ADVIENTO III (B)

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Lo expresa bien Juan Bautista: él no es la luz, sino testigo de la luz. La luz es Jesucristo. Está en medio de vosotros. No le conocéis. Preparadle el camino en vosotros y en los demás.


«Entre vosotros hay uno que no conocéis». Estas palabras las pronuncia el Bautista refiriéndose a Jesús, que se mueve ya entre quienes se acercan al Jordán a bautizarse.... Precisamente toda su preocupación es «allanar el camino» para que aquella gente pueda creer en él.

Jesús está en medio de nosotros, pero ¿lo conocemos de verdad?, ¿comulgamos con él?, ¿le seguimos de cerca? ....... Tal vez, la mayor desgracia del cristianismo es que haya tantos hombres y mujeres que se dicen «cristianos», en cuyo corazón Jesús está ausente. No lo conocen. No vibran con él. No los atrae ni seduce. Jesús es una figura inerte y apagada.

Está mudo. No les dice nada especial que aliente sus vidas. Su existencia no está marcada por Jesús.

Esta Iglesia necesita urgentemente «testigos» de Jesús, creyentes que se parezcan más a él, cristianos que, con su manera de ser y de vivir, faciliten el camino para creer en Cristo. Necesitamos testigos que hablen de Dios como hablaba él, que comuniquen su mensaje de compasión como lo hacía él, que contagien confianza en el Padre como él.

¿De qué sirven nuestras catequesis y predicaciones si no conducen a conocer, amar y seguir con más fe y más gozo a Jesucristo? ¿En qué quedan nuestras eucaristías si no ayudan a comulgar de manera más viva con Jesús, con su proyecto y con su entrega crucificada a todos?. En la Iglesia nadie es «la Luz», pero todos podemos irradiarla con nuestra vida. Nadie es «la Palabra de Dios», pero todos podemos ser una voz que invita y alienta a centrar el cristianismo en Jesucristo.

José Antonio Pagola


Isaías: El Espíritu de Dios ESTÁ sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a llevar la buena noticia a los que sufren. Brotará la justicia.

Salmo: Proclama mi alma la grandeza del Señor porque ha hecho en mí maravillas, el poderoso ha hecho obras grandes en mí.

San Pablo: ESTAD siempre alegres, sed constantes, no apaguéis el Espíritu, no desperdiciéis el don de profecía.

San Juan: Juan el Bautista vino a ser testigo, él no era la luz sino testigo de la luz. ¿Quién eres? Yo soy la voz del que grita.. el que viene detrás Xto.


SALUDO

Cuando Jesús nació en Belén la gente no lo conocía; vivía con María y José, alejado de todos. Por eso tiene que darlo a conocer Juan el Bautista, él que sí le conocía nos va a decir quién es y cómo le podemos reconocer, y nos grita, nos avisa y nos indica los caminos por donde viene. Nos invita a allanar los caminos, quitar baches, curvas, rebajar alturas, a estar contentos, a ser mejores. El viene, viene, viene siempre.


PETICIONES DE PERDÓN

- Nos hemos portado mal con quienes están a nuestro lado, no viendo en ellos a Jesús, pedimos perdón: Señor, ten piedad.

- No hemos hecho un favor o no hemos sido amables con nuestros amigos, pedimos perdón: Cristo, ten piedad.

- Nos hemos dejado llevar de caprichos, de mal humor, de insultos que no nos han dejado ver el rostro de Jesús, pedimos perdón: Señor, ten piedad.


Los dos jilgueros

Dos jilgueros estaban muy alegres tomando el fresco sobre el mismo árbol. Éste era un chopo. Uno se había posado arriba, en lo más alto de la copa del chopo; el otro, abajo en la bifurcación de dos ramas.

Después de un rato, el jilguero que estaba arriba, por romper el silencio, dijo: ¡Hay que ver, qué bonito es el verde de estas hojas!

El jilguero que estaba abajo lo tomó como una provocación. Le respondió secamente: ¡Tú estás ciego! ¿No ves que son blancas?

Y el que estaba arriba, todo picado: ¡Tú sí que estás ciego; son verdes!

Y el otro desde abajo, volviendo el pico amenazador hacia arriba: Te juego las plumas de la cola a que las hojas son blancas. Tú no entiendes ni gorda. ¡Pareces tonto!

