos en él y queremos seguirle.

Queremos ser su familia, sus discípulos y amigos.

Queremos escuchar su mensaje completo, sin recortes, conocerle mejor y aprender de él a amar y servir a los demás.

Es lo que Jesús nos pidió en su cena de despedida, que le imitáramos en la entrega por el bien de la humanidad, y que le recordáramos en ese gesto de partirse y darse a todos.

El mismo Jesús, la noche en que iban a entregarlo, cogió un pan, te dio gracias, lo partió y dijo:

«Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros....

«Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre...

Hemos recordado, Señor, Dios nuestro, la vida comprometida de tu hijo Jesús que le llevó a la muerte en cruz, pero también hemos proclamado que Tú le has acogido en tu Vida.

Necesitamos su motivación, su fuerza, toda la fuerza de tu espíritu, porque queremos seguir sus pasos y somos débiles, inconstantes.

Nos solidarizamos con cuantos sufren dolor, hambre e injusticias.

Pero queremos hacer algo más, mucho más por el bien de todos ellos.

Nos alegramos, Señor, de que exista ya tanta gente de buen corazón que dedican su vida a sanar heridas y a luchar por la justicia.

Danos a todos tus hijos, creyentes y no creyentes, la conciencia y el valor necesarios para seguir adelante sin desmayo en la construcción de un mundo más humano y feliz.

Recordamos ahora a quienes llevamos cada uno en nuestro corazón agradeciéndote cuanto haces por ellos.

En nombre de Jesús, tu hijo, brindamos en tu honor como queremos hacer con toda la humanidad, ahora y siempre.

AMÉN.

Rafael Calvo Beca


Voy caminando despacio, sin prisas,

por veredas solitarias, llenas de polvo…
y los árboles borran mis huellas
con sus sombras y luces inciertas. .

Si quieres seguir mi destino,
no mires al suelo buscando mis pasos,
ni acomodes tu andar a ecos lejanos…

Mira al cielo preñado de luces
y al sol mañanero, que juega con fuego.

.

Allí estoy yo entre las luces jugando
con el reflejo de antorchas de fuego,
para guiar tus largos paseos
al firmamento de mi ilusión.

Andrés Mª


EL ECO

Un hijo y su padre estaban caminando por las montañas.

De repente, el hijo se cayó, se lastimó y gritó: "¡AAAhhh!” Para su sorpresa, oyó una voz repitiendo, en algún lugar en la montaña: "¡AAAhhh!”

Con curiosidad, el niño grito: "¿Quién eres tu?" Recibió de respuesta: "¿Quién eres tu?"

Enojado con la contestación, gritó: "¡Cobarde!" Recibió de respuesta: "¡Cobarde!"

Miró a su padre y le preguntó: "¿Qué sucede?"

El padre sonrió y dijo: "Hijo mío, presta atención". Y entonces el padre grito a la montaña:

"¡Te admiro!" La voz respondió: "¡Te admiro!" De nuevo el hombre grito: "¡Eres un campeón!" La voz respondió: "¡Eres un campeón!" El niño estaba asombrado, pero no entendía.

Luego el padre explicó: "La gente lo llama ECO, pero en realidad es la VIDA. Te devuelve todo lo que dices o haces...

Nuestra vida es simplemente reflejo de nuestras acciones. Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas más competitividad en tu grupo, ejercita tu competencia. Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida. La vida te dará de regreso exactamente aquello que tu le has dado". Tu vida no es una coincidencia. Es un reflejo de ti.

Martes 21 de junio de 2016, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Próximamente...

  • FESTIVAL DE NAVIDAD 17-(16 de diciembre)
  • ADVIENTO III (B)-(17 de diciembre)