BUENA NOTICIA

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

¡¡BUENA NOTICIA!!

Os comunicamos una buena noticia para la Iglesia en Zaragoza.

El próximo domingo, 29 de mayo, a las ocho de la tarde en la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, un grupo de 29 jóvenes adultos van a celebrar los sacramentos (12 bautizos, 15 primeras comuniones y 29 confirmaciones).

El grupo formado por: Alberto, Baldesca, Larbi, Lorena, Marcos, Paulo, Pilar y Sanlly se han preparado desde octubre a mayo, en nuestra parroquia Corazón de María.

Acompañados por su catequista Beatriz, cada miércoles han ido recorriendo los principales temas de nuestra fe cristiana.

¡Enhorabuena a todos y gracias por vuestro testimonio!


Petición para las Eucaristías del Domingo en la parroquia.

ORACIÓN DE LOS FIELES.

Por los 29 jóvenes adultos que hoy, domingo, 29 de mayo, a las ocho de la tarde, en la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, recibirán los sacramentos de la iniciación cristiana (12 bautizos, 15 comuniones y 29 confirmaciones) de manos de nuestro Obispo D. Vicente, en la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza.

Para que con la fuerza de tu Espíritu den testimonio de fe y vida cristiana donde se encuentren.

Oremos al Señor.


Grupo preparado en la parroquia....


TESTIMONIO 1

.....Los miércoles por la tarde son la guinda del pastel. Suponen un oasis dentro de un día a día en la que vivimos demasiado rápido. Como siempre nos dice Beatriz antes de leer el evangelio, dejad un lado el estrés y las cosas de fuera y sentid la presencia de Dios padre.

He aprendido infinidad de cosas sobre la vida de Jesús que desconocía, y desde luego ha supuesto un antes y un después en mi relación con él. Espero saber continuar este camino que he vuelto a iniciar dentro de la Iglesia con mi familia y amigos, sabiendo además que siempre contaré con el apoyo de catequistas, párrocos, etc.

Lorena


TESTIMONIO 2

El catecumenado ha supuesto para mi una experiencia totalmente nueva, empecé en Septiembre con muchas dudas aunque también con grandes expectativas y, sobre todo, incertidumbre.

Hasta Septiembre mi contacto con la iglesia había sido muy poco ya que mis padres decidieron que eligiera lo que quisiera cuando fuera adulta, sin embargo, al ser mi pareja católica , nosotros decidimos educar a nuestro hijo en la fe católica ya que es muy difícil que, sin conocer algo, lo comprendas y quieras pertenecer al mismo.

Es por eso que decidí, animada por mi pareja, empezar a acercarme y conocer todo lo que mi hijo iba a aprender para poder acompañarle y ayudarle.

En ningún momento me he arrepentido de empezar este camino, sino que he ido encontrando una ilusión y ganas por conocer a Dios y pertenecer a la comunidad Católica.

Sólo me queda dar las gracias por este año y todo lo que me ha aportado.

Baldesca


TESTIMONIO 3

Me llamo Pilar y todavía recuerdo la primera reunión en la iglesia del Portillo, era octubre, sábado por la tarde, comienzo de las fiestas del Pilar y todo el mundo iba a la concentración de charangas y ver el Pregón, y yo llena de sentimientos contradictorios por un lado alegría, entusiasmo y por otro nervios, angustia, inquietud me disponía a encontrarme con gente que no conocía y que hicieron que me sintiera como en mi casa.

La razón por la que hoy estoy escribiendo esto se la debo a Lola Ros que me hizo aventurarme en un nuevo camino “El Catecumenado”. Yo había cursado en el seminario la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica para poder ejercer de profesora de religión o de infantil en un centro privado y al preguntar si podía dar catequesis infantil me aconsejó que me confirmara. Decisión de la que no me arrepiento, pues cada vez han ido aumentando las ganas no sólo de prepararme yo y seguir creciendo en la fe sino transmitir a los niños que Jesús es nuestro referente de vida.

He asistido los miércoles de ocho a nueve de la tarde a la Parroquia Corazón de María con mi catequista Beatriz, donde he disfrutado de cada una de sus clases ya que con el cariño que las prepara, sus dinámicas y su voz dulce y tranquila me ha predispuesto al silencio, a la escucha activa, a olvidarme del exterior y del ritmo estresado de vida para sentir la presencia de Dios. Junto a mis compañeros fabulosos,.............. ; de los cuales he aprendido que no existe una edad determinada para recibir los sacramentos y se ha creado un clima de confianza donde hemos hablado libremente de nuestras experiencias diarias en el descubrimiento, conocimiento o profundización de Dios, enriqueciéndonos cada día. ¡Cuánto os voy a echar de menos!

Dios siempre ha estado presente en mi vida, nací en el seno de una familia cristiana, fui bautizada, asistí a un colegio donde se imparte la religión católica, realicé la primera comunión y estoy casada por la iglesia. Pero durante algún tiempo yo me aleje de él.

