ADVIENTO Iº (A)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Adviento no es una pregunta sino una respuesta a la pregunta: ¿Qué estamos haciendo aquí?

Vladimir y Estragón en la obra de teatro de Beckett “Esperando a Godot” se preguntan: ¿”Qué estamos haciendo aquí? Estamos esperando a Godot.

¿Y si no viene? Nos ahorcaremos mañana. ¿Y si viene? Estaremos salvados”.

Jesús vino, viene y vendrá, y seremos salvados.



El evangelio de este primer domingo de Adviento es una invitación a vigilar, a estar despiertos.

¿Qué hacen los conductores cuando les entra el sueño? ¿Qué hacen los feligreses cuando el rollo del cura se prolonga más de lo habitual?

Las recetas contra el sueño son numerosas: unos salen a estirar las piernas, otros toman dos cafés, otros se lavan la cara con agua fría, otros optan por dar una cabezada, con mucho la mejor solución.

¿Y nosotros los cristianos, ignorantes del día del Señor, que podemos hacer para salir del letargo espiritual que nos domina?

PARA LA EUCARISTÍA CON NIÑOS.

Después del saludo, un niño hará estas preguntas, (ensayar previamente) un adulto le contestará con la poesía de Tagore. Cada domingo un grupo de preguntas.

1------

¿Quién es Dios? -¿Dónde está?
¿De dónde viene?
¿Dónde vive?

Decidme cosas, dadme noticias.

2---------

¿Lo habéis visto?
¿Es viejo o joven, Dios?
¿Tiene hijos Dios?
¿Es eterno?
¿Es grande o pequeño?
¿Y su hijo, tiene amigos?

Decidme cosas, dadme noticias.

3------------

¿Está en el cielo?
¿Está en la tierra?
¿Y en el mar, está?
¿Y en los ríos?
¿Y arriba de las montañas?
¿Y en lo hondo de los valles, también está?

Decidme cosas, dadme noticias.

4-----------

¿Qué he de hacer para verle?
¿Cómo le puedo decir que le quiero?
¿Cómo sabréis si vendrá?
¿Iremos a esperarlo?

Decidme cosas, dadme noticias.

Señor, no os veo ni os siento, pero estoy seguro de que tú sí me ves y me sientes.

¿Grito? ¿Sí?

¡Ven! ¡Tengo ganas de verte!


ÉL VIENE SIEMPRE, Rabindranath Tagore

¿No oíste los pasos silenciosos?

Él viene, viene, viene siempre.

En cada instante y en cada edad,
todos los días y todas las noches,

Él viene, viene, viene siempre.

He cantado en muchas ocasiones y de mil maneras;
pero siempre decían sus notas:

Él viene, viene, viene siempre.

En los días fragantes del soleado abril,
por la vereda del bosque,

Él viene, viene, viene siempre.

En la oscura angustia lluviosa de las noches de julio,
sobre el carro atronador de las nubes,

Él viene, viene, viene siempre.

De pena en pena mía,
son sus pasos los que oprimen mi corazón,
y el dorado roce de sus pies
es lo que hace brillar mi alegría.

Rabindranath Tagore)


Hoy, debido al temor provocado por el desempleo, el hambre la violencia, asistimos al fenómeno de buscar refugio en lo sagrado.

Pero el exceso de ciertas prácticas religiosas sin compromiso puede impedirnos la posibilidad de percibir la llegada del Señor.

Las celebraciones festivas ¿nos hacen más vigilantes, más despiertos a la realidad que tenemos la obligación de transformar? o ¿funcionan como un somnífero, que nos impiden ver la llegada de aquel que viene sin aviso previo?



SALUDO:

Buenos días a todos. Hoy comenzamos el tiempo de Adviento. Hoy comenzamos la prepa-ración para la Navidad.

Son cuatro semanas en las que tenemos que hacer un hueco en nuestro corazón para recibir a Jesús.

Son cuatro domingos que tienen su final el 24 de diciembre, en Nochebuena. Por eso son cuatro las velas que tenemos delante del altar, una para cada domingo. Veinticuatro ventanas cerradas de nuestra caja de bombones que tenemos que abrir.

Durante estos días, la Iglesia, nos presenta un camino de preparación y nos invita a estar atentos, para no dejar pasar la oportunidad de vivir un nuevo año en su compañía.

