Estás aquí: Portada > ES DOMINGO > CICLO A

DOMINGO III (A) INFANCIA MISIONERA

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

“En una puesta de sol, un amigo nuestro iba caminando por una desierta playa mexicana. Mientras andaba empezó a ver que, en la distancia, otro hombre se acercaba.

A medida que avanzaba, advirtió que era un nativo y que iba inclinándose para recoger algo que luego arrojaba al agua. Una y otra vez arrojaba con fuerza esas cosas al océano.

Al aproximarse más, nuestro amigo observó que el hombre estaba recogiendo estrellas de mar que la marea había dejado en la playa y que, una por una, volvía a arrojar al agua.

Intrigado, el paseante se aproximó al hombre para saludarlo:
- Buenas tardes, amigo. Venía preguntándome qué es lo que hace.

- Estoy devolviendo estrellas de mar al océano. Ahora la marea está baja y ha dejado sobre la playa todas estas estrellas de mar. Si yo no las devuelvo al mar, se morirán por falta de oxígeno.

- Ya entiendo -replicó mi amigo-, pero sobre esta playa debe de haber miles de estrellas de mar. Son demasiadas, simplemente. Y lo más probable es que esto esté sucediendo en centenares de playas a lo largo de esta costa. ¿No se da cuenta de que es imposible que lo que usted puede hacer sea de verdad importante?

El nativo sonrió, se inclinó a recoger otra estrella de mar y, mientras volvía a arrojarla al mar, contestó:

- ¡Para ésta sí que es importante!.


LA JORNADA DE LA INFANCIA MISIONERA 2016

Hoy no es un domingo cualquiera: hoy nos unimos a todos los niños del mundo para celebrar la Jornada de Infancia Misionera. En ella, Jesús nos invita a ir tras Él, diciéndonos: “Sígueme”.

Para ser misioneros, tanto los niños como los adultos debemos tener siempre los ojos y los oídos bien abiertos, estar siempre alerta ante la realidad que nos rodea y ayudar a las personas que diariamente, en nuestra vida cotidiana, nos necesitan.

Para esta tarea, nada fácil, tenemos el mejor compañero de camino, que va con nosotros y nos coge de la mano; que nunca nos deja caer y que, si lo hacemos, siempre está ahí para levantarnos.

Lo tenemos a Él, a Jesús.

Hoy es una muy buena ocasión para que cada uno de nosotros miremos hacia dentro, hacia nuestro corazón, y pensemos en cómo podemos mejorar para ser como Él: buenos compañeros de viaje con los que nos rodean.



Oración de los fieles

1· Por la Iglesia, para que siga llevando a todos los lugares de la Tierra la luz y la Palabra de Dios. Roguemos al Señor.

2· Por todos los niños del mundo, especialmente por los que sufren a causa de la guerra, las enfermedades, el hambre, la pobreza..., para que no se sientan solos y encuentren una mano amiga en la que apoyarse para seguir caminando. Roguemos al Señor.

3· Por los misioneros y misioneras repartidos por todo el mundo, para que la fuerza y la fe que les hace caminar todos los días siguiendo a Jesús sea cada vez mayor y más fuerte. Roguemos al Señor.

4· Por los niños de Infancia Misionera, para que sigamos escuchando la llamada de Jesús, nos calcemos nuestras mejores botas y nos pongamos en camino para seguirle. Roguemos al Señor.

5· Por todos los que estamos hoy aquí reunidos alrededor de Él, para que comencemos a ser misioneros en nuestra vida cotidiana, en casa, en el colegio, con nuestros amigos..., y sepamos caminar siguiendo los pasos de Jesús. Roguemos al Señor.

Al final de la Eucaristía rezamos juntos



En este domingo III, celebraremos con los niños. Nos apoyaremos en este video.

PDF - 109.5 KB

Alberto nos presidirá la Eucaristía.


¿Quién es Alberto?

.

La Infancia Misionera tiene por finalidad infundir en los católicos un espíritu universal y misionero. La Infancia Misionera, llamada también Santa Infancia, destina todos sus esfuerzos a los niños. O, para ser más precisos, son los niños los verdaderos protagonistas de esta Obra.

No somos solo una obra para los niños, sino más bien una Obra de los niños y con los niños. La idea de fundar en la Iglesia un organismo de esta naturaleza nació más de 170 años atrás, cuando un obispo francés, Mons. Charles de Forbin-Janson, viendo que tantos niños morían sin el bautismo en China, y no pudiendo ir personalmente a ayudarlos, decidió fundar una Obra que se dedicase a la evangelización de los niños gracias a la ayuda y colaboración de los mismos niños.

Esta colaboración, que se puede sintetizar en el lema “Los niños ayudan a los niños”, consiste simplemente en la oración y en la ayuda material. Los niños de la Infancia Misionera rezan todos los días una avemaría por todos los niños del mundo.