El jilguero de la copa del chopo sintió que le hervía la sangre. Sin pensarlo dos veces se precipitó sobre su adversario para darle una lección. El otro no se movió. Cuando estaban juntos, el uno frente al otro, con las plumas del cuello alborotadas de ira, por pura casualidad se volvieron los dos a mirar hacia arriba, en la misma dirección. El jilguero que venía de lo alto de la copa del chopo emitió un ¡Oh! De sorpresa.

Pues llevas razón, son blancas.

Pero, en tono conciliador, le dijo a su amigo: Ven, por favor, a la copa donde yo estaba antes.

Volvieron a la rama más alta del chopo y dijeron los dos a coro: ¡Pues sí, son verdes!


EVANGELIO Jn 1, 6-81-8; 19-28

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN

Cronista: Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. Y este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a que le preguntaran:

Levita: «¿Tú quién eres?».

Cronista: Él confesó y no negó; confesó:

Juan: «Yo no soy el Mesías».

Cronista: Le preguntaron:

Levita: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?».

Cronista: Él dijo:

Juan: «No lo soy».

Levita: «¿Eres tú el Profeta?».

Cronista: Respondió:

Juan: «No».

Cronista: Y le dijeron:

Levita: «¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?».

Cronista: Él contestó:

Juan: «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías».

Cronista: Entre los enviados había fariseos y le preguntaron:

Levita: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?».

Cronista: Juan les respondió:

Juan: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia».

Cronista: Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde Juan estaba bautizando.

Palabra de Dios


PETICIONES

1. - Pedimos por todos aquellos a quienes por algún motivo les falta la paz o la alegría, para que Dios se la conceda en estas Navidades, roguemos al Señor.

2- Por todas las familias que se hallan separadas o enemistadas, para que la paz de Belén vuelva a ellas, roguemos al Señor.

3- Por todos los niños que en estos días de Navidad no pueden vivir en familia como nosotros, para que no les falte el cariño y la compañía de nuestro Padre Dios, roguemos al Señor.

4- Para que sepamos que Dios está entre nosotros: en los enfermos, en los pobres y en todos los que sufren las consecuencias de la guerra y las catástrofes naturales, roguemos al Señor

SÍMBOLOS Y OFRENDA

Se acerca la cuna vacía.

Colocar la Letra S en el cartel del Adviento.


ACCIÓN DE GRACIAS

Antes de terminar esta misa me gustaría deciros

Que cada día me siento más feliz de conocer cosas de Jesús en la catequesis.

Gracias a todos los que nos ayudáis a los niños y niñas de la parroquia a preparar la navidad de otra manera

Gracias a nuestras familias, a los que preparan la misa cada domingo, a los que montan el belén

Gracias a los que nos compráis piruletas y regalos para alegrar nuestras catequesis

Gracias, muchas gracias.

Que la Navidad nos encuentre a todos más amigos, más alegres, más cercanos.


Canto de Adviento

No hay que temer al fracaso, a la lucha,
al dolor, a los pies de barro
o a la debilidad.

No hay que temer a la propia historia,
con sus aciertos y tropiezos;
ni a las dudas; ni al desamor;
que la vida es así, compleja,
turbulenta, hermosa, incierta.

Pero luchemos
contra la tristeza perenne,
esa que se instala en el alma
y ahoga el canto.

Alimentemos la semilla de alegría
que Dios nos plantó muy dentro.
Que surja, poderosa, la voz esperanzada,
esa que clama en desiertos y montes,
en calles y aulas,
en hospitales,
en prisiones,
en hogares y en veredas.

Cantemos, hasta la extenuación,
la vida del Dios hecho niño,
del Niño hecho Hombre,
del Hombre crucificado
que ha de vencer a la cruz, una vez más.

Nadie va a detener al Amor
que se despliega, invencible,
en este mundo que aguarda.
Aunque aún no lo veamos.

(José María R. Olaizola, sj)

Martes 12 de diciembre de 2017, por Parroquia Corazón de María (Zaragoza)


Agenda
« noviembre de 2018 »
L M M J V S D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2
Próximamente...

  • DOMINGO 33B-(18 de noviembre)
  • YO HICE EL CURSILLO PREMATRIMONIAL-(9 de noviembre de 2019)