Y fue en el año 2004 cuando tras la dura enfermedad de mi padrino que acabó con su muerte, encontré en Dios mi consuelo, mi guía, mis ganas de luchar por la nueva vida que Él me había dado, mi hija Laura. Me regaló el mayor tesoro y a partir de aquí cambio todo, saqué fuerzas para bautizarla e iniciarla en el camino de la fe acompañándola posteriormente en su catequesis para recibir el sacramento de la eucaristía.

Desde ese momento mi amor a Dios se ha hecho más grande cada día.

Estos meses han supuesto un crecimiento personal y descubrir que no estoy sola en el camino. He hablado con Dios Padre no sólo con la oración que él nos enseñó, el Padrenuestro, sino orando cada día con “el rezando voy”. Y preguntarme ¿dónde estoy?, ¿por qué me siento bien?

He vivido cada momento con ilusión y recibido fuerza para que mi semilla de la fe no se seque, dé buenos frutos y poderlos compartir con otras personas.

Y no puedo finalizar sin unas palabras de agradecimiento a las catequistas, párrocos, y personal que hace posible el catecumenado de adultos.

Gracias por apoyarme cada día, por ayudarme a descubrir que el señor camina con nosotros y aunque a veces nos apartamos del amor de Dios, Él nos ofrece su perdón porque es misericordioso y vivir en perdón es signo de los cristianos. Gracias por dejarme formar parte de una gran familia, la Iglesia.

Pilar


Testimonio 4

Hola a todos,

Debo confesar que cuando empecé esta caminata tenía una duda y una certeza, la duda era, si realmente me aportaría algo y la certeza era, que se me haría largo.

Hoy ya pasados ya más de cuatro meses, tengo que agradecer a varias personas esta experiencia, a mi pareja que es quien se ha empeñado en que yo hiciera este camino, agradecer también a Lola Ros, por la oportunidad que me ha dado, a Beatriz Murillo por su simpatía y acogimiento y por ultimo pero no menos importante a los compañeros que he conocido y con quién he pasado buenos momentos. Hay algo que se me va quedar grabado para siempre, que es la experiencia de mi primera confesión con el Padre Juan, gracias Padre!!!

Para mi ha sido muy enriquecedor y me siento afortunado de haber disfrutado de esta experiencia. Salgo de aquí renovado y con una idea muy, pero que muy positiva de la iglesia Católica y del Cristianismo.

Aunque de siempre haya tenido una educación cristiana y tenga a Dios muy presente en mi vida, la verdad es que me faltaban algunas piezas del puzle, pero lo peor era que yo estaba convencido de que el puzle no estaba tan incompleto.

Me alegro por las cosas que he aprendido, como la importancia de los sacramentos, a los cuales no les daba la importancia que realmente tienen. Hay muchas cosas que también he recordado, y que me han hecho sentir otra vez aquel joven que iba a las reuniones de jóvenes en la iglesia, con la misma ilusión de entonces.

Para concluir, lo que resume mi estado de animo y mi experiencia de este corto camino, es que, me siento con la fe renovada!!!!

Paolo


Testimonio 5

Me llamo Labi, nací en Barcelona y tengo 28 años Naci en una familia que, a pesar de ser espirituales, decidieron no educarme religiosamente. Mi entorno de amigos y compañeros de colegio tampoco se bautizaron ni tuvieron una educación religiosa, por lo que no tuve cercanía con la vida y valores cristianos. A pesar de ello mis padres inculcaron en mí los valores humanos.

Fueron mis abuelos los que me fueron dando ejemplo de educación cristiana con palabras y pequeños gestos de los que, aunque yo no era consciente, fueron calando en lo más profundo de mí.

Cuando me llegó la edad de la Comunión, de mi clase de 25 alumnos solo hizo la comunión una compañera. Crecí, pues, en un ambiente no muy cercano a la Iglesia.

Pasaron los años. Conocí a la que hoy es mi pareja y fue ella la que, en época muy reciente, me volvió a hablar de Jesús.

Poco a poco fue aumentando mi interés. La decisión de casarnos por la Iglesia fue el detonante que me hizo decidirme a comenzar los encuentros de Iniciación cristiana.

Estoy seguro de que mi abuelo estaría orgulloso de mí. A mi abuela le ilusionó mucho la noticia.

Durante este curso de catequesis de iniciación de adultos he aprendido muchas cosas sobre la vida de Jesús y he podido compartir este proceso de aprendizaje con unos compañeros maravillosos que estaban en una situación parecida a la mía. Cada uno de ellos ha aportado su parte de alegría, ilusión y reflexión al grupo y me han ayudado a seguir el camino de la búsqueda de Jesús.

Personalmente lo que me aporta es paz interior, esperanza, libertad y amor. Me siento arropado por Jesús y me da fuerzas en los momentos que me han fallado.

Por eso recomiendo a cualquier persona que se acerque a la iglesia, encontrará personas muy buenas como he encontrado yo.

Quiero reconocer y agradecer a mis compañeros su ayuda, también a Beatriz, por haber dedicado su tiempo y su bondad a acercarme al mensaje y vida de Jesús y aportarme sus conocimientos y experiencias.

Larbi

Domingo 22 de mayo de 2016, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« noviembre de 2018 »
L M M J V S D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2
Próximamente...

  • YO HICE EL CURSILLO PREMATRIMONIAL-(9 de noviembre de 2019)