Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO C

DOMINGO III (C) INFANCIA MISIONERA

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email


Los cinco dedos de la mano señalan a personas a las que hemos de dar GRACIAS.

1. DEDO PULGAR

La familia es el lugar en el que crecemos, donde aprendemos a ser quienes somos y nos sentimos agradecidos por lo que nuestra familia hace por nosotros.

Te pido, Dios mío, por mi familia, por todos los que me quieren, me cuidan y me ayudan a crecer. Te doy gracias por ello

2. DEDO ÍNDICE

Es el dedo que señala, enseña, indica... el camino, identifica un lugar, muestra el rastro de una cosa. Es como el GPS de un vehículo.

Gracias, Señor, por mis maestros, educadores y catequistas. Dales apoyo y sabiduría para enseñarnos el camino que nos hace ser mejores personas.

3. DEDO CORAZÓN

Damos gracias a Dios por pertenecer a su Iglesia y por estar invitados a servir

Gracias, Jesús, por el Papa y el obispo de nuestra diócesis. Ellos hacen posible que podamos participar en la catequesis de la parroquia para conocerte y amarte más y mejor

4. DEDO ANULAR

Damos gracias a Dios por la salud y oramos por los enfermos.

Jesús, acuérdate de todas las personas que sufren enfermedades. Danos un corazón grande y compasivo, capaz de amarlas y cuidarlas.

5. DEDO MENIQUE

Damos gracias a Dios por conocer y compartir con otros niños del mundo lo que somos, a través de Infancia Misionera

Te doy gracias, Señor, por cuidar de mí y de todos los niños del mundo. Ayúdame a vivir el lema de Infancia Misionera: "Los niños ayudan a los niños".


Ampliar el texto en una gran mano y nos servirá para el momento de las peticiones. La mano pasará de uno a otro lector y leerá desde ella su petición.

Textos Animados en MuchoGrafico.comTextos Animados en MuchoGrafico.comTextos Animados en MuchoGrafico.comTextos Animados en MuchoGrafico.comTextos Animados en MuchoGrafico.comTextos Animados en MuchoGrafico.comTextos Animados en MuchoGrafico.com


LITURGIA DEL DOMINGO

SALUDO Bienvenidos a esta celebración.

El domingo pasado comentábamos la escena de las bodas de Caná. Hoy el evangelista nos quiere presentar el programa de vida y actuación de Jesús: Él viene para anunciar el Reino de Dios, para hacer el bien.

Vamos a rezar también pidiéndole a Jesús que nos ayude a todos los cristianos a sentirnos todos hermanos hijos del Padre Dios. Celebramos el día de los niños y niñas misioneros: Tenemos una hucha, una palabra: GRACIAS, y algunos ahorrillos...

Que, esta EUCARISTIA, nos ayude a comprometernos con Jesús por un mundo mejor.

Comenzamos esta Eucaristía reconociéndonos pecadores ante el Señor y pidiéndole perdón.


También es la Jornada de la Infancia Misionera. Los niños y niñas de Infancia Misionera siempre dicen: Gracias. La gratitud brota, de manera natural y sencilla, al reconocer los dones recibidos. Ir descubriendo la alegría de ser “pequeños misioneros” de Jesús, que pueden compartir con otros niños y niñas a través de la oración y de la ayuda económica, es también un enorme motivo de agradecimiento.


1. La primera mirada de Jesús al comenzar su misión….no se dirige al pecado de las personas, sino al sufrimiento que arruina sus vidas. Lo primero que toca su corazón no es el pecado, sino el dolor, la opresión y la humillación que padecen hombres y mujeres. Jesús se siente «ungido por el Espíritu» de

un Dios que se preocupa de los que sufren, impregnado por su amor a los pobres y desvalidos. Es ese Espíritu el que lo empuja a entregar su existencia entera a liberar, aliviar, sanar, perdonar

Un Dios en el que tenemos que confiar siempre, porque su preocupación fundamental es la felicidad de sus hijos…

Érase una familia feliz que vivía en una casita de suburbio. Pero una noche estalló de improvisto en la cocina un incendio espantoso. Cuando las llamas comenzaron a propagarse, padres e hijos salieron fuera corriendo. Se abrazaron e impotentes, contemplaban desconsolados su hogar envuelto en llamas y humo.

Entonces, con horror y pena indescriptibles, cayeron en la cuenta de que faltaba el más pequeño, un niño de cinco años. En el momento de salir, asustado por el crepitar de las llamas y sintiéndose ahogar por la acidez del humo, volvió atrás y subió al piso de arriba. ¿Qué hacer? El padre y la madre se miraron desesperados e impotentes, las dos hermanitas comenzaron a llorar: lanzarse a aquel horno era imposible. Y los bomberos no acababan de llegar…

Pero he aquí que arriba, en lo alto, se abrió la ventana del desván, y el niño se asomó gritando con fuerza: “¡Papá, papá!”

El padre, esperanzado, respondió: “¡Salta hijo, salta!” Debajo de sí el niño sólo veía fuego y humo, pero oyó la voz de su padre y contestó:

“¡Papá, no te veo!…”

“Te veo yo, hijo, y basta. ¡Salta!” gritó el hombre con toda su alma.

El niño saltó y cayó sano y salvo en los cariñosos brazos de su padre, que lo había recogido al vuelo

2. Otro hecho que aparece en el Evangelio de hoy, es la incredulidad de los paisanos de Jesús ante su mensaje y declaración

Ellos creen conocerlo muy bien, y justamente ese conocimiento se convierte en obstáculo para que se abran a la verdadera realidad de Jesús… Para ellos resulta demasiado fuerte aceptar que “uno de ellos”, al que conocen de toda la vida, se presente como el Ungido del Señor…


EVANGELIO

Lectura del evangelio según San Lucas (4, 14-21)

LECTOR 1: Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan.

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

LECTOR 2: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor»

LECTOR 1: Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles:

JESÚS: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».

Palabra de Dios


(foto y comentario remitido por Bea)

GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.

Es bueno dar gracias y tenemos tantos motivos para hacerlo. En la Eucaristía de una, en la Misa de las familias, se ha hecho repetidas veces.

Se ha celebrado la Jornada de la Infancia Misionera, que tiene como lema este año la palabra GRACIAS.

Nuestros niños y niñas de catequesis de primera comunión se han convertido en “pequeños misioneros” y han depositado sus pequeñas huchas en una gran hucha. Con este gesto solidario se hace realidad “los niños ayudan a los niños”.

Martes 19 de enero de 2016, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Próximamente...