Es el tiempo de volver a repasar nuestra vida, y el tiempo de volver a comprometernos para hacer las cosas bien. Siempre estamos a tiempo para mejorar. Lo importante es comenzar.

PERDÓN:

En silencio, algunos niños salen a rezar el “yo confieso”.


PETICIONES

1. Pedimos por toda la Iglesia, para que estemos siempre vigilantes y preparemos con esperanza la venida de nuestro Salvador, ROGUEMOS AL SEÑOR.

2. Pedimos por todas las personas que están alejadas de Dios. Pedimos por las familias que no esperan nada de Dios. Para que en este tiempo les ayudemos a abrir las puertas de su corazón a Jesús, ROGUEMOS AL SEÑOR.

3. Pedimos por nuestros padres, nuestros amigos y profesores, para que entre todos seamos capaces de construir un mundo lleno de luz, donde abunde el perdón y la paz, ROGUEMOS AL SEÑOR.

4. Pedimos por todos nosotros, para que no olvidemos que estamos en tiempo de Adviento y preparemos los caminos de Dios, ROGUEMOS AL SEÑOR.


Oración

Gracias, Señor, por la luz
Que hace que podamos ver las cosas.
Por eso las cosas buenas
se hacen a la luz del día
y las malas buscan la oscuridad.

Nuestro mundo, querido Dios, está muy oscuro,
Pero nosotros queremos llenarlo de luz,
Porque tú, nuestro Padre,
Sólo puedes vivir donde hay luz

Por eso te damos gracias este domingo,
Querido Dios,
Porque nos has regalado la luz,
Poniendo por todas partes
Millones de corazones buenos
Para que todo pueda estar iluminado,
Para que el mundo pueda estar repleto
De casas llenas de colores,
De casas llenas de luz.


ACCIÓN DE GRACIAS

Señor;
Antes de regresar de nuevo a la vida,
queremos darte las gracias.
Ven pronto; el mundo –aunque no lo sepa-
será mejor con tu llegada.
No tardes; necesitamos tu presencia,
tu amor, tu Buena Noticia.
Tráenos paz;
son muchos los rincones del mundo envueltos en guerra.
No olvides a los más tristes;
hay personas que siguen buscándote en medio de sus dificultades, enfermedades o soledades
.

¡Ven, Señor! ¡Gracias, Señor!


ORACIÓN (Un niño)

Señor, te esperamos.
Te esperamos para que nos enseñes tus caminos,
para que nos ayudes a seguir tus sendas.

Queremos caminar bajo tu luz.
Esa luz que nos alumbra cuando tenemos dudas,
cuando las cosas no salen bien,
cuando estamos tristes.

Señor, ven pronto.
Ven a los corazones de los hombres
y con tu ayuda el mundo conocerá la paz,
y formaremos un mundo más justo y feliz.


HISTORIA DEL LOBO MALO

Recordad lo de los animales que querían ser ….. yo quiero ser feliz…
Alejo, apenas tres años:
-Cuéntame la historia del lobo malo
Elisa: Díez años cumplidos:
-Te he dicho que no, que no hay lobos malos. Sólo hay lobos que no son felices.
No hay hombres malos…

ESTOY DE PASO

Un día fue un turista a visitar a un ermitaño muy famoso. Quedó admirado al ver que la casa del monje sólo contaba con una biblioteca llena de libros, una mesita y un banco.
Maestro ¿ dónde tiene usted los muebles? Le preguntó el turista
¿ Y los suyos dónde están? le preguntó el rabino.
Yo es que estoy aquí sólo de paso, le dijo el turista.
Y yo también contestó el rabino…


EL LOBITO BUENO

(José Agustín Goytisolo)

Érase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos.

Y había también
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un pirata honrado.

Todas estas cosas
había una vez.
Cuando yo soñaba
un mundo al revés.

Gloria Fuertes, El lobito malo y el lobito bueno.

* Y érase también
un lobito malo,
al que obedecían
todos los vasallos.

* El lobito malo
les metió en la guerra,
y no quedó pueblo
ni árbol en la tierra.

* No se conocían
y se iban matando,
todo por la culpa
del lobito malo.

* Y vino otra vez
un lobito bueno,
al que respetaban
los pocos corderos
-que quedaban-.

* Quemaron las armas
y no hubo más guerra.
Lobos y corderos
jugando en la tierra.


Miércoles 29 de noviembre de 2017


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Próximamente...