Estás aquí: Portada > CUARESMA

CUARESMA IV (A)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

La cueva oyó un día una voz que le decía: “Sal a la luz. Ven y contempla el brillo del sol.”.

La cueva respondió: “No sé lo que dices, yo soy todo oscuridad”.

Después de muchas invitaciones, la cueva se aventuró, salió y se sorprendió al ver tanta luz por todas partes.

La cueva miró al sol y le dijo: “Ven conmigo y contempla mi oscuridad”. El sol aceptó y entró en la cueva.

Ahora, le dijo el sol, enséñame tu oscuridad, pero ya no había oscuridad, todo era luz.


Las parroquias de la vieja Europa vacías de jóvenes y con un puñado de señores preguntan como los discípulos del evangelio de hoy: “Maestro, ¿ quién pecó?”

- QUIERO VER
- ¿QUIÉN PECÓ?
- CREO, SEÑOR.


PAUTAS PARA UNA MISA CON NIÑOS

SALUDO Amigos: Faltan pocos días para que, como cristianos, celebremos la fiesta de Pascua, la Resurrección de Jesús.

Pero con nuestro carnet de peregrinos tenemos que caminar hasta la fiesta y a veces no sabemos muy bien el camino. ¿Has probado a caminar alguna vez con los ojos cerrados, sin ver nada? Sientes inseguridad y pierdes el rumbo.

De esto se nos va a hablar el evangelio: un ciego que encuentra la verdadera Luz.

Amigos, vamos a celebrar. Vamos a participar con alegría.

PERDÓN: Los niños suben al altar y rezan juntos el "Yo confieso"


Lectura del evangelio dialogada:

PARA LA REFLEXIÓN:

1- Un símbolo: Niño con los ojos vendados reconocer .......

2- Un cuento: La canasta que se limpia en el rio

Un niño le dice al abuelo que no entiende la Biblia y que por lo tanto no merece la pena leerla.

El abuelo le pide que tome la canasta que utilizan para trasportar carbón y que se la traiga llena de agua del río.

El niño va varias veces y siempre la trae vacía. El abuelo insiste en que la llene más y que vaya corriendo. Y siempre es inútil porque la canasta viene vacía.

Le dice el niño al abuelo que vea que también es inútil correr porque la canasta viene vacía.

Entonces le pide el abuelo que mire bien la canasta porque ahora está limpia.

Esto es lo que pasa cuando leemos la Biblia, aunque haya momento en los que no entendamos lo que leemos, sin darnos cuenta nos está iluminando y limpiando por dentro invitándonos a ser mejores y a ser más felices.

3- Evangelio del ciego.

Ciego... Fariseos... Otros... Los padres....

Jesús.....Ve al ciego.. cura al ciego.. sin palabras
Los demás: No es él... El que te ha abierto los ojos es un pecador. Qué piensas de él?
El ciego: Soy yo. Es un profeta. No sé dónde está. Era ciego y ahora veo. Preguntáis mucho ¿acaso queréis haceros discípulos? Era ciego y veo...

Los padres: Cómo? No sabemos. Ya es mayor...

LE EXPULSARON
Jesús: Se enteró, lo busca. Crees en el Hombre que te ha curado?

¿Quién es? (Lo estás viendo. Yo soy) Creo.

Y SE ARRODILLÓ ANTE ÉL.


PETICIONES

1. Por el Papa y nuestros Obispos y sacerdotes, para que nos ayuden a ver la vida con la luz de Jesús. Roguemos al Señor.

2. Por los niños y niñas que no han conocido la luz que Jesús les puede dar. Roguemos al Señor.

3. Por nuestros familiares y amigos que andan sin luz, buscando el camino. Roguemos al Señor.

4. Por los jóvenes para que se encuentren con Jesús, sientan su presencia y sepan transmitir a los demás jóvenes lo que ellos han experimentado . Roguemos al Señor.

5. Por todos los que llevan sobre sus hombros la Cruz de la pobreza, la soledad, la indigencia para que cuanto antes puedan ver alguna luz para sus necesidades. Roguemos al Señor.

DESPEDIDA: El ciego del hospital.


ESCENIFICACIÓN DEL EVANGELIO

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (4ºA)

CRONISTA: En aquel tiempo al pasar, vio Jesús a un hombre ciego de nacimiento. Entonces, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego, y le dijo:

JESÚS: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado)».

CRONISTA: Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban:

GRUPO: « ¿No es este el que se sentaba a pedir?».

CRONISTA: Unos decían:

GRUPO: «El mismo».

CRONISTA: Otros decían:

GRUPO: «No es él, pero se le parece».

CRONISTA: Él respondía:

CIEGO: «Soy yo».

CRONISTA: Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista. Él les contestó:

CIEGO: «Me puso barro en los ojos, me lavé y veo».

CRONISTA: Algunos de los fariseos comentaban:

GRUPO: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado».

CRONISTA: Otros replicaban:

OTROS: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?».

CRONISTA: Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego:

OTROS: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?».

CRONISTA: Él contestó:

CIEGO: «Que es un profeta».

CRONISTA: Pero los judíos no se creyeron que aquel había sido ciego y que había comenzado a ver, hasta que llamaron a sus padres y les preguntaron:

OTROS: « ¿Es este vuestro hijo, de quien decís vosotros que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?».

CRONISTA: Sus padres contestaron:

PADRES: «Sabemos que este es nuestro hijo y que nació ciego; pero cómo ve ahora, no lo sabemos; y quién le ha abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos. Preguntádselo a él, que es mayor y puede explicarse».