Desde entonces, la Infancia Misionera se ha extendido por todo el mundo.

Son más de 115 los países en donde esta Obra está activa. Y son millones los niños que actualmente ayudan a otros niños en dificultad.


APUNTES PARA UNA MISA DE LA FAMILIA.

Presidirá la Eucaristía Alberto Ramón, Misionero Claretiano en Paraguay durante 35 años, de Zaragoza.


MOTIVACIÓN

Bienvenidos a esta celebración. Celebramos el Día de la Infancia Misionera. Dios llama y tenemos que saber para qué. Hoy nos pide que nos acordemos de los niños y niñas como nosotros que no lo están pasando bien.

Cuando tu mamá te llama, enseguida sabes para qué: para desayunar, para ir al colegio, para hacer recados, para dejar de hacer ruido...

También Dios llamaba a los profetas y les encomendaba distintas misiones.

Cuando Jesús llamó a los apóstoles les dijo para qué los necesitaba. Y a nosotros nos sigue hablando y llamando. No siempre nos lo tomamos en serio y por eso comenzamos esta Eucaristía reconociéndonos pecadores ante el Señor y pidiéndole perdón.

(Los niños que acompañan al sacerdote llevan una banda con los colores que simbolizan los cinco continentes: verde, rojo, blanco, azul. Misioneros de todos los pueblos).


PETICIONES DE PERDÓN:

Niño/a:

Yo vengo de recorrer el mundo y me he encontrado con gente que no se quiere, que se pelea, que se hace la guerra. Porque en el mundo falta tu amor. Señor, ten piedad.

Niño/a:

Yo también he recorrido el mundo más veloz que el pensamiento. He visto gente que no se compromete, a la que le da lo mismo lo que pasa en esta nuestra tierra, que no vive para ser útil a los demás. Tú, que has venido a servir, Señor, ten piedad.

Niño/a:

Yo, igual que mis amigos, también he recorrido el mundo y me he encontrado con personas que no rezan, a las que no les gusta ir a la iglesia, que se olvidan de Dios. Tu, que nos enseñaste a rezar, Señor, ten piedad.


EVANGELIO: Mc 1, 14-20

Narrador: Os vamos a contar una historia de Jesús. La historia de cómo eligió los primeros amigos. Eso pasó muy lejos de aquí, en un lugar que se llama Galilea.

Jesús: ¡Buenos días, amigos!

Simón : ¡Buenos días, Maestro! Ya teníamos ganas de verte.

Andrés: Pensábamos que te habías olvidado de nosotros.

Jesús: Ha llegado el momento; venid conmigo y os haré pescadores de hombre.

Narrador: Poco después Jesús se encontró con los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan.

Jesús: ¡Buenos días, amigos! Os tengo que hacer una invitación importante. Quiero que vengáis conmigo para ser pescadores de hombres.

Juan: ¿Qué podemos decir? Tú hablas muy bien, pero a nosotros eso se nos da fatal...

Jesús: Importa más que ellos vean cómo vivís que las palabras que digáis.

Santiago: Pero es muy difícil vivir como vives tú.

Jesús: No es tan difícil. Vosotros habéis dejado mucho para venir conmigo y yo sabré bien cómo pagaros.

Narrador: Y así fue cómo en aquel lago de Cafarnaún comenzó el primer grupo de seguidores de Jesús. Eran pocos pero tenían fe en el Maestro.


PETICIONES

Padre nuestro, escúchanos:

1. Por el Papa y los obispos, para que sean fieles al ministerio que han recibido y ayuden a los demás cristianos a seguir a Jesús. Roguemos al Señor.

2. Por los niños de Asia, para que todos aquellos que buscan a Jesús lo puedan hallar en sus vidas y en la Iglesia. Roguemos al Señor.

3. Por los niños de África que han encontrado en Jesús la fe y el amor de Dios, para que sean fieles a su bautismo. Roguemos al Señor.

4. Por los niños de Oceanía, para que sean firmes y constantes seguidores de Jesús y luz para los demás. Roguemos al Señor.

5. Por los niños de América, para que, con el testimonio de su vida y de su palabra, hablen de Jesús en su tierra y en todo el mundo. Roguemos al Señor.

6. Por los niños de Europa, para que abran su corazón y acojan a todos como Jesús. Roguemos al Señor.

7. Por los que ahora celebramos esta Eucaristía y por todos los que formamos la Iglesia, para que nos fiemos de Jesús y salgamos a ayudar a los demás a conocerlo. Roguemos al Señor.

Escucha, Padre nuestro, las oraciones que te hemos dirigido y concede tu amor a todos los niños del mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.



Oración al final de la Eucaristía


Martes 10 de enero de 2017, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5
Próximamente...

  • DOMINGO 16ºB-(22 de julio)