Estás aquí: Portada > CUARESMA

CUARESMA II (A)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Estamos invitados este domingo a la contemplación de la Transfiguración, que nos hace vislumbrar la meta de esta experiencia de desierto: Del Paraíso al desierto el domingo pasado, hoy Dios mismo nos insta a hacer del desierto el punto de inflexión para emprender el camino de vuelta hacia el Paraíso.

SALIR,

De tus miedos, de tus agobios, de tus soledades, de tus tristezas, de tus qué...

CAMINAR,

Siéntete caminante acompañado, nunca solo. - Dios te acompaña siempre, te toma de la mano, (a veces te lleva sobre la palma de su mano)
¿De quién te estás dejando acompañar hoy? Con nombre y apellido.
A quién acompañas hoy?

Sólo juntos y en camino llegaremos al Tabor de un mundo más humano, más solidario, más amigo, donde todos aprendamos a cultivar la cercanía, el cariño y a...

FIARNOS DE DIOS.

Dejarse llevar por la «transfiguración» de Jesús

«Cuando las dificultades del camino crezcan, cuando la marcha del desierto al jardín se presente “cuesta arriba”, cuando parezca que vas a ceder ante el desánimo, confía.

Coloca tus pies sobre las pisadas de Jesús y déjale que agarre tu mano, quizá en silencio. Él sabe el camino, porque Él es el Camino».


PAUTAS PARA LA MISA FAMILIAR

MONICIÓN DE ENTRADA

Poco a poco vamos caminando hacia la Pascua. ¿Cómo la estamos preparando?

Hoy, en este segundo domingo de Cuaresma, vemos a Jesús que se transfigura. Por eso mismo, todas las semanas, aquí, en este lugar, como si fuera el Monte Tabor, venimos a escucharle, a verle y a pedirle que nos ayude para ser buenos cristianos y hacer frente a las dificultades. ¡No es fácil serlo en estos tiempos, pero merece la pena!

Que esta celebración haga que, todos los que participamos en ella, nos vayamos pareciendo más a Jesús.

PETICIÓN DE PERDÓN

1. Por las veces que nos desanimamos y no seguimos a Jesús. Señor, ten piedad.

2. Por las veces que no ayudamos a nadie y sólo pensamos en nosotros mismos. Cristo, ten piedad.

3. Por las veces que no vemos a Jesús en las cosas que nos suceden cada día. Señor, ten piedad.


PETICIONES

1. Por el Papa, por nuestros Obispos, por los responsables de las comunidades parroquiales y educativas, para que nos ayuden a encontrar al verdadero Jesús. Roguemos al Señor.

2. Para que “no tengamos miedo” a ser testigos de Jesús. Roguemos al Señor.

3. Por nuestros padres. Para que no dejen de acompañarnos en nuestro crecimiento y en nuestra fe. Roguemos al Señor.

4. Celebramos el “Día del Seminario”. Para que haya jóvenes que sigan la vocación de ser sacerdotes al servicio de la comunidad cristiana. Roguemos al Señor.

4. Por los sacerdotes de nuestras parroquias para que nos ayuden a vivir la fe y sean compañeros de camino en nuestras vidas. Roguemos al Señor.

5. Pedimos por los más pobres, los enfermos, los solitarios, los que les cuesta seguir viviendo para que Dios transfigure sus vidas. Roguemos al Señor.


EVANGELIO

(Mateo 17, 1-9) “Se transfiguró delante de ellos y su rostro resplandecía”

NARRADOR

Lectura del santo evangelio según san Mateo. En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta.

Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús:

PEDRO - Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

NARRADOR
Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía:

PADRE
Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.

NARRADOR
Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y les dijo:

JESUS
Levantaos, no temáis.

NARRADOR
Al alzar los ojos no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les dijo:

JESÚS
No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.

Palabra del Señor.


DÍA DEL SEMINARIO

la alegría de comunicar el evangelio brota del amor que Dios nos tiene. Este gozo debe caracterizar la acción de la Iglesia, pues es “signo de que nuestro corazón está persiguiendo el bien”.

“....el gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien.

“Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque ‘nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor’ (…).

Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia”.

Miércoles 12 de marzo de 2014, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Próximamente...

  • DOMINGO XXXIII (A)-(19 de noviembre)