CRONISTA: Sus padres respondieron así porque tenían miedo a los judíos: porque los judíos ya habían acordado excluir de la sinagoga a quien reconociera a Jesús por Mesías. Llamaron por segunda vez al hombre que había sido ciego y le replicaron:

OTROS: «Has nacido completamente empecatado, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?».

CRONISTA: Y lo expulsaron. Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo:

JESÚS: « ¿Crees tú en el Hijo del hombre?».

CRONISTA: Él contestó:

CIEGO: « ¿Y quién es, Señor, para que crea en él?».

CRONISTA: Jesús le dijo:

JESÚS: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ese es».

CRONISTA: Él dijo:

CIEGO: «Creo, Señor».

CRONISTA: Y se postró ante él.

Palabra de dios


ALGUIEN VIENE

Sin llamarle,
sin haber pensado siquiera en él,
sin saber muy bien quién es,
sin tener ojos para verle…,
alguien viene,
pasa junto a nosotros,
se fija
y se sienta a nuestro lado
para estar con nosotros, los hombres.

Alguien viene,
y tiene tantas cosas
que cambiar dentro de nosotros
y en nuestro entorno…

No viene para que todo siga igual
ni para hacer silencio a nuestro lado;
viene porque es posible ser de otra manera,
tener vista y vida,
levantarse y caminar,
ser personas nuevas,
dejar la ceguera
y dar testimonio del reino
acogiendo sus semillas.

Alguien viene,
nos dirige su palabra,
una palabra que comprendemos
porque es clara,
afecta a nuestras miserias,
cura viejas heridas
y deshace tantos insoportables esfuerzos y montajes…

Viene desde la cercanía de Dios
a encontrarse con nosotros
y a abrirnos los ojos
para que conozcamos su rostro
y nunca más tengamos miedo.

Viene
y sólo nos pide lavarnos,
creer en él
y cambiar de bando,
para tener lo que más anhelamos.

Florentino Ulibarri


Dos jóvenes enfermos estaban ingresados en la habitación de un gran hospital. Uno era ciego. El otro, al otro lado de la habitación, tenía sus ojos totalmente vendados por una grave operación en la cabeza. Éste último comenzó a preguntar a su compañero ciego;

¿Qué ves al otro lado de la ventana? El joven ciego, le respondió: ¡No te lo puedes ni imaginar! Unos preciosos jardines; personas que se quieren; una fuente de colores; niños que juegan.

Fueron pasando los días y de nuevo el que tenía los ojos vendados preguntaba una y otra vez:

¿Y ahora? ¿Qué ves hoy? Y, el joven ciego le respondía; ¡Cosas muy bonitas! Un perro que juega con su amo. Unos montes nevados al fondo. Una banda de música que toca en un parque y, sobre todo, miles de pájaros que cruzan el cielo... incluso veo a Dios que dirige todo.

El joven de los ojos vendados estaba emocionado. ¿A Dios también? Nunca había sido tan feliz.

Una mañana, cuando despertó, llamó a su compañero ciego pero éste no le contestó. Una enfermera le dijo: se lo han llevado esta noche y ha fallecido hace un momento.

En cuanto le retiraron las vendas preguntó: ¿Pueden ponerme al otro lado de la habitación?

La enfermera le preguntó. ¿Al otro lado? ¿Para qué? El joven respondió; quiero ver el paisaje, los montes, los pájaros, los niños, las fuentes, los enamorados, el parque, y sobre todo a Dios que dirige todo….quiero contemplar ese mundo precioso que mi compañero me ha descrito.

La enfermera, con lágrimas en los ojos, le contestó: amigo mío. En esta habitación no hay ninguna ventana. El compañero que ha estado junto a ti durante este mes, era ciego y….todo lo que te ha comentado que existía…existía de verdad…pero en su corazón. Lo ha hecho para que fueras tú más feliz, se te hiciera la enfermedad más tolerable y contemplaras lo que en su corazón habitaba y vibraba.

Que también nosotros sepamos comunicar a los demás la alegría que llevamos dentro. Y, una de ellas, ha de ser la belleza de la fe.


NO SOY CIEGO, PADRE, NO

Qué ciego es el mundo, padre. Qué ciegos los hombres son.
Piensan, padre, que no existe, más luz que la luz del sol.

Al cruzar por los paseos, cuando por las calles voy,
oigo que hombres y mujeres, tienen de mí compasión.

Que juntándose uno a otro, dicen bajando la voz:
¡Pobre ciego, que no ve la luz del sol!

Mas yo no soy ciego, padre; no soy ciego, padre, no.
Hay en mí una luz divina que brilla en mi corazón.

El sol que a mí me ilumina es de eterno resplandor.
Mis ojos, padre, son ciegos. Pero mi espíritu… no.

Cristo es mi Luz, es el día, que me da brillo y color.
No se apaga en la noche, ni en el sombrío crespón.

Tal vez por eso no hiere, el mundo mi corazón;
cuando dicen: ¡pobre ciego, que no ve la luz del sol!

Hay muchos que ven el cielo y el transparente color,
de las nubes, de los mares, la perpetua agitación.

Pero sus ojos no alcanzan a descubrir al Señor,
que tiene a leyes eternas sujeta la creación.

No veo lo que ellos ven, ni ellos lo que veo yo.
Ellos ven la luz del mundo. Yo veo la luz de Dios.

Y cuando ellos murmuran: ¡pobre ciego! digo yo:
¡pobres ciegos que no ven, más luz que la luz del sol!

(Autor Anónimo)

Miércoles 11 de marzo de 2015, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Próximamente...

  • CRISTO REY (A)-(26 de noviembre)